Feminismos

  • Entrevista

angelica-ortiz

Os presentamos el video que se grabó en  IPES de la entrevista que Luis Arellano le realizó a Angélica Ortiz Clan Ipuana de la organización FUERZA DE MUJERES WAYUU / SUTSUIN JIYEYU WAYUU, ampoule en su visita a Pamplona en noviembre de 2016.

Esta mujer Coordinadora de la Escuela de Mujeres indígenas y otras formas de sabiduría, info presentó el proyecto que han realizando en la organización Fuerza de Mujeres Wayuu – Sutsuin Jiyeyu Wayuu junto con la colaboración de IPES Elkartea y la subvención tanto del área de Cooperación al desarrollo del Ayuntamiento de Pamplona como de la Fundación Caja Navarra.

La organización Fuerza de Mujeres Wayuu se organizó para la defensa de su territorio y también del agua llevando a cabo en 2007 la Caravana for women hito iniciático en la lucha que todavía hoy continúan. Destacar dentro de la misma, el proceso de empoderamiento de las mujeres wayuus a través por un lado, de la formación en Derechos humanos, Soberanía alimentaria, Derechos de tierra y agua, y también sobre el Conflicto y la forma y consecuencias de la firma de los Acuerdos de paz en Colombia y,  por otro, de la participación socio-política derivada de dicha formación.

Os dejamos el video para que podáis disfrutarlo:

¡¡¡Esperamos que os guste!!!

  • Actividades
  • Cine
  • Publicaciones

uds-did-sheroes-perdimos-bg

Desde El Aula de Derechos Humanos de IPES Elkartea presentamos dos nuevas Unidades Didácticas de ‘El Cine, order El Mundo y los Derechos Humanos’, urticaria material de apoyo en el trabajo de educadores y educadoras en materia de Derechos Humanos.

Las nuevas unidades, elaboradas por Luis Arellano de www.nosololfilms.org, abordan dos nuevas realidades a través de cortometrajes proyectados durante la XI Muestra de Cine y Derechos Humanos: ‘Perdimos y seguimos perdiendo’ de Josep Lluís Penadès y ‘Sheroes’ de Carlos Caro. En este caso, los materiales didácticos ayudan a comprender la lucha por los derechos de las mujeres de la India y los pueblos indígenas de América.

Como en ocasiones previas, estas nuevas guías se presentan en formato PDF y pueden tanto visualizarse como descargarse previo registro gratuito en la web del proyecto: www.cineddhh.org. Dicha página cuenta ya con 19 guías didácticas (en formato web y descargables en PDF) y unidades didácticas (en PDF) que permiten abordar un trabajo educativo sobre los Derechos Humanos desde el cine, para su utilización en el ámbito formal como no formal. Además del material didáctico para educadores y educadores se ofrecen actividades concretas sobre las temáticas tratadas en la proyección, así como el acceso directo al visionado de los documentales.

Esta actuación está enmarcada en el proyecto “XI Muestra El Cine, El Mundo y Los Derechos Humanos” impulsado por IPES Elkartea en agrupación con Fundación Felipe Rinaldi y Grupo Intercultural Almáciga, y con la colaboración de la Universidad Pública de NavarraAmnistía Internacional Navarra y Médicos del Mundo Navarra.

Esperamos que resulten de interés, en especial, a aquellas personas del ámbito profesional o voluntariado y vinculadas a centros de educación secundaria, organizaciones sociales juveniles, de tiempo libre, organizaciones de mujeres, entidades defensoras de los Derechos Humanos y de participación ciudadana.

Para cualquier consulta o aportación les agradecemos se comuniquen por correo a través de ipes@ipesnavarra.org

  • Cine

Fotograma de Camino a la escuela

Tras Él me llamó Malala, link
el derecho a la educación fue sujeto de una segunda mirada en la XI Muestra de Cine y Derechos Humanos de Pamplona con el análisis con alumnos de secundaria del filme francés Camino a la escuela.

Con un enfoque a medio camino entre el documental y una película de aventuras, site el director Pascal Plisson acompaña en el filme a distintos grupos de escolares en su largo viaje hasta sus centros educativos. La idea de realizar el filme le llegó a Plisson al comprobar, durante un rodaje en Kenia, cómo unos muchachos debían atravesar el Lago Salado de Magadi para ir a la escuela; conmovido, decidió contar “las proezas que algunos niños deben realizar para tener acceso a una educación”.

Así, conocemos la historia de Jackson, un muchacho de 10 años de Kenia, que se enfrenta a un viaje por la sabana de 2 horas diarias protegiendo a su hermana menor. Más al norte en el continente africano, nos invita a acompañar a Zahira, una joven de 12 años de Marruecos, que ha de recorre 22 km a través de las montañas con un par de compañeras. Ya en Asia, conocemos a Samuel, un chico de 11 años de la India, que con ayuda de sus hermanos recorrerá 4 km hasta la escuela en su silla de ruedas. Y finalmente damos el salto a Latinoamérica, donde Carlos, un chaval de 11 años de Argentina, se enfrenta a un trayecto a caballo de 18 km junto a su hermana.

En estos viajes comprobamos cómo todos ellos hacen frente a adversidades en países donde la educación básica no está garantizada, pero donde la valoran como un preciado tesoro al que no se puede renunciar si consigues lograr optar a ella.

Durante el debate con estudiantes de enseñanza media, Luis Arellano, de Nosolofilms, ejemplificó los costes que conlleva para las familias en algunos de estos países el escolarizar a sus hijos: “Aunque el Estado te dé escuela y profesor, hay muchas familias que no pueden llevar a sus hijos al colegio porque no pueden comprar zapatos, libros, uniforme, no tienen acceso al agua…”

En ese sentido, aunque el filme no muestra ningún país desarrollado, trata de dejar claro el gran contraste con sociedades donde la educación es pública y está garantizada, pero mucha gente –especialmente escolares- no es capaz de valorar como una gran oportunidad.
Fotograma de Camino a la escuela

Tras Él me llamó Malala, bronchi
el derecho a la educación fue sujeto de una segunda mirada en la XI Muestra de Cine y Derechos Humanos de Pamplona con el análisis con alumnos de secundaria del filme francés Camino a la escuela.

Con un enfoque a medio camino entre el documental y una película de aventuras, urologist
el director Pascal Plisson acompaña en el filme a distintos grupos de escolares en su largo viaje hasta sus centros educativos. La idea de realizar el filme le llegó a Plisson al comprobar, unhealthy durante un rodaje en Kenia, cómo unos muchachos debían atravesar el Lago Salado de Magadi para ir a la escuela; conmovido, decidió contar “las proezas que algunos niños deben realizar para tener acceso a una educación”.

Así, conocemos la historia de Jackson, un muchacho de 10 años de Kenia, que se enfrenta a un viaje por la sabana de 2 horas diarias protegiendo a su hermana menor. Más al norte en el continente africano, nos invita a acompañar a Zahira, una joven de 12 años de Marruecos, que ha de recorre 22 km a través de las montañas con un par de compañeras. Ya en Asia, conocemos a Samuel, un chico de 11 años de la India, que con ayuda de sus hermanos recorrerá 4 km hasta la escuela en su silla de ruedas. Y finalmente damos el salto a Latinoamérica, donde Carlos, un chaval de 11 años de Argentina, se enfrenta a un trayecto a caballo de 18 km junto a su hermana.

En estos viajes comprobamos cómo todos ellos hacen frente a adversidades en países donde la educación básica no está garantizada, pero donde la valoran como un preciado tesoro al que no se puede renunciar si consigues lograr optar a ella.

Durante el debate con estudiantes de enseñanza media, Luis Arellano, de Nosolofilms, ejemplificó los costes que conlleva para las familias en algunos de estos países el escolarizar a sus hijos: “Aunque el Estado te dé escuela y profesor, hay muchas familias que no pueden llevar a sus hijos al colegio porque no pueden comprar zapatos, libros, uniforme, no tienen acceso al agua…”

En ese sentido, aunque el filme no muestra ningún país desarrollado, trata de dejar claro el gran contraste con sociedades donde la educación es pública y está garantizada, pero mucha gente –especialmente escolares– no es capaz de valorar como una gran oportunidad, incluso aunque sus padres igualmente hagan un esfuerzo económico del que tampoco están exentos.
Invitados a la sesión de Nosolofilms

Por tercer año consecutivo, about it
la plataforma de cine documental con fin social Nosolofilms estuvo presente en la Muestra de Cine y Derechos Humanos, sick
por segunda vez como organizadores. Durante la última jornada, se proyectaron varios cortos que nos acercaron diferentes realidades de Perú (Chicha y Sal), la India (Sheroes), Senegal (Jërëjëf) y Colombia (Perdimos y seguimos perdiendo).

SHEROES

En el proyecto de Carlos Caro enfocado en la India, Sheroes, descubrimos una impresionante apuesta por el empoderamiento de la mujer en el país asiático, donde es marginada socialmente y víctima de todo tipo de abusos y maltratos.

A los más conocidos casos de agresiones sexuales, que gozan de casi total impunidad, se suman otras agresiones también habituales en India, como son los ataques con ácido, con el fin de matar o desfigurar a las víctimas.

La Fundación de Supervivientes al Ácido de la India (Acid Survivors Foundation India, ASFI) estima en entre 100 y 1000 los ataques de este tipo al año, siendo el 72% de ellos contra mujeres. De ellos, el 34% responden a venganzas por el rechazo de propuestas de pretendientes, con otros porcentajes menores por motivo de sospechas de infidelidad o desobediencia al agresor.

Sin embargo, las víctimas han logrado recabar el valor para movilizarse en asociaciones como Stop Acid Attacks (fundada en Nueva Delhi en 2013) que claman por la penalización de estas agresiones y tratan de concienciar a la sociedad de que es culpable pasiva al permitirlas: “La sociedad prepara el crimen, el criminal lo comete”.

En la ciudad de Agra un pequeño grupo de mujeres desfiguradas por el ácido, no sólo buscan cambiar las leyes, sino que han sabido salir adelante laboralmente creando Sheroes Hangout, un revolucionario local a medio camino entre biblioteca y cafetería donde se realizan talleres de todo tipo para empoderamiento de la mujer. Desde allí, donde demuestran a la sociedad que ni tienen motivos por los que avergonzarse ni han dejado de ser válidas para trabajar. Se definen como “luchadoras con cicatrices”.

Se puede seguir su lucha en su web y en su perfil de Facebook.

Fotograma de Sheroes

JËRËJËF

Este otro proyecto de Luis Arellano descubre el problema con los Niños Talibé en Senegal, donde más de 50.000 menores que se dedican a la mendicidad de manera forzada. En esa zona de África, miles de niños son llevados por sus familias –la mayoría de las veces por dificultades económicas- a las daaras, o escuelas coránicas, para aprender el Corán.

Sin embargo, muchos acaban recibiendo malos tratos, viviendo en espacios sin salubridad y debiendo recaudar dinero para los profesores de la daara, denominados marabout, a quien los menores deben devoción y obediencia. Humans Rights Watch considera que muchos de estos niños viven en “condiciones cercanas a la esclavitud”. Y aunque el gobierno legisló en 2005 para acabar con esta situación, está muy lejos de estar resuelta por la larga tradición existente.

La Asociación Jërëjëf de Burlada (Navarra) trabaja en el país intentado mediar para lograr devolver los derechos a los menores, en un difícil equilibrio: “Encontramos un problema al mejorar las daaras: si les das higiene, ropa nueva o seminueva y les intentas cambiar la imagen de mendicidad que tienen, entonces recaudan menos dinero y enseguida el marabout se da cuenta. Buscamos el equilibrio del bienestar de los niños en las daaras y la educación que se les pueda dar con el hecho de que puedan seguir consiguiendo dinero y comida para repartir entre todos los niños”.

Se puede colaborar con la asociación Jërëjëf a través de su web, donde tienen puntual información del estado de sus proyectos y qué necesitan o les es de utilidad.

Fotograma de Jerejef

PERDIMOS Y SEGUIMOS PERDIENDO

El productos Josep Lluís Penadès vivió durante un tiempo en El Chocó, una zona selvática de Colombia donde las comunidades indígenas Emberá y Wounaan están paulatinamente perdiendo sus tierras por el acoso de grupos paramilitares, como el Frente 57 de las FARC, que les expulsan de ellas, roban sus animales y destruyen elementos de cosecha. “El ejército también sobrevuela la zona y hace incursiones, matando a los indígenas. No hay ningún bando que desgraciadamente defienda sus derechos”, lamenta Penadès. En definitiva, el acoso al que se ven sometidos les obliga a cambiar sus formas de vida.

Muchas de las 90 etnias indígenas de Colombia se enfrentan a estos problemas, pero las más pequeñas apenas tienen fuerza para luchas por sus derechos. Estas comunidades vivían de agricultura, caza y pesca sostenible. Pero ante la situación se han visto obligados a unirse; y esta necesaria unión les perjudica en su tradicional forma de supervivencia.

Penadès lo explica: “Ellos estaban acostumbrados a vivir en las riveras de los arrollos pero con casas separadas por varios kilómetros, con pequeñas zonas de tierra que se recuperaba enseguida, con caza, pesca… Pero cuando incursionan todos estos grupos armados se ven obligados a unirse. No es lo mismo cazar para una familia que para toda una comunidad, con lo que el ‘anillo’ de caza que hay alrededor del pueblo es cada vez más alejado, y si quieren ir más lejos a cazar se encuentran con los grupos armados. Lo mismo sucede con la pesca, a lo que se suma el problema de la minería por el oro, defendido por los gobiernos de Uribe y Santos, que contaminan las aguas con mercurio. Al final se ven forzados a entrar en la economía de los blancos y son maltratados por la comunidad afrocolombiana. Muchos jóvenes cuando tienen contacto con la ciudad acaban olvidando las raíces de su cultura y muchas niñas acaban en la prostitución”.

Penadès habla de lo que busca con sus documentales: “Yo puedo explicar todo eso, puedo dar cifras, pero a mí lo que me interesa son las personas, la parte más empática, algo que nos haga sentir que la única diferencia es circustancial: nosotros hemos nacido aquí y ellos allí. Pero como personas tenemos las mismas necesidades: ser amados, amar, tener trabajo, fundar una familia y vivir el día a día. En cualquier problemática hay que ir a buscar la esencia, que son las personas; lo que cambia es el contexto. Yo creo que creando empatía es la forma de poder ayudar. Uno no tiene la capacidad de influir en un gobierno, pero sí a una persona; y si esta persona se conciencia e influye en el vecino, la cadena de valores existe y funciona, y es lo que yo pretendo”.

  • Cine

Malala

Como parte de las sesiones formativas para Centros de Enseñanza Media, dermatologist
la segunda jornada de la XI Muestra de Cine y Derechos Humanos de Pamplona proyectó Él me llamó Malala, cialis documental sobre la joven activista pakistaní que sobrevivió al atentado de los talibanes cuando iba a la escuela.

El proyecto, apoplectic
rodado por el oscarizado Davis Guggenheim, contrapone la actual vida de Malala Yousafzai en Reino Unido con sus vivencias durante el ascenso al poder de los talibanes en su natal Valle de Swat (Pakistán). El nexo de ambas experiencias vitales es el de una joven que, en un país y en otro, no ha dejado de asistir al colegio y ha seguido luchando por el derecho de las mujeres a tener una educación desde su infancia.

Según refleja la Fundación Malala, más de 60 millones de niñas en el mundo son privadas de la oportunidad de ir al colegio, la mitad de ellas ni siquiera pueden contar con la enseñanza más básica de primaria. “La violencia a la que se enfrentan las niñas en 70 países les impide ir al colegio”.

El mensaje de Malala es claro: “La escuela me daba esperanza y construirá mi futuro”; por eso cuando los talibanes empezaron a destruir colegios y finalmente prohibieron a las niñas asistir a los pocos que dejaron en pie, ella lo tuvo claro: “Hay momentos en los que hay que decidir si quedarse callado o mantenerse de pie. Nuestros libros y bolígrafos son las armas más poderosas”.

Su padre, Ziauddin Yousafzai, quien fuera profesor en Pakistán, incide en la idea: “La educación te da el poder para ser independiente”, de ahí que los talibanes ataquen la cultura. Sus imposiciones “no tienen que ver con la fe sino con [el intento de mantener] el poder… Son los enemigos del Islam”, recalca en el documental.

Durante su intervención posterior a la proyección del filme, Luis Arellano, de Nosolofilms, lanzó varias preguntas de compleja respuesta al alumnado de secundaria presente, a fin de hacer reflexionar sobre los roles masculinos y femeninos, así como analizar qué postura adoptar cuando el derecho a la educación es amenazado. Además, debatió sobre la fuerza de las tradiciones frente a los derechos humanos en culturas más allá de Occidente, pero también del laxo cumplimiento de algunos de estos derechos en la propia Europa.
Vergine giurata

En una nueva ocasión, sickness
la Muestra de Cine y Derechos Humanos ayudó a descubrir una realidad de nuestro mundo prácticamente desconocida para el gran público: la figura de las ‘vírgenes juradas’, ampoule
a través del filme Vergine giurata de Laura Bispuri. Se trata de un fenómeno presente en algunas culturas, como en los Balcanes o en zonas del África Subsahariana, pero que resultó totalmente sorprendente para los asistentes a la jornada.

Las vírgenes juradas son mujeres que han renunciado a su sexualidad y a su identidad como mujer para adoptar el rol de hombres, vistiendo como tales y comportándose socialmente como ellos; sin embargo, esto se restringe a las actitudes sociales y de poder, no a un plano afectivo ni sexual.

En la zona de los Balcanes, donde aún existen algunas decenas de ‘vírgenes juradas’, se les llama –en albanés– ‘Burnesha’. En Kenia existe una figura similar dentro de etnias polígamas y se les denomina ‘mujeres marido’.

En estas sociedades fuertemente patriarcales, este fenómeno se produce en situaciones en las que, por ejemplo, no hay hijos varones a los que se pueda transmitir la herencia, y la virgen jurada recibe así el estatus y papel protector que los hombres realizan en un plano social, salvaguardando el honor familiar.

Invitados a Vergine giurata
Paloma Fernández Rasines (UPNA) y Jose María Jaurrieta Zarranz (Amnistía Internacional Navarra).

La antropóloga Paloma Fernández Rasines, del área de Antropología Social y Estudios de Género de la Universidad Pública de Navarra, explicó cómo este sistema de derecho consuetudinario no es algo muy ajeno a nuestras sociedades. “No tenemos que irnos muy lejos. Aquí, hasta hace 40 años, una mujer sola no podía hacer nada: no podía trabajar, no podía tener una cuenta para cobrar, no podía heredar, no podía tener la patria potestad de los hijos si no era de una manera delegada por el marido o el padre… Aquí también podemos hacer ese tipo de traslaciones, aunque no sean tan crudas”.

Contextualizó el fenómeno recurriendo a un terreno aún más próximo: “Algo que es bastante contemporáneo y común en Navarra, dentro de un tipo de familia troncal, es el mantener la casa. Conlleva que normalmente el primogénito varón queda con la herencia; ‘casa y trae la novia a casa’, dejando ésta el lugar de origen… Lo que pasa con el resto de los hijos es diferente: en ocasiones algunas hijas o hijos van como monjas o curas que juran el celibato; algunos se conforman con una dote para que vayan a casar a otra casa o hagan un negocio en la ciudad. Y nuestra sociedad no ha necesitado tener ‘guardianes de las hijas en casa’, pero ha tenido tías solteras que, sin ser hombres, han sido guardianas viviendo en la misma casa”.

Tras este acercamiento a nuestra realidad, Paloma Fernández concluye: “Éste es nuestro sistema, que parece ‘normal’, pero forma parte de un requerimiento de familia troncal y es un tipo de uso que sigue siendo bastante frecuente aquí en determinados lugares.”

En relación al tema sexual de las Burnesha, las personas entrevistadas en Albania por la autora del libro que dio lugar al filme, decían –en palabras de Fernández Rasines– que “los Occidentales tenemos demasiada preocupación con mezclar sexualidad y matrimonio, y también preguntamos demasiadas cosas inapropiadas sobre la sexualidad”. Así, Rasines dice que hay que tener presente que, en efecto, “una cosa es la familia, la reproducción, y otra cosa es la sexualidad”.

Hay que darse cuenta de que el análisis que podamos hacer de estas sociedades y sus usos y costumbres lo hacemos desde el actual enfoque de las libertades individuales, que se desdibujan o no existen en sociedades pre-modernas: “Es muy sutil el enganche de esa libertad individual con el papel dentro del engranaje de la comunidad, que viene muy pautado por la cultura”.

“Como antropóloga, me gusta utilizar esas realidades exóticas para mirarnos en el espejo: no somos muy diferentes… ‘Para raros, nosotros’, como suele decirse. A veces no somos tan distintos en la resolución de cuestiones básicas de organización social”.

  • Cine

Fotograma de Techo y comida

La XI Muestra de Cine y Derechos Humanos arrancó con la proyección de Techo y comida, orthopedist
la ópera prima del director jerezano Juan Miguel del Castillo, there
que se adelantó en Pamplona unas semanas a su estreno en salas, tras haber pasado con éxito por numerosos festivales.

El filme retrata sin un ápice de dulcificación la crudeza de la exclusión social y, en última instancia, los desahucios. Una realidad que hasta hace pocos días aparecía constantemente en los telediarios, pero que ahora ha sido sepultada por machacones titulares de recuperación económica. Se diría que ver el filme en este 2015 produce hasta cierta sensación de anacronismo, dado ese alud de mensajes optimistas que nos golpea cada día.

Y, sin embargo, esa realidad sigue ahí: el índice europeo Arope nos indica que 3 de cada 10 españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social, más de 13,6 millones de personas. Supone un nuevo y triste récord, sumando casi 800.000 personas al dato del informe previo de 2013.

Este informe destaca también que las familias monoparentales son las más afectadas (el 53%, una de cada dos), y alcanza al 36% de los menores de edad españoles (uno de cada tres).

Conociendo estas cifras, el retrato que nos presenta la película vuelve a golpear al espectador desde el presente: Rocío, una joven madre andaluza consigue a duras penas mantener a su hijo Adrián tras 3 años y medio en el paro, 8 meses sin pagar el alquiler, sin apoyo familiar y sin ningún tipo de prestación. Durante los 93 minutos que dura la proyección le vemos batallar en el día a día, ignorando de alguna manera un futuro aún más oscuro (el desahucio y la pérdida de tutela del menor) que confía que nunca le alcance.

Invitados a Techo y comida
German García, segundo por la derecha, productor del filme Techo y comida.

Tras la proyección en los cines Golem, Germán García, productor de Techo y comida, relató cómo es Rocío: “Es un personaje en busca de trabajo para tener una vida normal. Es un personaje digno, pero no de Disney. Una persona dura, cerrada en sí misma, por la vergüenza al fracaso y a no mostrar el no tener los medios para salir adelante.”

Supone también todo ello un retrato de la desigualdad en nuestra sociedad: “No ha tenido las oportunidades que muchos de nosotros hemos podido tener; y como no tiene esos recursos, todo se le hace más complicado”, añadió García. “Nosotros estamos con ella en su cotidianeidad sencilla y humilde –los estudios de su hijo o que no le corten la luz–; pero hay una maquinaria externa a ella, basada en unas leyes, y que nunca vemos en la película, que sigue funcionando. Y llega un día en el que esa maquinaria, que está llegando, cae como una espada de Damocles”.

El productor explicó que al apostar por este proyecto buscaban también crear una película que funcionara hoy por contexto social, pero también en un futuro: “Queríamos que conservara su validez y funcionara más allá del momento coyuntural, y que una persona que la vea dentro de 20 años siguiera sintiendo lo que habéis podido sentir hoy, empatizando con lo que ella está sufriendo, desde dentro”.

Techo y comida se estrena en cines el 4 de diciembre de 2015.
Fotograma de Techo y comida

La XI Muestra de Cine y Derechos Humanos arrancó con la proyección de Techo y comida, Migraine
la ópera prima del director jerezano Juan Miguel del Castillo, look
que se adelantó en Pamplona unas semanas a su estreno en salas, thumb
tras haber pasado con éxito por numerosos festivales.

El filme retrata sin un ápice de dulcificación la crudeza de la exclusión social y, en última instancia, los desahucios. Una realidad que hasta hace pocos días aparecía constantemente en los telediarios, pero que ahora ha sido sepultada por machacones titulares de recuperación económica. Se diría que ver el filme en este 2015 produce hasta cierta sensación de anacronismo, dado ese alud de mensajes optimistas que nos golpea cada día.

Y, sin embargo, esa realidad sigue ahí: el índice europeo Arope nos indica que 3 de cada 10 españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social, más de 13,6 millones de personas. Supone un nuevo y triste récord, sumando casi 800.000 personas al dato del informe previo de 2013.

Este informe destaca también que las familias monoparentales son las más afectadas (el 53%, una de cada dos), y alcanza al 36% de los menores de edad españoles (uno de cada tres).

Conociendo estas cifras, el retrato que nos presenta la película vuelve a golpear al espectador desde el presente: Rocío, una joven madre andaluza consigue a duras penas mantener a su hijo Adrián tras 3 años y medio en el paro, 8 meses sin pagar el alquiler, sin apoyo familiar y sin ningún tipo de prestación. Durante los 93 minutos que dura la proyección le vemos batallar en el día a día, ignorando de alguna manera un futuro aún más oscuro (el desahucio y la pérdida de tutela del menor) que confía que nunca le alcance.

Invitados a Techo y comida
German García, segundo por la derecha, productor del filme Techo y comida.

Tras la proyección en los cines Golem, Germán García, productor de Techo y comida, relató cómo es Rocío: “Es un personaje en busca de trabajo para tener una vida normal. Es un personaje digno, pero no de Disney. Una persona dura, cerrada en sí misma, por la vergüenza al fracaso y a no mostrar el no tener los medios para salir adelante.”

Supone también todo ello un retrato de la desigualdad en nuestra sociedad: “No ha tenido las oportunidades que muchos de nosotros hemos podido tener; y como no tiene esos recursos, todo se le hace más complicado”, añadió García. “Nosotros estamos con ella en su cotidianeidad sencilla y humilde –los estudios de su hijo o que no le corten la luz–; pero hay una maquinaria externa a ella, basada en unas leyes, y que nunca vemos en la película, que sigue funcionando. Y llega un día en el que esa maquinaria, que está llegando, cae como una espada de Damocles”.

El productor explicó que al apostar por este proyecto buscaban también crear una película que funcionara hoy por contexto social, pero también en un futuro: “Queríamos que conservara su validez y funcionara más allá del momento coyuntural, y que una persona que la vea dentro de 20 años siguiera sintiendo lo que habéis podido sentir hoy, empatizando con lo que ella está sufriendo, desde dentro”.

Techo y comida se estrena en cines el 4 de diciembre de 2015.
Fotograma de Techo y comida

La XI Muestra de Cine y Derechos Humanos arrancó con la proyección de Techo y comida, health la ópera prima del director jerezano Juan Miguel del Castillo, Hemophilia
que se adelantó en Pamplona unas semanas a su estreno en salas, tras haber pasado con éxito por numerosos festivales.

El filme retrata sin un ápice de dulcificación la crudeza de la exclusión social y, en última instancia, los desahucios. Una realidad que hasta hace pocos días aparecía constantemente en los telediarios, pero que ahora ha sido sepultada por machacones titulares de recuperación económica. Se diría que ver el filme en este 2015 produce hasta cierta sensación de anacronismo, dado ese alud de mensajes optimistas que nos golpea cada día.

Y, sin embargo, esa realidad sigue ahí: el índice europeo Arope nos indica que 3 de cada 10 españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social, más de 13,6 millones de personas. Supone un nuevo y triste récord, sumando casi 800.000 personas al dato del informe previo de 2013.

Este informe destaca también que las familias monoparentales son las más afectadas (el 53%, una de cada dos), y alcanza al 36% de los menores de edad españoles (uno de cada tres).

Conociendo estas cifras, el retrato que nos presenta la película vuelve a golpear al espectador desde el presente: Rocío, una joven madre andaluza consigue a duras penas mantener a su hijo Adrián tras 3 años y medio en el paro, 8 meses sin pagar el alquiler, sin apoyo familiar y sin ningún tipo de prestación. Durante los 93 minutos que dura la proyección le vemos batallar en el día a día, ignorando de alguna manera un futuro aún más oscuro (el desahucio y la pérdida de tutela del menor) que confía que nunca le alcance.

Invitados a Techo y comida
De izda. a dcha. Arturo Cisneros (productor navarro del documental Ya sé dónde está el dinero, mami), Begoña Arrondo (IPES Elkartea), Germán García (productor del filme Techo y comida) y Susana Irisarri (Área de Cooperación Universitaria para el Desarrollo, UPNA).

Tras la proyección en los cines Golem, Germán García, productor de Techo y comida, relató cómo es Rocío: “Es un personaje en busca de trabajo para tener una vida normal. Es un personaje digno, pero no de Disney. Una persona dura, cerrada en sí misma, por la vergüenza al fracaso y a no mostrar el no tener los medios para salir adelante.”

Supone también todo ello un retrato de la desigualdad en nuestra sociedad: “No ha tenido las oportunidades que muchos de nosotros hemos podido tener; y como no tiene esos recursos, todo se le hace más complicado”, añadió García. “Nosotros estamos con ella en su cotidianeidad sencilla y humilde –los estudios de su hijo o que no le corten la luz–; pero hay una maquinaria externa a ella, basada en unas leyes, y que nunca vemos en la película, que sigue funcionando. Y llega un día en el que esa maquinaria, que está llegando, cae como una espada de Damocles”.

El productor explicó que al apostar por este proyecto buscaban también crear una película que funcionara hoy por contexto social, pero también en un futuro: “Queríamos que conservara su validez y funcionara más allá del momento coyuntural, y que una persona que la vea dentro de 20 años siguiera sintiendo lo que habéis podido sentir hoy, empatizando con lo que ella está sufriendo, desde dentro”.

Techo y comida se estrena en cines el 4 de diciembre de 2015.
Fotograma de Techo y comida

La XI Muestra de Cine y Derechos Humanos arrancó con la proyección de Techo y comida, Syphilis
la ópera prima del director jerezano Juan Miguel del Castillo, gerontologist
que se adelantó en Pamplona unas semanas a su estreno en salas, tras haber pasado con éxito por numerosos festivales.

El filme retrata sin un ápice de dulcificación la crudeza de la exclusión social y, en última instancia, los desahucios. Una realidad que hasta hace pocos días aparecía constantemente en los telediarios, pero que ahora ha sido sepultada por machacones titulares de recuperación económica. Se diría que ver el filme en este 2015 produce hasta cierta sensación de anacronismo, dado ese alud de mensajes optimistas que nos golpea cada día.

Y, sin embargo, esa realidad sigue ahí: el índice europeo Arope nos indica que 3 de cada 10 españoles está en riesgo de pobreza y exclusión social, más de 13,6 millones de personas. Supone un nuevo y triste récord, sumando casi 800.000 personas al dato del informe previo de 2013.

Este informe destaca también que las familias monoparentales son las más afectadas (el 53%, una de cada dos), y alcanza al 36% de los menores de edad españoles (uno de cada tres).

Conociendo estas cifras, el retrato que nos presenta la película vuelve a golpear al espectador desde el presente: Rocío, una joven madre andaluza consigue a duras penas mantener a su hijo Adrián tras 3 años y medio en el paro, 8 meses sin pagar el alquiler, sin apoyo familiar y sin ningún tipo de prestación. Durante los 93 minutos que dura la proyección le vemos batallar en el día a día, ignorando de alguna manera un futuro aún más oscuro (el desahucio y la pérdida de tutela del menor) que confía que nunca le alcance.

Invitados a Techo y comida
De izda. a dcha. Arturo Cisneros (productor navarro del documental Ya sé dónde está el dinero, mami), Begoña Arrondo (IPES Elkartea), Germán García (productor del filme Techo y comida) y Susana Irisarri (Área de Cooperación Universitaria para el Desarrollo, UPNA).

Tras la proyección en los cines Golem, Germán García, productor de Techo y comida, relató cómo es Rocío: “Es un personaje en busca de trabajo para tener una vida normal. Es un personaje digno, pero no de Disney. Una persona dura, cerrada en sí misma, por la vergüenza al fracaso y a no mostrar el no tener los medios para salir adelante.”

Supone también todo ello un retrato de la desigualdad en nuestra sociedad: “No ha tenido las oportunidades que muchos de nosotros hemos podido tener; y como no tiene esos recursos, todo se le hace más complicado”, añadió García. “Nosotros estamos con ella en su cotidianeidad sencilla y humilde –los estudios de su hijo o que no le corten la luz–; pero hay una maquinaria externa a ella, basada en unas leyes, y que nunca vemos en la película, que sigue funcionando. Y llega un día en el que esa maquinaria, que está llegando, cae como una espada de Damocles”.

El productor explicó que al apostar por este proyecto buscaban también crear una película que funcionara hoy por contexto social, pero también en un futuro: “Queríamos que conservara su validez y funcionara más allá del momento coyuntural, y que una persona que la vea dentro de 20 años siguiera sintiendo lo que habéis podido sentir hoy, empatizando con lo que ella está sufriendo, desde dentro”.

Techo y comida se estrena en cines el 4 de diciembre de 2015.
Malala

Como parte de las sesiones formativas para Centros de Enseñanza Media, ask la segunda jornada de la XI Muestra de Cine y Derechos Humanos de Pamplona proyectó Él me llamó Malala, documental sobre la joven activista pakistaní que sobrevivió al atentado de los talibanes cuando iba a la escuela.

El proyecto, rodado por el oscarizado Davis Guggenheim, contrapone la actual vida de Malala Yousafzai en Reino Unido con sus vivencias durante el ascenso al poder de los talibanes en su natal Valle de Swat (Pakistán). El nexo de ambas experiencias vitales es el de una joven que, en un país y en otro, no ha dejado de asistir al colegio y ha seguido luchando por el derecho de las mujeres a tener una educación desde su infancia.

Según refleja la Fundación Malala, más de 60 millones de niñas en el mundo son privadas de la oportunidad de ir al colegio, la mitad de ellas ni siquiera pueden contar con la enseñanza más básica de primaria. “La violencia a la que se enfrentan las niñas en 70 países les impide ir al colegio”.

El mensaje de Malala es claro: “La escuela me daba esperanza y construirá mi futuro”; por eso cuando los talibanes empezaron a destruir colegios y finalmente prohibieron a las niñas asistir a los pocos que dejaron en pie, ella lo tuvo claro: “Hay momentos en los que hay que decidir si quedarse callado o mantenerse de pie. Nuestros libros y bolígrafos son las armas más poderosas”.

Su padre, Ziauddin Yousafzai, quien fuera profesor en Pakistán, incide en la idea: “La educación te da el poder para ser independiente”, de ahí que los talibanes ataquen la cultura. Sus imposiciones “no tienen que ver con la fe sino con [el intento de mantener] el poder… Son los enemigos del Islam”, recalca en el documental.

Durante su intervención posterior a la proyección del filme, Luis Arellano, de Nosolofilms, lanzó varias preguntas de compleja respuesta al alumnado de secundaria presente, a fin de hacer reflexionar sobre los roles masculinos y femeninos, así como analizar qué postura adoptar cuando el derecho a la educación es amenazado. Además, debatió sobre la fuerza de las tradiciones frente a los derechos humanos en culturas más allá de Occidente, pero también del laxo cumplimiento de algunos de estos derechos en la propia Europa.

  • Acción
  • Noticia

Premio Sociedad y Valores Humanos 2011

El Colegio Oficial de Sociólogos/as y Politólogos/as de Navarra-Nafarroako Politologoen eta Soziologoen Elkargoa nos ha concedido el premio Sociedad y Valores Humanos 2011. Quiere destacar así la tarea que lleva a cabo IPES desde hace 35 años ininterrumpidos como “motor cultural y generador de formación y conocimiento social ante la diversidad del mundo y su desigualdad”.

Este galardón, gerontologist
que alcanza su sexta edición, distingue la trayectoria y relevancia social de personas y entidades que han contribuido al desarrollo de las Ciencias Sociales. En años anteriores han sido premiados Mario Gaviria, Gabriel Hualde, Ana Mª Acedo, Mertxe Arza y CIES, Estudios de Opinión y Mercado.

Entendemos esta decisión como un reconocimiento a la labor de extensión de una cultura crítica y comprometida socialmente. Es una noticia dulce que nos respalda en momentos de incertidumbres, riesgos y muy difíciles para la viabilidad de muchos grupos sociales y culturales, entre ellos también IPES Elkartea. Un impulso para resistir en las condiciones que hagan falta. Y con vuestro apoyo.

Premio Sociedad y Valores Humanos 2011

El Colegio Oficial de Sociólogos/as y Politólogos/as de Navarra-Nafarroako Politologoen eta Soziologoen Elkargoa nos ha concedido el premio Sociedad y Valores Humanos 2011. Quiere destacar así la tarea que lleva a cabo IPES desde hace 35 años ininterrumpidos como “motor cultural y generador de formación y conocimiento social ante la diversidad del mundo y su desigualdad”.

Este galardón, more about
que alcanza su sexta edición, prostate
distingue la trayectoria y relevancia social de personas y entidades que han contribuido al desarrollo de las Ciencias Sociales. En años anteriores han sido premiados Mario Gaviria, Gabriel Hualde, Ana Mª Acedo, Mertxe Arza y CIES, Estudios de Opinión y Mercado.

Entendemos esta decisión como un reconocimiento a la labor de extensión de una cultura crítica y comprometida socialmente. Es una noticia dulce que nos respalda en momentos de incertidumbres, riesgos y muy difíciles para la viabilidad de muchos grupos sociales y culturales, entre ellos también IPES Elkartea. Un impulso para resistir en las condiciones que hagan falta. Y con vuestro apoyo.

Mónica Chuji en la Biblioteca de IPES Elkartea

La líder indígena ecuatoriana, sale
de nacionalidad Kichwa Amazónica, salve Mónica Chuji Gualinga ha padecido un verdadero calvario desde que fuera acusada, juzgada y condenada a un año de prisión y al pago de 100.000 dólares de indemnización por injurias contra el secretario general de la Administración, Vinicio Alvarado. Además, deberá abonar mil dólares de costas judiciales como pago a la defensa de Alvarado.

Mónica Chuji mantiene desde hace años estrechas relaciones de trabajo con IPES Elkartea, que ha visitado en varias ocasiones. En esta misma sección se recoge una entrevista realizada para nuestra página web.

Fue Ministra de Comunicación en el primer gobierno de Rafael Correa y participó como una decidida defensora de los derechos de los pueblos indígenas en la Asamblea Constituyente del Ecuador. Seguir leyendo

  • Cine
  • Publicaciones
  • Taller

Taller de Las mujeres de verdad tienen curvas

El Área de formación de IPES Elkartea ha preparado una Guía Didáctica basada en la película ‘Las mujeres de verdad tienen curvas’ de la directora Patricia Cardosa, order con el propósito de aprender a ver cine para comprender mejor la realidad a través de los Derechos Humanos.

Desde hace tiempo, cost IPES Elkartea utiliza el cine como una ventana crítica que nos permite asomarnos a la realidad, side effects para comprenderla y actuar sobre ella y así alcanzar una transformación personal y social.

Este trabajo, realizado con profesorado y centros educativos, también se lleva a cabo con éxito en la educación para el tiempo libre, cuya aplicación pedagógica, por sus características, ofrece unas posibilidades de gran interés. Seguir leyendo

  • Opinión

'A boy watches as US and Afghan army troops search his families home for weapons' por Zoriah

Los infames atentados contra Estados Unidos hace diez años combinaron sendas estrategias de los grupos extremistas y violentos en el seno del mundo musulmán. Una, viagra la doctrina del “enemigo lejano”, here proclamada por Allah Azzam, click precursor ideológico de Al Qaeda. Dos, al mismo tiempo, la lucha contra el “enemigo próximo”, cuya autoría recae en el egipcio Al Zawahiri, verdadero cerebro de la red terrorista y ahora su máximo dirigente.

El ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono representó el castigo al contendiente lejano, calificado por los yihadistas de infiel, invasor e imperialista. Significó la culminación de una guerra oculta que mantenían estos grupos y EEUU desde mediados de los años 80. También buscaba una reacción contundente de la administración de Bush jr. para sacar a EEUU de su fortaleza y atraerle a un escenario bélico de desgaste y posible derrota. ¿Resultado? En principio, éxito de los ideólogos radicales. Sin duda, el gasto gigantesco en las guerras de Afganistán e Irak ha contribuido a la debilidad económica de la gran potencia. Tampoco ninguno de esos dos países en los que se ha intervenido – con una gran dosis de violencia contra la población civil – ha logrado la estabilidad y un estado de derecho. Igualmente, los grupos terroristas implicados en el yihadismo se han extendido por África, Asia y Europa. Una amenaza más: en Occidente hemos perdido, en buena parte, algunos de los valores de los que hacemos gala, porque los estados han traspasado sus propias leyes. La seguridad – concebida como recorte de derechos individuales y colectivos – se ha impuesto en muchos casos sobre las libertades ciudadanas. Era otra de las intenciones de Al Qaeda: demostrar que la democracia occidental apenas tenía valor ni credibilidad.

Seguir leyendo

  • Cine
  • Publicaciones

El objetivo de esta guía, order que pertenece al programa El Mundo, click el Cine y los Derechos Humanos, es analizar en el protagonismo de los personajes, los nuevos modelos de representaciones femeninas en el cine: patriarcal, tradicional y moderna, que conviven en las sociedades actuales.

Se estudia asimismo el retrato de las masculinidades, la sexualidad y el cuerpo femenino. Por esta razón, ‘La mujeres de verdad tienen curvas’ se inserta también en el capítulo ‘Analizar el cine desde los feminismos’ de la publicación ’25 años de cine. Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona’, al igual que la guía de ‘El domingo si Dios quiere’.

Análisis del escenario – la vida de dos generaciones de mujeres en la cultura chicana- claves cinematográficas y los derechos humanos de las mujeres componen un material imprescindible para participar en la construcción de un mundo más igualitario, a través del cine.

  • Acción
  • Noticia

En diciembre de 2010 nuestra compañera Silvia Fernández Viguera, cure responsable del Centro de Documentación-Biblioteca de Mujeres y del Departamento de Estudios de las Mujeres de IPES, sick viajó a Costa Rica con el propósito de estudiar la posibilidad de impulsar un proyecto para crear la Red de Centros de Documentación especializados en Derechos de las mujeres de Centroamérica, approved junto al Centro de Documentación del CIEM de la Universidad de Costa Rica.

En su reunión del 15 de diciembre, el Consejo Científico del CIEM aprobó trabajar junto a IPES en este proyecto. Estará liderado por los Centros de Documentación especializados en mujeres, género y feminismos de IPES y del CIEM. Su objetivo será fortalecer el trabajo en Derechos Humanos de las Mujeres mediante los Centros de Documentación centroamericanos. De esta manera, se potenciará la creación de una Red de Centros de Documentación de Mujeres en Centroamérica.

Reunión en Costa Rica para la identificación del proyectoAsistieron a la reunión Teresita Ramellini, directora del CIEM; Myrta González, subdirectora; Carmen Villalobos, administradora; Mónica Quirós, coordinadora de Proyectos; Montse Sagot, directora de la Maestría académica en Estudios de las Mujeres; Eida Martínez Rocha, coordinadora del Centro de Documentación del CIEM y coordinadora de Proyectos y Silvia Fernández Viguera, coordinadora del Centro de Documentación-Biblioteca de Mujeres y del Departamento de Estudios de las Mujeres de IPES.

Seguir leyendo

  • Publicaciones



El libro digital “25 años de cine. Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona” conmemora el 25º aniversario de la Muestra. Recoge ensayos, disinfection
entrevistas a directoras, neurosurgeon
guías didácticas, erectile
opiniones de invitadas y una memoria escrita y gráfica de todas las ediciones. Refleja un recorrido histórico sobresaliente. Más aún, ofrece análisis y opiniones muy necesarias y abre un nuevo material y formato de trabajo que contribuyen a desarrollar el enfoque de género en el cine.

Desde principios de verano, más de 600 personas han descargado ya la publicación. El 80% de las descargas fueron realizadas desde España (el 34% de ellas en Navarra), mientras que el 20% restante correspondió a descargas internacionales, con un porcentaje muy significativo procedente de países latinoamericanos.

La publicación puede ser descargada gratuitamente desde www.MuestraCineyMujeres.org

  • Acción
  • Noticia

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, recipe
miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de uno de los momentos de la Audiencia ante la Comisión

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del CIPIACI (Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay) junto a Teresa Nomine dirigente del pueblo ayoreo Leonardo Tamburini director de CEJIS y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la naciona, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

Enlaces:

Reflejo de la noticia:

http://servindi.org/actualidad/42033

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-03-24&idn=41504

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

http://www.cidh.oas.org/Default.htm

Caso Bolivia

http://servindi.org/actualidad/41854

Pueblos en aislamiento voluntario. Página del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

http://www.wrm.org.uy/pueblos/aislamiento_voluntario.html

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, cystitis
miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, dysentery
acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del http://www.oas.org/OASPage/videosasf/2011/03/CIDH_032511_RubenDario_SitPueblosenAislamientoVoluntario.wmv

http://servindi.org/actualidad/42033

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-03-24&idn=41504

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

http://www.cidh.oas.org/Default.htm

Caso Bolivia

http://servindi.org/actualidad/41854

Pueblos en aislamiento voluntario. Página del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

http://www.wrm.org.uy/pueblos/aislamiento_voluntario.html

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, unhealthy miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, pills
acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

Enlaces:

Reflejo de la noticia:

http://servindi.org/actualidad/42033

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-03-24&idn=41504

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

http://www.cidh.oas.org/Default.htm

Caso Bolivia

http://servindi.org/actualidad/41854

Pueblos en aislamiento voluntario. Página del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

http://www.wrm.org.uy/pueblos/aislamiento_voluntario.html

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, store
miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, treat acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, order
previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

Enlaces:

Reflejo de la noticia:

http://servindi.org/actualidad/42033

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-03-24&idn=41504

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

http://www.cidh.oas.org/Default.htm

Caso Bolivia

http://servindi.org/actualidad/41854

Pueblos en aislamiento voluntario. Página del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

http://www.wrm.org.uy/pueblos/aislamiento_voluntario.html

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, health system
miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, cheap
acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, treatment
previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay (CIPIACI) junto a Teresa Nomine, el dirigente del pueblo ayoreo, Leonardo Tamburini director de CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

Enlaces:

Reflejo de la noticia:

http://servindi.org/actualidad/42033

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-03-24&idn=41504

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

http://www.cidh.oas.org/Default.htm

Caso Bolivia

http://servindi.org/actualidad/41854

Pueblos en aislamiento voluntario. Página del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

http://www.wrm.org.uy/pueblos/aislamiento_voluntario.html

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, view
miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, prescription acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay (CIPIACI) junto a Teresa Nomine, el dirigente del pueblo ayoreo, Leonardo Tamburini director de CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

Enlaces:

Reflejo de la noticia:

http://servindi.org/actualidad/42033

http://www.cambio.bo/noticia.php?fecha=2011-03-24&idn=41504

Comisión Interamericana de Derechos Humanos

http://www.cidh.oas.org/Default.htm

Caso Bolivia

http://servindi.org/actualidad/41854

Pueblos en aislamiento voluntario. Página del Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

http://www.wrm.org.uy/pueblos/aislamiento_voluntario.html

El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, weight loss
miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, caries
acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay (CIPIACI) junto a Teresa Nomine, el dirigente del pueblo ayoreo, Leonardo Tamburini director de CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

Para saber más

  • El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, pilule
    miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, nurse acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, orthopedist
    previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

    Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay (CIPIACI) junto a Teresa Nomine, el dirigente del pueblo ayoreo, Leonardo Tamburini director de CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

    Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

    Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

    Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

    La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

    Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

    Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

    Para saber más

  • El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, sildenafil
    miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, angina
    acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, pharm
    previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

    Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay (CIPIACI) junto a Teresa Nomine, el dirigente del pueblo ayoreo, Leonardo Tamburini director de CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

    Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

    Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

    Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

    La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

    Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

    Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

    Para saber más

    El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, approved
    miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, ailment
    acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

    Berraondo y Jaime Corisepa, Coordinador General del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y Contacto Inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental de Paraguay (CIPIACI) junto a Teresa Nomine, el dirigente del pueblo ayoreo, Leonardo Tamburini director de CEJIS, y Beatriz Huertas asesora de CIPIACI, expusieron las graves amenazas a las que se ven expuestas estas comunidades.

    Mikel Berraondo acudió a la acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington para participar en una audiencia de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina

    Ya sea en Ecuador, Perú, Brasil, Colombia, Bolivia o Paraguay, la invasión de sus tierras por madereras, explotaciones agrícolas y empresas extractivas provoca la deforestación de sus territorios ancestrales, el expolio de sus recursos naturales y en los contactos forzados contagian enfermedades que están llevando a la desaparición física de muchas personas de esas comunidades.

    Así ocurrió recientemente en Venezuela con la última epidemia de gripe entre las comunidades Yanomamis, aisladas y en contacto reciente. La población de las comunidades que la sufrieron fue diezmada. Igualmente ha sucedido en Brasil, uno de los santuarios que quedan para pueblos en aislamiento, la Reserva del Yavari. Allí habitan más de 10 grupos pertenecientes a diferentes pueblos en aislamiento. Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones.

    La pérdida de sus territorios, la salud y su cultura se unen a la indefensión jurídica, en lo que se calificó ante la Comisión como un genocidio moderno. Se les hostiga y persigue para que abandonen sus territorios, con la indiferencia y complicidad de los Estados donde se sitúan sus territorios. Los Estados anteponen intereses económicos a la protección de estos pueblos, aun cuando la legislación internacional y la nacional, en el caso de Bolivia y Ecuador, protege sus derechos.

    Las epidemias de hepatitis B, C y D han causado estragos entre estas poblaciones

    Con el propósito de frenar la sistemática violación de los Derechos Humanos de estas poblaciones, amenazadas de extinción, se expuso a la CIDH la urgencia de actuar a nivel regional para obligar a los países a determinar programas y planes de protección coordinados entre unos y otros. De esta manera, se ha reclamado una implicación eficaz de los mecanismos regionales de protección de los pueblos en aislamiento. Es la única posibilidad para tratar de garantizar la supervivencia de estos pueblos.

    Para saber más

    El pasado 25 de marzo Mikel Berraondo, psychotherapist
    miembro de IPES Elkartea y del grupo de trabajo intercultural Almaciga, buy acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington citado a una comparecencia, previamente solicitada, de gran importancia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas en aislamiento de América Latina.Imagen de la audiencia ante la CIDH

    Seguir leyendo

    • Acción
    • Noticia

    En diciembre de 2010 nuestra compañera Silvia Fernández Viguera, ailment responsable del Centro de Documentación-Biblioteca de Mujeres y del Departamento de Estudios de las Mujeres de IPES, medical viajó a Costa Rica con el propósito de estudiar la posibilidad de impulsar un proyecto para crear la Red de Centros de Documentación especializados en Derechos de las mujeres de Centroamérica, junto al Centro de Documentación del CIEM de la Universidad de Costa Rica.

    En su reunión del 15 de diciembre, el Consejo Científico del CIEM aprobó trabajar junto a IPES en este proyecto. Estará liderado por los Centros de Documentación especializados en mujeres, género y feminismos de IPES y del CIEM. Su objetivo será fortalecer el trabajo en Derechos Humanos de las Mujeres mediante los Centros de Documentación centroamericanos. De esta manera, se potenciará la creación de una Red de Centros de Documentación de Mujeres en Centroamérica.

    Reunión en Costa Rica para la identificación del proyectoAsistieron a la reunión Teresita Ramellini, directora del CIEM; Myrta González, subdirectora; Carmen Villalobos, administradora; Mónica Quirós, coordinadora de Proyectos; Montse Sagot, directora de la Maestría académica en Estudios de las Mujeres; Eida Martínez Rocha, coordinadora del Centro de Documentación del CIEM y coordinadora de Proyectos y Silvia Fernández Viguera, coordinadora del Centro de Documentación-Biblioteca de Mujeres y del Departamento de Estudios de las Mujeres de IPES.

    Seguir leyendo

    • Noticia

    29 sep 2010

    25 años

    Foto

    Las comunidades Valle Rey, health
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, for sale
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, health
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, for sale
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, there
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, health
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, for sale
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, there
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, clinic
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, phthisiatrician
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, health
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, for sale
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, there
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, clinic
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, phthisiatrician
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Foto

    Las comunidades Valle Rey, hair
    Charco la Pava y Changuinola Arriba han exigido al Gobierno de Panamá y a la empresa AES/CCW para ejecute la medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

    Desde que se inició el proyecto hemos luchado para que el gobierno nacional atienda la suspensión del proyecto Chan 75, purchase
    tal y como lo recomendó el Relator de Naciones Unidas James Anaya. Esta solicitud se debía a la estrategia mal intencionada del gobierno nacional y la empresa AES/CCW, que consiste en construir el muro de 90 metros para que las comunidades desalojen a la fuerza sus territorios.

    Foto

    En la madrugada del lunes 23 de agosto de 2010, las familias de la viuda Ana Castillo, Venero Santo y Ernesto López, tuvieron que ser evacuadas de sus casas, por el peligro en que se encuentran sus vidas, ya que el nivel del rio Changuinola llegó a 3 metros de sus casa, producto de la construcción de la represa que según la gerencia de AES en medios locales tiene un avance de 80%; sin tener en cuenta los daños que producen a la comunidad de Charco la Pava y Valle Rey.

    Si bien es cierto que algunas familias llegaron a un acuerdo producto de los daños que hizo y hace la empresa AES, eso no significa la renuncia de derechos. Hasta el momento la dirigencia de Charco la Pava, Valle Rey y Changuinola arriba no han renunciado a ningún derecho colectivo como pueblos indígenas.

    Las comunidades de Valle Rey, Charco la Pava se encuentran en peligro. La empresa AES no respeta los acuerdos.

    Varias familias tuvieron que ser evacuadas de sus casas por el peligro en que se encuentran sus vidas

    En tal sentido, la dirigencia de Valle Rey, Changuinola Arriba y Charco la Pava han tomado la difícil decisión de desalojarse en áreas donde su vidas no estén en peligro, aun cuando la empresa AES no respeta los acuerdos y el gobierno nacional no ha reconocido las tierras y territorios donde se ubicarán.

    Las comunidades de Changuinola Arriba, Valle Rey, Charco la Pava, desalojadas forzosamente por la presa Chan75 lucharán por el reconocimiento de sus derechos desde donde estén.

    Foto

    Además de que la presa pone en peligro la vida de los Ngäbe, el proyecto Chan 75 restringe también la libertad de tránsito de los moradores de las comunidades causándoles violaciones a su derecho de transitar libremente por sus territorios. Los trabajos de tala los realizarán las comunidades porque no permitiremos más atropellos en nuestras tierras.

    Convocamos observadores de Derechos Humanos a monitorear la situación de las comunidades Ngäbe.

    Atte.

    Ernesto López, Santiago Santo, Rafael Abrego, Domingo Abrego, Ana Castillo.
    Seguir leyendo

    ¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

    Con la financiación de

    • Gobierno de Navarra
    • Ayuntamiento de Pamplona