Actualidad internacional

  • Entrevista

angelica-ortiz

Os presentamos el video que se grabó en  IPES de la entrevista que Luis Arellano le realizó a Angélica Ortiz Clan Ipuana de la organización FUERZA DE MUJERES WAYUU / SUTSUIN JIYEYU WAYUU, ampoule en su visita a Pamplona en noviembre de 2016.

Esta mujer Coordinadora de la Escuela de Mujeres indígenas y otras formas de sabiduría, info presentó el proyecto que han realizando en la organización Fuerza de Mujeres Wayuu – Sutsuin Jiyeyu Wayuu junto con la colaboración de IPES Elkartea y la subvención tanto del área de Cooperación al desarrollo del Ayuntamiento de Pamplona como de la Fundación Caja Navarra.

La organización Fuerza de Mujeres Wayuu se organizó para la defensa de su territorio y también del agua llevando a cabo en 2007 la Caravana for women hito iniciático en la lucha que todavía hoy continúan. Destacar dentro de la misma, el proceso de empoderamiento de las mujeres wayuus a través por un lado, de la formación en Derechos humanos, Soberanía alimentaria, Derechos de tierra y agua, y también sobre el Conflicto y la forma y consecuencias de la firma de los Acuerdos de paz en Colombia y,  por otro, de la participación socio-política derivada de dicha formación.

Os dejamos el video para que podáis disfrutarlo:

¡¡¡Esperamos que os guste!!!

  • Noticia
  • Opinión

mikel-berraondo-wayuu

Nuestro compañero Mikel Berraondo, read more
habla de la actualidad internacional.

…”Los recortes en cooperación, decease
también en Navarra, order
están detrás de la “vergüenza” que hoy sufre Europa.

Reconoce que los sirios nos han llegado más al corazón que los que huyen de la hambruna de Guinea o Sierra Leona en pateras, esas otras vidas destrozadas…, asegura Mikel Berraondo, elegido este año por la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo y la Unión Europea (Comisión y Parlamento) como uno de los 19 rostros de la cooperación española (uno por cada comunidad autónoma) en el Año Europeo para el Desarrollo.

Quizá porque “huyen de la guerra y de la violencia extrema del Estado Islámico y podíamos ser perfectamente cualquiera de nosotros con nuestras familias. Nos identificamos más porque, además, hemos visto lo mal que les han tratado en los países del Este como si fueran ganado…”, resalta el responsable del área de Derechos Humanos y Cooperación de IPES Elkartea.”….

Puedes acceder aquí para leer el resto de la noticia.

  • Actividades
  • Charla
  • Uncategorized

Cine y DDHH 2014

Este año 2014 se cumple el décimo aniversario de la celebración de la Muestra de Cine y Derechos Humanos de Pamplona. Dicha muestra cuenta con la participación de IPES Elkartea, what is ed
Cines Golem, order Fundación Felipe Rinaldi, erectile
Amnistía Internacional y Nosolofilms, así como con la colaboración de otras entidades como son Médicos del Mundo, UPNA y Almaciga y con la Subvención del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona.

En esta ocasión realizamos una propuesta que acerca a Pamplona entre los días 10 y 14 de Noviembre, diferentes películas de ficción y documental que trataran de acercarnos a realidades diversas y de plena actualidad. La precariedad laboral y la emigración; la lucha contra la violencia de género; el Derecho a la salud; los Fundamentalismos contra los Derechos y diferentes experiencias y situaciones en el continente africano conforman el programa.

En cada proyección contaremos con invitadas e invitados que nos ayudaran profundizar en los diferentes temas de los que tratan las películas.

Además, durante los días 11, 12 y 13 en sesión matinal tendremos encuentros con alumnado de Enseñanza Media en un programa de cine documental que tratará temas como la Mutilzación genital femenina en Africa, la discriminación de personas con albinismo en Tanzania, la discriminación de personas LGBTI en África y la Memoria histórica en España.

Toda la información sobre la Muestra 2014 está en la página web de la Muestra y en su página de Facebook.
Cine y DDHH 2014

Este año 2014 se cumple el décimo aniversario de la celebración de la Muestra de Cine y Derechos Humanos de Pamplona. Dicha muestra cuenta con la participación de IPES Elkartea, pilule
Cines Golem, Fundación Felipe Rinaldi, Amnistía Internacional y Nosolofilms, así como con la colaboración de otras entidades como son Médicos del Mundo, UPNA y Almaciga y con la Subvención del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona.

En esta ocasión realizamos una propuesta que acerca a Pamplona entre los días 10 y 14 de Noviembre, diferentes películas de ficción y documental que trataran de acercarnos a realidades diversas y de plena actualidad. La precariedad laboral y la emigración; la lucha contra la violencia de género; el Derecho a la salud; los Fundamentalismos contra los Derechos y diferentes experiencias y situaciones en el continente africano conforman el programa.

En cada proyección contaremos con invitadas e invitados que nos ayudaran profundizar en los diferentes temas de los que tratan las películas.

Además, durante los días 11, 12 y 13 en sesión matinal tendremos encuentros con alumnado de Enseñanza Media en un programa de cine documental que tratará temas como la Mutilzación genital femenina en Africa, la discriminación de personas con albinismo en Tanzania, la discriminación de personas LGBTI en África y la Memoria histórica en España.

Toda la información sobre la Muestra 2014 está en la página web de la Muestra y en su página de Facebook.

IPES Elkartea te invita el próximo miércoles 10 de junio, capsule
a las 20.00hs en C/ Tejería 28, diet
bajo (Pamplona)
a la charla sobre DERECHOS HUMANOS y EMPRESAS.

Empresas y derechos humanos se han convertido en un tema que los distintos Estados y empresas de todo el mundo no pueden ignorar por más tiempo. Por una parte, ambulance
las empresas contribuyen de diversas maneras  al respeto de los derechos humanos, como, por ejemplo, facilitando el acceso a un empleo digno y condiciones de vida adecuadas. Por otra, las actividades empresariales también pueden provocar resultados adversos para los derechos humanos como los impactos medioambientales que afectan a los derechos de las personas, y otros muchos casos que no suelen atraer la atención de la comunidad internacional. Además, somos testigos de un creciente reconocimiento internacional del papel de los derechos humanos en el desarrollo sostenible, así como de la contribución que las empresas pueden y deberían llevar a cabo en relación a ciertos problemas globales como el cambio climático, la pobreza o la desigualdad.

Desde el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas se adoptó unánimemente los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos. Un número creciente de Estados y empresas está tomando medidas reales para poner en práctica los tres pilares de estos Principios Rectores: el deber del Estado de proteger los derechos humanos, la responsabilidad de las empresas de respetarlos y el derecho de las víctimas a acceder a remedios  eficaces. Sin embargo, los mayores desafíos se centran aún en la implementación.

Para profundizar en estas cuesiones nos acompañará Mikel Berraondo, experto internacional en Derechos Humanos y miembro del Area Internacional de IPES Elkartea, recientemente elegido por la UE y la AECID como uno de los rostros de la cooperación española en el año europeo del desarrollo, 2015.

Esta actividad está enmarcada en el proyecto “Xª Muestra de cine y Derechos Humanos” financiado por Fundación Felipe Rinaldi, Ayuntamiento de Pamplona y Gobierno de Navarra.

ayuntamiento-pamplonaLogo GN castellano 1 tintasponsor-rinaldisponsor-amnistia

  • Curso

mugarik

Cortos sobre resistencia a la globalización.

El grupo de soberanía alimentaria de Mugarik Gabe Nafarroa e IPES Elkartea, troche
presentan el trabajo de Victor Burgos, page
Documentalista uruguayo que viene de un encuentro Internacional realizado en Italia para unir los esfuerzos de productoras/es, click consumidoras/es, cocineras/os, etc de cara a garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos.
Vamos a ver varios cortos: uno que habla sobre el convivio que se realizó en Uruguay de comida lenta, La propuesta de trabajo político que Urugay ha llevado a Italia, la lucha a través del arte que están llevando a cabo en San Gregorio un pueblo que vivió la inundación de un pantano su población se quedó reducida a la mitad y ahora sus habitantes han recuperado la vitalidad a través de los murales y la expresión artística de la gente. Experiencia de trabajo con escuelas rurales, la protesta y la propuesta en el carnaval uruguayo y las MURGAS, ETC.

Os invitamos a todas y todos el Viernes 7 de noviembre a las 19:30 en IPES Elkartea, Calle Tejería 28 bajo

VICTOR BURGOSEN LABURMETRAIEN GAINEAN

Mugarik Gabe eta IPESen elikadura subirotasuna taldeak Victor Burgos laburmetrai-egile uruguaiarraren lana aurkezten du. Berau partaide izan da aurreko egunetan Italian izandako nazio arteko topaketa batzuetan. Bertan eta herrien elikadura subirotasuna bermatu asmoz, ahalegin amankomunak bildu dituzte ekoizleek, kontsumitzaileek baita sukaldariek ere. Laburmetrai desberdinak ikusiko ditugu. Slow food, hau da elikadura subirotasunaren aldeko mugimenduak Uruguaien izan zuen topaketa baten berri emanen zaigu lehenik eta horrekin batera San Gregorio de Polanco herrian artearen bidez sortu den iraultza pizgarria. Bestela, eskola txikietan eta elikaduraren unguruan egiten diren hezkuntza lanak jasotzen dira eta azkenean kolorea eta mezua uztartzen dituen Uruguaiko inhauteria ezagutu ahal izanen dugu.

Azaroak 7, ostirala arratsaldeko 19,30etan IPES, Tejeria karrikako 28, behean.
Nuevos tiempos, <a href=neuropathist
viejas soluciones” width=”450″ height=”350″ class=”aligncenter size-full wp-image-2439″ />

Del 2 de octubre al 21 de noviembre, jueves y viernes de 16:00 a 20h

Desde IPES ELKARTEA os ofrecemos éste nuevo curso, que hemos organizado en colaboración con la Universidad Pública de Navarra UPNA.

El respeto de los Derechos Humanos es la base de la dignidad de pueblos y personas individuales, sin embargo la globalización económica y, en definitiva, de los diferentes ámbitos y dimensiones colectivos y personales, sitúa la actualidad de la defensa internacional de estos derechos en una nueva dimensión que requiere de nuevas reflexiones y estrategias de actuación.

Este curso pretende dar a conocer el nuevo panorama internacional y sus consecuencias directas en la efectiva garantía de los derechos humanos, así como las vías de protección procesal de los mismos a nivel internacional. El curso será impartido por un equipo docente experto y multidisciplinar procedente de diversas organizaciones y universidades.

Programa:

I.- Conceptos y claves. Deconstrucción de los Derechos Humanos (20h)
II.- El mundo de los Derechos Humanos (20h)
III.- Políticas del cambio. Derechos Humanos en el eje político y económico (20h)

Ver programa completo

Inscripción: enviar un correo electrónico a cooperacion.desarrollo@unavarra.es hasta el 2 de octubre.

Precio:
Comunidad UPNA: 130 euros
Resto: 150 euros

Forma de pago: ingreso en la cuenta de la universidad, previa inscripción. La cuenta se facilitará una vez realizada la preiscripciòn.

Lugar de celebración: Aula 112 Bis.

Plazas limitadas: 40

Reconocimiento académico: 3 ECTS para estudiantes UPNA

Más información:

Contacto:
cooperacion.desarrollo@unavarra.es
948 169654/168406

  • Actividades
  • Charla
  • Jornadas
  • Noticia
  • Uncategorized

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, stuff
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, doctor
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, obesity
con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).
3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

Charla en Biblioteca Osvaldo Bayer, 6 diciembre 2013

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, order
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, viagra
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, sick
con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).
3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, Gastritis
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, ailment
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, and con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).
3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, rx Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, cheap
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, this
con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).

3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, site
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, thumb
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).

3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

Charla Biblioteca Osvaldo Vayer, 6 diciembre 2013

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, gerontologist
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).

3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

Charla Biblioteca Osvaldo Vayer, 6 diciembre 2013

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, online
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, discount RX
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).

3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

Charla Biblioteca Osvaldo Vayer, 6 diciembre 2013

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 

foto_mapuce_11

El pasado mes de diciembre dos personas del Area Internacional de IPES Elkartea acompañaron a la comunidad Paichil Antreao de Villa la Angostura (Neuquén, sick
Argentina) en el marco del proyecto de cooperación “Fortaleciendo modelo de desarrollo y ejercicio de Derechos en las comunidades de la Confederación Mapuche de Neuquén” impulsado por IPES Elkartea y financiado actualmente por Ayuntamiento de Pamplona. En esta visita IPES Elkartea ha acompañado técnica y jurídicamente el  proceso de implementación de derechos que la comunidad mapuce Lof Paichil Antreao viene desarrollando, cure
al amparo de las medidas cuatelares planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Gobierno Argentino a petición del Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos indígenas (ODHPI) del Neuquén.

Después de las agresiones sufridas por esta comunidad en noviembre de 2009, rubella
con un violento desalojo y la destrucción de sus viviendas y evidentes acciones de violencia por parte el Gobierno provincial, el Poder Judicial, la policía y guardas privados, así como repetidas muestras de racismo y discriminación por parte de las instituciones, la CIDH instó en abril de 2011 al gobierno Nacional Argentino a tomar “medidas urgentes” para “garantizar la vida y la integridad personal de los miembros de la comunidad Paichil Antriao” y para que “los que requieran acceder al rewe (lugar sagrado) para desarrollar sus prácticas rituales puedan hacerlo, sin que la policía u otros grupos de seguridad o vigilancia públicos o privados obstaculicen su acceso y permanencia en el lugar”. Desde entonces y durante este tiempo han continuado las amenazas y acciones violentas con el fin de continuar con el proceso de desalojo del resto de la comunidad, así como para frenar el proceso de defensa territorial iniciado por la misma.

Durante el mes de diciembre la comunidad Lof Paichil Antreao ha iniciado un proceso para la generación de condiciones favorables encaminadas a una solución amistosa, en el marco del proceso abierto en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado Argentino. En este sentido IPES Elkartea, en colaboración con el ODHPI, ha participado en diferentes acciones desarrollada en el territorio mapuce acompañando a la comunidad Lof Paichil Antreao como han sido:

1) Actividades de fortalecimiento de la comunidad y preparación para la solución amistosa.

foto_mapuce_4Se han desarrollado tres talleres con participación directa de los integrantes de la comunidad Lof Paichil Antreao, en los que ha sido abordadas cuestiones relativas a sus derechos como comunidad, procedimientos de solución amistosa y sus requisitos y estrategias de defensa de derechos.
Igualmente se mantuvieron 4 reuniones con la directiva de la comunidad en las que se trabajo sobre el fortalecimiento del papel de los dirigentes, se debatió sobre la estrategia para avanzar en el proceso de solución amistosa y se conformó una comisión interna de trabajo.
Al mismo tiempo se participó en dos asambleas de la comunidad y en una reunión de las comunidades de la región para discutir y resolver dudas sobre el proceso ante la CIDH y la solución amistosa.

2) Actividades con instituciones y partidos políticos

También se realizaron diversas actividades con las instituciones locales para denunciar la discriminación permanente, la violación de sus Derechos Humanos manifiesta a través de los hostigamientos permanentes, la violencia, la impunidad, la presión sobre sus territorios y la criminalización y ,finalmente, se abordaron las condiciones de vida tan duras que tienen que soportar la comunidad.

Para esto los representantes de la comunidad acompañados por miembros de IPES Elkartea y del ODHPI  se reunieron con los concejales del partido Justicialista, con una representación del Ayuntamiento y con el Defensor del menor de la provincia de Neuquén, a quien se hizo entrega de un informe firmado por la mayoría de médicos del municipio que denunciaba las condiciones de vida de los menores y la violación de sus derechos básicos (salud, condiciones de vida dignas).

3) Actividades públicas para generar espacios de diálogo

foto_mapuce_6

Charla Biblioteca Osvaldo Vayer, 6 diciembre 2013

En tercer lugar y dado el clima de racismo existente en el municipio se realizaron diversas actividades públicas con un doble objetivo de buscar espacios de diálogo y de informar sobre los avances del proceso internacional.
Se realizó una charla en la Biblioteca Osvaldo Vayer, otra charla en el Consejo de Deliberantes (Ayuntamiento) y se participó en diversos programas de radio regionales y del canal de televisión mapuche.
Cabe destacar las tensiones generadas por un grupo de personas con intereses económicos en las tierras de la comunidad, que participaron en estas charlas públicas cuestionando todos los argumentos en defensa de los Derechos Humanos. En este sentido, las manifestaciones realizadas por este grupo evidenciaron su rechazo hacia todos los miembros de la comunidad a quienes calificaron de  “unos mentirosos”. Además, mostraron su oposición hacia el asesor internacional de IPES Elkartea (Mikel Berraondo) de quien dijeron que no tenía derecho a hablar y que debería abandonar el municipio; e incluso llegaron a amenazar a todas las personas presentes, avisando de que si  la comunidad Paichil Antreao y el ODHPI continúan con el proceso internacional, ellos mismos acudirían al Cerro Belvedere (donde vive la comunidad) a “reventarlo todo “.

4) Actividades del ODHPI: fortalecimiento estructural y organizativo.

Miembros de IPES Elkartea  mantuvieron varias reuniones con el equipo del ODHPI, representado por Verónica Huilipan (secretaria ODHPI) y Ema Cabezas (Abogada ODHPI). En las reuniones se analizó la situación interna del ODHPI, el proceso de Paichil Antreao, se planificaron  los siguientes pasos y la organización del equipo jurídico que dará continuidad al  proceso de solución amistosa.
Además tuvimos también una reunión de carácter institucional ODHPI e IPES Elkartea para analizar nuestras relaciones, el futuro de nuestra colaboración y la búsqueda de financiación.
Acompañamos a la abogada del ODHPI Ema Cabezas en diversos trámites que tuvo que realizar en el municipio, en relación a una de las causas de criminalización de la comunidad.
El acompañamiento de IPES Elkartea al ODHPI en los últimos años ha contado con espacios específicos para el fortalecimiento estructural de esta entidad. En este sentido y durante el mes de diciembre pasado se realizaron diversas reuniones para preparar una propuesta de trabajo a la Unión Europea y generar condiciones en el ODHPI para poder manejar financiación, ahora en proceso de solicitud a esta institución.

foto_mapuce_7

Recibimiento comunidad Kinxikew a ODHPI e IPES Elkartea

Este trabajo de acompañamiento y seguimiento del proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y ODHPI ha sido desarrollado en Villa La Angostura durante tres semanas de intenso trabajo. En él destacan los avances desarrollados en el proceso internacional iniciado por la comunidad Paichil Antreao y en el que IPES Elkartea continúa involucrado, a pesar de los importantes recortes para su financiación. En este tiempo el equipo del Area Internacional de IPES Elkartea ha podido constatar la discriminación, el racismo, la violencia y la impunidad que existe en el municipio hacia el pueblo mapuche. Asimismo ha permitido la planificación de actuaciones futuras que permiten la continuidad en el proceso de ejercicio de derechos iniciado por el pueblo mapuce en la provincia de Neuquén (Argentina).

 

 

 

 

 
foto_charla_06_mayo

IPES Elkartea, illness en colaboración con el “Consorcio Colombia: El derecho a vivir en Paz”, te invitan a la charla debate sobre los Derechos de las mujeres y proceso de paz en Colombia, que contará con la participación de Jakeline Romero Epaiyu y Evelin Acosta. Ambas son líderes indígenas representantes de la Fuerza de Mujeres Wayuu y protagonistas en el proceso de defensa de derechos de las mujeres wayuu en La Guajira Colombiana.

FECHA:  06 MAYO 2014, a las 19.30hs.

LUGAR: Salon de Actos ONCE C/ Aralar 3, Pamplona

El pueblo wayuu habita en La Guajira entre Colombia y Venezuela. Es uno de los pueblos indígenas de Colombia, que presentan una situación de crisis humanitaria motivada por la constante violación de los Derechos Humanos de las comunidades indígenas, provocada principalmente por dos factores. Por un lado  el conflicto armado que vive el país, donde los diversos actores armados tienen un control y dominio casi absoluto sobre las actividades económicas de la región (legales e ilegales) relegando a los diferentes pueblos indígenas a las actividades menos productivas. Por otro, la implantación de megaproyectos y transnacionales en la zona que provoca la militarización del territorio ancestral y el deterioro medioambiental, social y cultural de los pueblos originarios que allí habitan. Esta situación de difícil y precaria permanencia en el territorio desemboca en el desplazamiento forzoso y la migración transfronteriza hacia el vecino país Venezuela, así como el encajonamiento y confinamiento de comunidades indígenas; hecho minimizado desde las instituciones. Persiste el rearme en la zona pese a la supuesta desmovilización promovida por el gobierno durante los años 2004 y 2005, que obstaculiza el trabajo de las organizaciones sociales en la exigencia del respeto a los Derechos Humanos y a su territorio, siendo las líderes indígenas principales víctimas de constantes amenazas como consecuencia de su activismos en la defensa de los derechos humanos de los pueblos indígenas. Las consecuencias de este contexto muestran una situación dramática que afecta al conjunto del pueblo wayuu en especial, a las mujeres que sufren una doble violencia que por su condición de mujeres e indígenas así como en el caso de niños y niñas indígenas que presentan una preocupante tasa de desnutrición y muerte infantil denunciada públicamente.

Fuerza de Mujeres Wayuu – Sutsuin Jiyeyu Wayuú (SJW-FMW) es una organización de mujeres delegadas de diferentes asociaciones de autoridades tradicionales, cabildos y comunidades, que desde 2005 viene articulando procesos con organizaciones de Pueblos Indígenas, para la protección de Derechos Humanos de los pueblos indígenas y Derechos de las mujeres, a nivel nacional e internacional. Como resultado de estas experiencias han sido denunciadas violaciones de Derechos Humanos (asesinatos, desapariciones, amenazas) pero la impunidad persiste, se ha iniciado proceso para la implementación del convenio 169 de OIT y de la Resolución 1325 de NNUU, se han llevado a cabo medidas cautelares (2005) por parte de Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH que ponen de manifiesto los evidentes riesgos de hombres y mujeres wayuu en la protección de derechos humanos. En 2012 las representantes de FMW han participado en sesiones del Foro Permanente para cuestiones indígenas de ONU. En agosto de 2013 Fuerza de Mujeres Wayuu, junto con otras organizaciones de mujeres , ha presentado un informe sombra sobre la situación de las mujeres víctimas de violencia de género, en  Comité para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres CEDAW.

Para saber mas:

ACTIVIDAD FINANCIADA POR:
Anexo 3_UE LogoAmarillo
ayuntamiento-pamplona

  • Acción
  • Actividades
  • Jornadas
  • Noticia
  • Opinión
  • Uncategorized

 

 

LA CRISIS POLÍTICA Y LAS CLAVES DE LA DESAFECCIÓN CIUDADANA ACTUAL

¿Qué está pasando?¿Es nuestra democracia de peor calidad que las europeas? ¿Qué significó realmente la Transición? ¿Por qué los jóvenes ya no se sienten representados? ¿El 15M puede generar alguna alternativa factible a lo que hay? ¿Somos un país más corrupto que la media? ¿Es la Justicia independiente? ¿Sigue habiendo derechas e izquierdas? ¿Qué pasa en Cataluña? ¿Qué es el federalismo?¿Se ha de reformar la Constitución?

Las noticias con las que nos bombardean los telediarios y la prensa parecen aturdirnos, y necesitamos un marco teórico – conceptos, términos, un conocimiento algo más profundo – en el que encajar todos los datos que se nos arrojan y todos los interrogantes que se nos suscitan. Eso es lo que persigue el curso “LA CRISIS DELA POLÍTICA”: ofrecer desde una perspectiva clara y crítica las claves fundamentales para entender qué es lo que está pasando, qué es lo que probablemente ocurrirá en el futuro y qué es lo que podemos hacer al respecto.

Programa

1. ¿Estamos correctamente representados? El sistema electoral español. Voto desigual, injusticias representativas, listas cerradas… ¿Por qué no se cambia?

2. ¿Qué instituciones tenemos? Separación de poderes, Autonomías, Monarquía… ¿Quién manda realmente?

3. ¿Justicia independiente y eficaz? La elección de los jueces. El papel de la fiscalía. El caso de la Infanta… ¿somos iguales ante la ley?

4. Corrupción. ¿Institucional o cultural? ¿Somos un país especialmente corrupto? Soluciones institucionales.

5. Partidos políticos y financiación. Sueldos de los políticos. ¿Hay demasiados políticos en España? Ellos dicen que cobran poco, ¿es cierto?

6. Los Lobbies. Grupos de presión que acaban sustituyendo al legislador. ¿Cuántos son? ¿Qué poder tienen? ¿A quién representan?

7. Teoría de la Democracia. Democracia representativa, deliberativa y participativa. ¿Existen países con modelos democráticos diferentes al nuestro?

8. La Transición y el 15M. ¿Es la Transición el origen de todo esto? ¿Qué supuso realmente? ¿Qué alternativas existen, se puede hacer algo?

9. Estado, Nación, Independentismo, Federalismo, Autonomismo… ¿Qué son? ¿Qué implicaciones tienen? ¿Es España una nación? ¿Sirve para algo el Senado?

10. La política espectáculo en la era de la Post-soberanía y la globalización. ¿Tienen sentido hoy las categorías políticas del siglo XIX? ¿Significa algo la política, más allá de la lucha por el poder?

Método

Clases participativas, con entrega y lectura de artículos y textos, power-points, vídeos, etc.  Exposición clara y rigurosa y debate abierto. Se persigue la participación de los asistentes y la puesta en común de sus interrogantes y opiniones.

Impartido por

Jorge Urdánoz Ganuza. Profesor de Filosofía del Derecho en la UPNA y del Master de Derechos Humanos de la Universidad Oberta de Cataluña. Ha sido asesor de la Vicepresidencia del Gobierno y Parlamentario autonómico navarro (puesto del que dimitió a los cuatro meses). Colaborador habitual de EL PAÍS, EL CORREO, EL DIARIO.ES y de los dos diarios principales de Navarra. Acaba de publicar “Veinte destellos de Ilustración electoral (y una página web desesperada)”, un ensayo sobre el desastroso modelo representativo que padecemos en España.

Información del curso:

Duración: 10 sesiones. 20 horas. Del 26 de Febrero al 14 de Mayo

Horario: Miércoles de 18.30 a 20.30 h.

Lugar: Sede IPES ELKARTEA ( C/ Tejería 28, bajo. Pamplona)

Precio: 80 € personas con trabajo regular y 60 € personas desempleadas, estudiantes y pensionistas.

Matrículas en:

IPES Elkartea
C/ Tejería 28 bajo 31001 Pamplona
Inscríbete en el teléfono 948213279 (mañanas) / 948225991 (tardes), o por email a la siguiente dirección ipes@ipesnavarra.org

En el marco del proyecto “Fortaleciendo los DDHH a través de iniciativas locales de mujeres indígenas Wayuu de Colombia”, capsule
pharmacy las organizaciones IPES Elkartea y Fuerza de Mujeres Wayuu participaron en el I Foro Regional sobre empresas y Derechos Humanos celebrado en Medellin el pasado mes de agosto.

A continuación, vitamin
un artículo elaborado por Mikel Berraondo, site
miembro del Area Internacional de IPES que participó, junto con Fuerza de Mujeres Wayuu, en este evento. Muestra las reflexiones surgidas desde esta experiencia en torno a las relaciones entre sector privado, Estado y sociedad civil, en el ámbito de los Derechos Humanos.

SAM_0236

Entre los días 28 a 30 de agosto se celebró en la ciudad de Medellín, en Colombia, el I Foro Regional sobre Empresas y Derechos Humanos, en el marco del trabajo que viene realizando el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos desde su creación /establecimiento en junio de 2011. Dicho evento constituyó una oportunidad única para medir la situación regional de una temática compleja y controvertida con demasiadas aristas espinosas de difícil remediación que, cuando menos, dificultan sensiblemente cualquier atisbo de acercamiento entre dos mundos antagónicos hasta la fecha.

 El Foro contó con una nutrida participación de representantes del sistema de Naciones Unidas, tanto del propio Grupo de Trabajo, como del PNUD (coorganizador del evento), y de otros programas y agencias. Igualmente se dieron cita un numeroso grupo de representantes del sector privado, tanto de empresas como de asociaciones y redes de empresas que trabajan por implementar los Principios Rectores de la ONU sobre derechos humanos y empresas en su ámbito de actuación. Por último,  también se contó en el evento con la presencia de un grupo, más reducido, de representantes de la sociedad civil llegados de Países de toda la región.

Durante tres intensos días se sucedieron interesantes paneles en los que se  debatió la complejidad de la relación entre empresas y derechos humanos en el contexto general y regional, los diversos y desiguales  avances de sectores privados para aplicar los Principios Rectores de la ONU, las experiencias de diversas entidades de la sociedad civil en su trabajo por acercar los derechos humanos al mundo del sector privado, y sobre algunas (pocas) experiencias de sectores de la sociedad civil, víctimas de violaciones de derechos humanos en sus relaciones con empresas. En definitiva, hubo mucha información, se plantearon muchos interrogantes y surgieron (o afianzaron) multitud de reflexiones sobre esta temática espinosa.

 A partir de las diversas ponencias y debates que se dieron durante la sesión se pueden plantear algunas cuestiones de interés con la confianza de que puedan contribuir a la reflexión en torno a este proceso de construcción de espacios de diálogo y encuentro.

 El sector privado se ha convertido irremediablemente en un actor social de enorme influencia debido a su peso económico y político en los países. Por este motivo el diálogo, en el marco del cumplimiento de los derechos humanos, resulta absolutamente necesario. Un diálogo sincero que trate de construir desde un enfoque basado en derechos y que permita construir espacios de confianza.

 En este contexto se aprecian esfuerzos importantes dentro del sector privado por integrar en sus patrones de actuación los cambios necesarios para actuar de manera coherente con el marco internacional de protección de los derechos humanos. El tiempo dirá si estos esfuerzos son realmente sinceros y suficientes.

 No obstante, siguen existiendo importantes diferencias dentro del propio sector privado y hay fuertes resistencias al  sometimiento de su actividad a  los derechos humanos. Paradójicamente, son algunas de las grandes corporaciones las que están liderando este proceso de apertura hacia los derechos humanos y los Principios Rectores de la ONU, asumiendo un protagonismo y una implicación nunca antes conocidos. Pero una gran mayoría de empresas no se sienten atraidos por la idea de los derechos humanos o los Principios Rectores de la ONU y mantienen patrones de actuación clásicos, muy alejados de los paramentros que se proponen ahora.

Los Principios Rectores de la ONU son un instrumento importante para encauzar este dialogo y generar consensos. A pesar de las críticas que siguen generando, existe un consenso muy amplio en torno a dichos Principios entre los diversos sectores. Un consenso que no había existido nunca antes hasta la fecha y que jamás había contado con tanta unanimidad entre el sector privado.

 En cualquier caso, los Principios Rectores de la ONU no acaban de ser pautas firmes para resolver las violaciones de derechos humanos que se pueden producir. En alguna de las sesiones se señalaron algunos ejemplos de casos en los que las empresas, a pesar de actuar supuestamente de manera coherente en el marco de los Principios Rectores de la ONU (siempre según su versión), no conseguian poner fin a demandas serias de violaciones de derechos humanos producidas como consecuencia de sus acciones. Parece claro que la adecuación de las pautas de actuación a los Principios Rectores de la ONU no resulta del todo suficiente para actuar bajo el amparo de los estándares internacionales de derechos humanos.

 El protagonismo del sector privado en estos espacios de dialogo es sensiblemente mayor al del resto de actores. Su visibilidad en las mesas de trabajo y en las agendas oficiales es muy superior al de la sociedad civil o incluso a la de los Estados, llegando incluso a dar una imagen de monopolio de la palabra y las intervenciones, lo que no es nada positivo para la construcción de diálogos. Su mayor protagonismo contrasta principalmente con la ausencia muy preocupante de los Estados, que acaba convirtiendose en un testigo pasivo de las actuaciones y propuestas del sector privado. Hubieron algunas intervenciones de representantes gubernamentales, por lo general, muy complacientes con las experiencias del sector privado y muy poco criticos con las violaciones de los derechos humanos.

 Este protagonismo genera un discurso demasiado complaciente hacia las bondades y esfuerzos del sector privado por respetar los derechos humanos, que en muchos casos contrasta con la realidad de dicho sector. Durante el foro se dieron paradojas preocupantes, como el hecho de que empresas acusadas ante mecanismos internacionales de protección de derechos humanos fuesen puestas como ejemplos de compromiso y dedicación hacia los derechos humanos. De manera constante fuimos sometidos al discurso de la ¨buena fe¨ de las empresas con respecto a los derechos humanos, lo cual puede resultar ciertamente pretencioso si, de nuevo, analizamos someramente la denuncias por violaciones de derechos humanos que se producen en la región. Este discurso de la ¨buena fe¨ consiste en afirmar que son conscientes de la realidad, que tienen un compromiso fuerte con los derechos humanos y que hacen todo lo que esta en su alcance para garantizar el respeto de los derechos humanos por todos los actores implicados en su cadena de valor. Este discurso llega al extremo de plantear – tal cual lo realizó alguno de los panelistas del foro- que las violaciones de derechos humanos acaban siendo hechos puntuales o anecdóticos en la maraña compleja de actividades del sector privado. No cabe duda de que sería maravilloso poder afirmar con rotundidad este discurso, pero en los tiempos que corren, y con las experiencias diarias de infinidad de victimas directas de violaciones de derechos humanos cometidas por empresa, resulta un tanto naif insistir en este extremo.

 La otra cara de la moneda es la sociedad civil. Una sociedad civil constreñida a un solo tipo de organizaciones dispuestas a aceptar los discursos complacientes y a no plantear casos de violaciones de derechos humanos. Resultan muy preocupantes los esfuerzos realizados por la organización del Foro por contar con representantes de la sociedad civil ¨amiga¨ del sector privado y por controlar mucho los espacios de intervención a quienes siguen cuestionando el papel del sector privado y responsabilizándole directamente de violaciones de derechos humanos. En este sentido, la actitud del Grupo de Trabajo sobre Derechos Humanos y Empresas resulta ciertamente preocupante al mostrar una gran diferencia en el protagonismo concedido a los distintos actores en el trabajo que realiza, priorizando sobremanera sus relaciones con el sector privado.

 Está claro que aun hoy los diversos sectores no hablamos en el mismo idioma. Lo que para unos son ejemplos importantes de avances en el sector privado, para otros son violaciones graves de derechos humanos. Unos hablan de buena fe y de soluciones extra-judiciales de los conflictos (se llegó a plantear que denunciar ante un tribunal violaciones de derechos humanos cometidos por una empresa es contrario al espíritu y finalidad de los Principios Rectores), y otros hablan de las violaciones de derechos humanos que siguen cometiendo aquellos que hablan de buena fe y de la necesidad de justicia y reparación para esas situaciones.

 Una cuestión especialmente preocupante, teniendo en cuenta la región donde se realizaba el Foro, fue la escasa participación de los Pueblos Indígenas en el marco de la agenda oficial del Foro. Incluso podríamos hablar de invisibilización de los pueblos indígenas. No solo en la agenda oficial sino, sobre todo, en el contexto de las ponencias que se dieron.  En muchas de estas ponencias, a pesar de girar en torno a conflictos con pueblos indígenas, lo oradores insistían en generalizar y abordar los conflictos desde posturas maximalistas en las que la condición de pueblos indígenas quedaba como una mera anécdota. Hasta el punto de que se cuestionara en diversas ponencias la certeza jurídica de los derechos de los pueblos indígenas, a pesar de su reconocimiento y consolidación, tanto en ámbitos internacionales como nacionales.

 En este contexto, no es de extrañar la poca presencia que tuvo en los debates un tema tan importante en la región actualmente como es el tema de la consulta con pueblos indígenas. Apenas se hicieron algunas referencias de parte de alguna empresa que alardeó de realizar sus propios procesos de consulta con las comunidades, sustituyendo al propio Estado.

 Las mayores dificultades de entendimiento y encuentro se evidenciaron entre el sector privado y los pueblos indígenas. Y en relación con los pueblos indígenas se plantearon las graves situaciones que existen en la región: desaparición del Estado como garante de los derechos, creación de marcos regulatorios e interpretativos del derecho nacional e internacional por parte de las empresas, cuestionamiento y negación por parte de las empresas de principios internacionales del derecho internacional de los pueblos indígenas, sustitución del Estado por las empresas y procesos de garantía de derechos y persistencia de situaciones muy serias de violación de derechos humanos. Como nota más positiva, se pudieron apreciar algunos ejemplos de diálogos, negociaciones y experiencias de trabajo entre empresas y organizaciones indígenas interesantes, aunque también hay que admitir que incluso en estos casos más positivos tampoco había unanimidad y sectores de la sociedad civil los cuestionaban igualmente.

 En definitiva, y como se planteó en diversas ocasiones durante el Foro, nos encontramos en el inicio de un nuevo proceso que va a cambiar por completo los paradigmas de las relaciones entre el sector privado, los Estados y la sociedad civil alrededor de los derechos humanos. Un nuevo proceso llamado a transformar las lógicas de inversión del sector privado, las formas de relación y participación de la sociedad civil y, en definitiva, las reglas de juego que hasta ahora existían. El sector privado esta respondiendo como nunca antes lo había hecho a ninguna de las propuestas que Naciones Unidas y otras instituciones internacionales le habían planteado, y está invirtiendo para transformar sus actividades y adecuarse a los estándares mínimos que establecen los derechos humanos.  Es un proceso nuevo, lleno de incertidumbres y desconfianza, sin un punto final determinado, lo que acrecienta el escepticismo de la sociedad civil, sobre todo de quienes han sufrido o sufren violaciones de sus derechos humanos como consecuencia de las actividades del sector privado. Las experiencias previas en el intento de someter al sector privado a marcos regulatorios en el marco de los derechos humanos nunca han generado resultados positivos, lo cual eleva, aun más, los niveles de incertidumbre, desconfianza y escepticismo. Pero nunca antes habían tenido tanto protagonismo en el ambito social y por lo tanto también es un proceso necesario, en el que es importante no dejar pasar la oportunidad de participar en lograr que  los Principios Rectores de la ONU se apliquen en pleno cumplimiento con los derechos humanos.

 Autor: Mikel Berraondo. Miembro del Area Internacional, IPES Elkartea.

 

 

  • Actividades
  • Charla
  • Cine

Marcha Mapuche en Neuquén (Argentina)

El pueblo mapuce neuquino y los pueblos originarios de América Latina, global burden of disease
junto a quienes hemos defendido sus derechos, pueden celebrar y alegrarse por la sentencia dictada por el juez Mario Tommasi.

Se da la razón a la comunidad Wentru Trawel Leufu (hombres de río reunidos) y se rechaza el amparo presentado por la petrolera Piedra del Águila. En 2007, el gobierno neuquino le había concedido 3800 hectáreas en la región del Picún Leufú. Allí habita desde hace más de un siglo la comunidad indígena.

la sentencia rechaza el amparo presentado por la petrolera Piedra del Águila y da la razón a la comunidad Wentru Trawl Leufu

La comunidad dijo no a la actividad petrolera. Tuvieron que soportar las presiones de la empresa, incluida la fuerza, y del gobierno de Neuquén, además de campañas mediáticas y la judicialización de su resistencia pacífica.

Seguir leyendo

  • Actividades
  • Charla

Golpistas en Malí

Sahel significa costa y nombra al espacio geográfico, cheap del Atlántico al Mar Rojo, que comunica el sur del Magreb con el África subsahariana. En gran parte desierto y población esencialmente nómada, fue ruta comercial del norte al sur y de las caravanas de los reinos africanos hacia el Mediterráneo. Ahora se ha convertido en un polvorín, devastado además por la sequía. La acción de las milicias yihadistas se extiende por Malí; sur de Argelia; norte de Níger y Nigeria; Mauritania y hasta Somalia.

Sobre ello debatiremos el próximo 20 de noviembre, martes con Javier Aisa y Enrique Abad en la charla y debate “¿Intervenir en el Sahel? Malí, guerra y hambre en el desierto”

  • 20 de nov., martes
  • 19:45 horas
  • Civican – Auditorio
  • (Avda. Pío XII 2)
  • Entrada libre

Mientras tanto, te recomendamos la lectura de los siguientes artículos:

  • Opinión

Militares golpistas de Malí

Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), population health
apoyada por Francia, sovaldi sale
antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.
Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.
Sin embargo, la crisis de Malí refleja otros problemas más profundos del país, trasladables a buena parte de África: estados patrimoniales, militarismo, empobrecimiento e injerencias extranjeras
ATT acabó en 1991 con la dictadura de 23 años dirigida por Moussa Traoré. Luego, cambió el uniforme por el traje de civil y desde 2002 ganó dos elecciones. Emprendió reformas y planes de desarrollo. El multipartidismo sustituyó al partido único. Pero, al cabo de los años, la peculiar “política del consenso” de ATT, ha significado un claro retroceso de la democracia. Nuevas estructuras burocráticas dieron lugar al clientelismo. En aras del lema “amigo de todos y nadie como enemigo” los pactos fagocitaron a casi toda la clase política y consolidaron una jefatura del Estado paternalista. El poder político y económico acabó confiscado por el grupo social y militar partidario de ATT. Con la excusa de que la construcción nacional requiere unanimidad, se compró a los medios de comunicación y las voces discordantes desaparecieron por la fuerza. La máxima africana “no puede haber dos caimanes machos en un solo brazo de un río” se impuso en Malí a la tesis de que el buen gobierno precisa una oposición sólida y viva.
Muchas fronteras de África separan pueblos, culturas, etnias, clanes y formas de vida. Son resultado de una descolonización cuyo propósito fue crear estados frágiles y dependientes para que las metrópolis (sobre todo París con la red Françafrique) mantuvieran su influencia política y económica. Los tuaregs son un ejemplo, distribuidos en Argelia, Níger, Chad, Mauritania, Burkina y Malí, países en los que han protagonizado varias rebeliones. Los diversos gobiernos centralistas de Bamako han marginado a la población tuareg: mínimo acceso al empleo en la administración; abandono cultural; juventud sin trabajo y educación; precariedad en las condiciones de vida y escasa representación institucional. Las organizaciones tuareg han reivindicado al menos el reconocimiento de su identidad cultural y un reparto más igualitario de los recursos de Malí. Ante la negativa como respuesta, proclamaron el derecho a la autodeterminación y ahora la independencia.
En la medida que las formaciones estatales postcoloniales obedecieron más a las antiguas posesiones de las potencias occidentales y a sus intereses y los de las nuevas elites africanas que a la decisión libre a sus poblaciones, podría revisarse el principio de inmovilidad de las fronteras. En los años 50, Francia jugó con el proyecto de un Estado sahariano que incluyera Malí, Níger, Chad y el sur de Argelia. Eritrea y Sudán del Sur son estados recientes reconocidos internacionalmente. En Somalia, Puntlandia y Somalilandia van por libre. No obstante, es obligado comprobar también que la disgregación de los países ya establecidos en África puede acarrear más conflictos que ventajas: desplazamientos forzados; reanudación de la violencia; regímenes donde las identidades étnicas, clánicas, lingüísticas, culturales y religiosas excluyan al resto y nieguen los derechos de ciudadanía de todas las poblaciones en términos de igualdad. Añadamos las dificultades que se pueden generar para una integración económica imprescindible y nuevas ataduras a potencias externas.
Los militares africanos son actores principales de tablero político por su organización jerárquica y una posición de fuerza al controlar las armas. Desde las independencias, hace 51 años, ha habido 34 pronunciamientos en África Occidental. La excusa de salvar el país ha permitido restaurar autocracias. Muchos ejércitos son sinónimo de represión de sus poblaciones y actúan al dictado de los líderes de sus clanes. En Malí la oficialidad se hereda y el reclutamiento responde a la necesidad de obtener un trabajo para salir del paro endémico más que a la convicción de ser un instrumento para la defensa nacional. Las fuerzas armadas malienses reflejan el malestar general del país. La distancia de la clase política y los oficiales de alta graduación respecto a la sociedad y en ella los soldados con sus mandos de menor rango es enorme y reveladora. De hecho, ningún comandante, coronel y general se sumaron al golpe.
Alrededor de la mitad de la población maliense sobrevive con 1,25 dólares. Sólo cuenta con 439 unidades industriales, mientras Costa de Marfil posee 6.000 y Senegal 4.000. Sin embargo, Malí dispone de recursos: es el primer productor de algodón al sur del Sáhara y el 12º mundial (2004). Produce legumbres, cereales y frutas. Su cabaña ganadera supera en cantidad a sus habitantes (15 millones de personas) y el oro representa el 75 % de sus exportaciones. Otros minerales están sin explotar. Pero, la mayor parte de sus productos no se destinan al comercio local y a la autosubsistencia, sino a la exportación. Los precios se fijan en los mercados internacionales no en Bamako. La devaluación del franco CFA a finales de los años 90 impidió la acumulación de capital destinado a inversiones endógenas. La política de ajuste estructural, exigida por las instituciones financieras internacionales, liquidó empresas públicas, las subvenciones a los productos básicos para la alimentación y originó una elite empresarial poco emprendedora y ligada a las compañías extranjeras, que no han reinvertido en Malí sus beneficios. Completan el empobrecimiento, el hundimiento de los precios del algodón en 2005; la corrupción a pequeña escala en la vida diaria y a mayor nivel en el gobierno y el descenso de las remesas de la emigración debido a la crisis económica en Europa. A pesar de todo, sobresalen iniciativas de cooperación internacional al desarrollo: Entre 2008 y 2011, Navarra ha destinado alrededor de 2,6 millones de euros para ocho proyectos de cuatro ONGds, dedicados a salud, agua, infraestructuras…Algunos de ellos se encuentran en plena zona bélica.
Después de la división de Malí, la prioridad de los estados vecinos y de Francia es garantizar la seguridad regional. El primer paso ha sido el pacto con los militares sublevados, el traspaso del poder al presidente de la Cámara, como señala la Constitución, y la convocatoria de nuevos comicios. Se perfila la creación de una zona de interposición en la frontera, marcada por el levantamiento en el norte de Malí. La negociación con los tuareg será más complicada, si el MNLA no se enfrenta a los yihadistas de Insar Dine y a los seguidores de Al Qaeda y controla el tráfico de armas y droga en este territorio. En todo caso, la independencia de Azawad es un hecho consumado, difícil de evitar salvo con otra guerra. Pero, el enemigo principal son los grupos yihadistas desde Malí a Somalia y del sur de Argelia al norte de Nigeria. Cada uno de ellos con sus ambiciones locales, si bien con la idea común de imponer una interpretación del islam intolerante y violenta. Los dirigentes de la CEDEAO hablan de organizar una fuerza militar de 3.000 soldados dispuestos a intervenir. No es tan sencillo. Faltan medios, una tradición militar común, estructura y dinero. Francia podría asegurar la logística, a cambio de abrir una base en Malí que sumar a las de Burkina, Chad y Yibuti, pero debe limitar sus exigencias, en pleno tiempo electoral, porque correría peligro la vida de sus nacionales secuestrados. Estados Unidos siempre ha querido trasladar el mando militar de Africom de Alemania a esta zona de África y participar en operaciones contra el terrorismo yihadista. Chocan con Argelia, que rechaza cualquier injerencia en su área de influencia y quiere el mando con la intención de impedir que esta región se parezca cada vez ma? a las zonas tribales afgano-pakistaníes.
El Sahel se configura desde hace años, y ahora con toda claridad, como un escenario geográfico en disputa. Mejor sería que los recursos económicos para los despliegues armados se destinaran a prevenirlos y a contener la hambruna que empieza a extenderse por aquellas tierras.

Sankoré mosque, Timbuktu

Militares golpistas de Malí

Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), herpes
apoyada por Francia, antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.
Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.
Sin embargo, la crisis de Malí refleja otros problemas más profundos del país, trasladables a buena parte de África: estados patrimoniales, militarismo, empobrecimiento e injerencias extranjeras
ATT acabó en 1991 con la dictadura de 23 años dirigida por Moussa Traoré. Luego, cambió el uniforme por el traje de civil y desde 2002 ganó dos elecciones. Emprendió reformas y planes de desarrollo. El multipartidismo sustituyó al partido único. Pero, al cabo de los años, la peculiar “política del consenso” de ATT, ha significado un claro retroceso de la democracia. Nuevas estructuras burocráticas dieron lugar al clientelismo. En aras del lema “amigo de todos y nadie como enemigo” los pactos fagocitaron a casi toda la clase política y consolidaron una jefatura del Estado paternalista. El poder político y económico acabó confiscado por el grupo social y militar partidario de ATT. Con la excusa de que la construcción nacional requiere unanimidad, se compró a los medios de comunicación y las voces discordantes desaparecieron por la fuerza. La máxima africana “no puede haber dos caimanes machos en un solo brazo de un río” se impuso en Malí a la tesis de que el buen gobierno precisa una oposición sólida y viva.
Muchas fronteras de África separan pueblos, culturas, etnias, clanes y formas de vida. Son resultado de una descolonización cuyo propósito fue crear estados frágiles y dependientes para que las metrópolis (sobre todo París con la red Françafrique) mantuvieran su influencia política y económica. Los tuaregs son un ejemplo, distribuidos en Argelia, Níger, Chad, Mauritania, Burkina y Malí, países en los que han protagonizado varias rebeliones. Los diversos gobiernos centralistas de Bamako han marginado a la población tuareg: mínimo acceso al empleo en la administración; abandono cultural; juventud sin trabajo y educación; precariedad en las condiciones de vida y escasa representación institucional. Las organizaciones tuareg han reivindicado al menos el reconocimiento de su identidad cultural y un reparto más igualitario de los recursos de Malí. Ante la negativa como respuesta, proclamaron el derecho a la autodeterminación y ahora la independencia.
En la medida que las formaciones estatales postcoloniales obedecieron más a las antiguas posesiones de las potencias occidentales y a sus intereses y los de las nuevas elites africanas que a la decisión libre a sus poblaciones, podría revisarse el principio de inmovilidad de las fronteras. En los años 50, Francia jugó con el proyecto de un Estado sahariano que incluyera Malí, Níger, Chad y el sur de Argelia. Eritrea y Sudán del Sur son estados recientes reconocidos internacionalmente. En Somalia, Puntlandia y Somalilandia van por libre. No obstante, es obligado comprobar también que la disgregación de los países ya establecidos en África puede acarrear más conflictos que ventajas: desplazamientos forzados; reanudación de la violencia; regímenes donde las identidades étnicas, clánicas, lingüísticas, culturales y religiosas excluyan al resto y nieguen los derechos de ciudadanía de todas las poblaciones en términos de igualdad. Añadamos las dificultades que se pueden generar para una integración económica imprescindible y nuevas ataduras a potencias externas.
Los militares africanos son actores principales de tablero político por su organización jerárquica y una posición de fuerza al controlar las armas. Desde las independencias, hace 51 años, ha habido 34 pronunciamientos en África Occidental. La excusa de salvar el país ha permitido restaurar autocracias. Muchos ejércitos son sinónimo de represión de sus poblaciones y actúan al dictado de los líderes de sus clanes. En Malí la oficialidad se hereda y el reclutamiento responde a la necesidad de obtener un trabajo para salir del paro endémico más que a la convicción de ser un instrumento para la defensa nacional. Las fuerzas armadas malienses reflejan el malestar general del país. La distancia de la clase política y los oficiales de alta graduación respecto a la sociedad y en ella los soldados con sus mandos de menor rango es enorme y reveladora. De hecho, ningún comandante, coronel y general se sumaron al golpe.

Mezquita Sankore en Tombuctú, Malí, por **El-Len**
Alrededor de la mitad de la población maliense sobrevive con 1,25 dólares. Sólo cuenta con 439 unidades industriales, mientras Costa de Marfil posee 6.000 y Senegal 4.000. Sin embargo, Malí dispone de recursos: es el primer productor de algodón al sur del Sáhara y el 12º mundial (2004). Produce legumbres, cereales y frutas. Su cabaña ganadera supera en cantidad a sus habitantes (15 millones de personas) y el oro representa el 75 % de sus exportaciones. Otros minerales están sin explotar. Pero, la mayor parte de sus productos no se destinan al comercio local y a la autosubsistencia, sino a la exportación. Los precios se fijan en los mercados internacionales no en Bamako. La devaluación del franco CFA a finales de los años 90 impidió la acumulación de capital destinado a inversiones endógenas. La política de ajuste estructural, exigida por las instituciones financieras internacionales, liquidó empresas públicas, las subvenciones a los productos básicos para la alimentación y originó una elite empresarial poco emprendedora y ligada a las compañías extranjeras, que no han reinvertido en Malí sus beneficios. Completan el empobrecimiento, el hundimiento de los precios del algodón en 2005; la corrupción a pequeña escala en la vida diaria y a mayor nivel en el gobierno y el descenso de las remesas de la emigración debido a la crisis económica en Europa. A pesar de todo, sobresalen iniciativas de cooperación internacional al desarrollo: Entre 2008 y 2011, Navarra ha destinado alrededor de 2,6 millones de euros para ocho proyectos de cuatro ONGds, dedicados a salud, agua, infraestructuras…Algunos de ellos se encuentran en plena zona bélica.
Después de la división de Malí, la prioridad de los estados vecinos y de Francia es garantizar la seguridad regional. El primer paso ha sido el pacto con los militares sublevados, el traspaso del poder al presidente de la Cámara, como señala la Constitución, y la convocatoria de nuevos comicios. Se perfila la creación de una zona de interposición en la frontera, marcada por el levantamiento en el norte de Malí. La negociación con los tuareg será más complicada, si el MNLA no se enfrenta a los yihadistas de Insar Dine y a los seguidores de Al Qaeda y controla el tráfico de armas y droga en este territorio. En todo caso, la independencia de Azawad es un hecho consumado, difícil de evitar salvo con otra guerra. Pero, el enemigo principal son los grupos yihadistas desde Malí a Somalia y del sur de Argelia al norte de Nigeria. Cada uno de ellos con sus ambiciones locales, si bien con la idea común de imponer una interpretación del islam intolerante y violenta. Los dirigentes de la CEDEAO hablan de organizar una fuerza militar de 3.000 soldados dispuestos a intervenir. No es tan sencillo. Faltan medios, una tradición militar común, estructura y dinero. Francia podría asegurar la logística, a cambio de abrir una base en Malí que sumar a las de Burkina, Chad y Yibuti, pero debe limitar sus exigencias, en pleno tiempo electoral, porque correría peligro la vida de sus nacionales secuestrados. Estados Unidos siempre ha querido trasladar el mando militar de Africom de Alemania a esta zona de África y participar en operaciones contra el terrorismo yihadista. Chocan con Argelia, que rechaza cualquier injerencia en su área de influencia y quiere el mando con la intención de impedir que esta región se parezca cada vez ma? a las zonas tribales afgano-pakistaníes.
El Sahel se configura desde hace años, y ahora con toda claridad, como un escenario geográfico en disputa. Mejor sería que los recursos económicos para los despliegues armados se destinaran a prevenirlos y a contener la hambruna que empieza a extenderse por aquellas tierras.
Militares golpistas de Malí

Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), sovaldi apoyada por Francia, antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.
Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.
Sin embargo, la crisis de Malí refleja otros problemas más profundos del país, trasladables a buena parte de África: estados patrimoniales, militarismo, empobrecimiento e injerencias extranjeras
ATT acabó en 1991 con la dictadura de 23 años dirigida por Moussa Traoré. Luego, cambió el uniforme por el traje de civil y desde 2002 ganó dos elecciones. Emprendió reformas y planes de desarrollo. El multipartidismo sustituyó al partido único. Pero, al cabo de los años, la peculiar “política del consenso” de ATT, ha significado un claro retroceso de la democracia. Nuevas estructuras burocráticas dieron lugar al clientelismo. En aras del lema “amigo de todos y nadie como enemigo” los pactos fagocitaron a casi toda la clase política y consolidaron una jefatura del Estado paternalista. El poder político y económico acabó confiscado por el grupo social y militar partidario de ATT. Con la excusa de que la construcción nacional requiere unanimidad, se compró a los medios de comunicación y las voces discordantes desaparecieron por la fuerza. La máxima africana “no puede haber dos caimanes machos en un solo brazo de un río” se impuso en Malí a la tesis de que el buen gobierno precisa una oposición sólida y viva.
Muchas fronteras de África separan pueblos, culturas, etnias, clanes y formas de vida. Son resultado de una descolonización cuyo propósito fue crear estados frágiles y dependientes para que las metrópolis (sobre todo París con la red Françafrique) mantuvieran su influencia política y económica. Los tuaregs son un ejemplo, distribuidos en Argelia, Níger, Chad, Mauritania, Burkina y Malí, países en los que han protagonizado varias rebeliones. Los diversos gobiernos centralistas de Bamako han marginado a la población tuareg: mínimo acceso al empleo en la administración; abandono cultural; juventud sin trabajo y educación; precariedad en las condiciones de vida y escasa representación institucional. Las organizaciones tuareg han reivindicado al menos el reconocimiento de su identidad cultural y un reparto más igualitario de los recursos de Malí. Ante la negativa como respuesta, proclamaron el derecho a la autodeterminación y ahora la independencia.
En la medida que las formaciones estatales postcoloniales obedecieron más a las antiguas posesiones de las potencias occidentales y a sus intereses y los de las nuevas elites africanas que a la decisión libre a sus poblaciones, podría revisarse el principio de inmovilidad de las fronteras. En los años 50, Francia jugó con el proyecto de un Estado sahariano que incluyera Malí, Níger, Chad y el sur de Argelia. Eritrea y Sudán del Sur son estados recientes reconocidos internacionalmente. En Somalia, Puntlandia y Somalilandia van por libre. No obstante, es obligado comprobar también que la disgregación de los países ya establecidos en África puede acarrear más conflictos que ventajas: desplazamientos forzados; reanudación de la violencia; regímenes donde las identidades étnicas, clánicas, lingüísticas, culturales y religiosas excluyan al resto y nieguen los derechos de ciudadanía de todas las poblaciones en términos de igualdad. Añadamos las dificultades que se pueden generar para una integración económica imprescindible y nuevas ataduras a potencias externas.
Los militares africanos son actores principales de tablero político por su organización jerárquica y una posición de fuerza al controlar las armas. Desde las independencias, hace 51 años, ha habido 34 pronunciamientos en África Occidental. La excusa de salvar el país ha permitido restaurar autocracias. Muchos ejércitos son sinónimo de represión de sus poblaciones y actúan al dictado de los líderes de sus clanes. En Malí la oficialidad se hereda y el reclutamiento responde a la necesidad de obtener un trabajo para salir del paro endémico más que a la convicción de ser un instrumento para la defensa nacional. Las fuerzas armadas malienses reflejan el malestar general del país. La distancia de la clase política y los oficiales de alta graduación respecto a la sociedad y en ella los soldados con sus mandos de menor rango es enorme y reveladora. De hecho, ningún comandante, coronel y general se sumaron al golpe.

Mezquita Sankore en Tombuctú, Malí, por **El-Len**
Alrededor de la mitad de la población maliense sobrevive con 1,25 dólares. Sólo cuenta con 439 unidades industriales, mientras Costa de Marfil posee 6.000 y Senegal 4.000. Sin embargo, Malí dispone de recursos: es el primer productor de algodón al sur del Sáhara y el 12º mundial (2004). Produce legumbres, cereales y frutas. Su cabaña ganadera supera en cantidad a sus habitantes (15 millones de personas) y el oro representa el 75 % de sus exportaciones. Otros minerales están sin explotar. Pero, la mayor parte de sus productos no se destinan al comercio local y a la autosubsistencia, sino a la exportación. Los precios se fijan en los mercados internacionales no en Bamako. La devaluación del franco CFA a finales de los años 90 impidió la acumulación de capital destinado a inversiones endógenas. La política de ajuste estructural, exigida por las instituciones financieras internacionales, liquidó empresas públicas, las subvenciones a los productos básicos para la alimentación y originó una elite empresarial poco emprendedora y ligada a las compañías extranjeras, que no han reinvertido en Malí sus beneficios. Completan el empobrecimiento, el hundimiento de los precios del algodón en 2005; la corrupción a pequeña escala en la vida diaria y a mayor nivel en el gobierno y el descenso de las remesas de la emigración debido a la crisis económica en Europa. A pesar de todo, sobresalen iniciativas de cooperación internacional al desarrollo: Entre 2008 y 2011, Navarra ha destinado alrededor de 2,6 millones de euros para ocho proyectos de cuatro ONGds, dedicados a salud, agua, infraestructuras…Algunos de ellos se encuentran en plena zona bélica.
Después de la división de Malí, la prioridad de los estados vecinos y de Francia es garantizar la seguridad regional. El primer paso ha sido el pacto con los militares sublevados, el traspaso del poder al presidente de la Cámara, como señala la Constitución, y la convocatoria de nuevos comicios. Se perfila la creación de una zona de interposición en la frontera, marcada por el levantamiento en el norte de Malí. La negociación con los tuareg será más complicada, si el MNLA no se enfrenta a los yihadistas de Insar Dine y a los seguidores de Al Qaeda y controla el tráfico de armas y droga en este territorio. En todo caso, la independencia de Azawad es un hecho consumado, difícil de evitar salvo con otra guerra. Pero, el enemigo principal son los grupos yihadistas desde Malí a Somalia y del sur de Argelia al norte de Nigeria. Cada uno de ellos con sus ambiciones locales, si bien con la idea común de imponer una interpretación del islam intolerante y violenta. Los dirigentes de la CEDEAO hablan de organizar una fuerza militar de 3.000 soldados dispuestos a intervenir. No es tan sencillo. Faltan medios, una tradición militar común, estructura y dinero. Francia podría asegurar la logística, a cambio de abrir una base en Malí que sumar a las de Burkina, Chad y Yibuti, pero debe limitar sus exigencias, en pleno tiempo electoral, porque correría peligro la vida de sus nacionales secuestrados. Estados Unidos siempre ha querido trasladar el mando militar de Africom de Alemania a esta zona de África y participar en operaciones contra el terrorismo yihadista. Chocan con Argelia, que rechaza cualquier injerencia en su área de influencia y quiere el mando con la intención de impedir que esta región se parezca cada vez ma? a las zonas tribales afgano-pakistaníes.
El Sahel se configura desde hace años, y ahora con toda claridad, como un escenario geográfico en disputa. Mejor sería que los recursos económicos para los despliegues armados se destinaran a prevenirlos y a contener la hambruna que empieza a extenderse por aquellas tierras.

Sankoré mosque, Timbuktu

Bombardeo de un poblado en Abyei

La tregua ha saltado en pedazos con ataques aéreos contra Bentiu, ailment
interior de Sudán del Sur. Se suman a los recientes choques en Heglig, otolaryngologist
límite de Abyei, prescription frontera entre los dos Sudán. La disputa es por la posesión de la mitad de los cerca de 470.000 barriles diarios que produce Sudán del Sur, un nuevo Estado independiente desde julio de 2011, desgajado del resto de Sudán. Cinco intentos de negociación, amparados por la Unión Africana, han fracasado por los intereses contrapuestos de sus líderes respectivos: en el norte, el musulmán Omar al Bashir, imputado por el Tribunal Penal Internacional por los crímenes en Darfur. Al sur, Salva Kiir, cristiano, partidario acérrimo de la división de Sudán y nuevo dirigente autoritario, ganador absoluto de unas elecciones sin oposición. La población civil pone las víctimas: 2.000 muertos y decenas de miles de personas desplazadas.

El reparto de los ingresos derivados del petróleo y de los cargos en la administración del gobierno central alimentaron un enfrentamiento permanente

Dos durísimas guerras civiles (1955-1972 y 1983-2005) gestaron la ruptura de un país diverso con 600 grupos étnicos y religiones enfrentadas: el islam, mayoría en el norte; animistas y cristianos, hegemónicos en el sur. El reparto de los ingresos derivados del petróleo y de los cargos en la administración del gobierno central alimentaron un enfrentamiento permanente. La búsqueda de una identidad nacional múltiple e integradora, frente al conflicto entre ser árabe y la africanidad acabó rota por la obsesión de los gobiernos centralizadores de Jartum de reislamizar a la fuerza todo el país. También ha promovido la secesión y el personalismo de algunos políticos que preferían ser jefes de un nuevo Estado en Juba (Sudán del Sur) que vicepresidentes de un Sudán común. Para no perder su influencia regional EE.UU. y hasta Israel han intervenido en la crisis, porque un Sudán segregado debilita el conjunto árabe, en una geografía retaguardia de Egipto y amplia ventana al Mar Rojo.

Seguir leyendo

  • Opinión

Militares golpistas de Malí

Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), population health
apoyada por Francia, sovaldi sale
antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.
Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.
Sin embargo, la crisis de Malí refleja otros problemas más profundos del país, trasladables a buena parte de África: estados patrimoniales, militarismo, empobrecimiento e injerencias extranjeras
ATT acabó en 1991 con la dictadura de 23 años dirigida por Moussa Traoré. Luego, cambió el uniforme por el traje de civil y desde 2002 ganó dos elecciones. Emprendió reformas y planes de desarrollo. El multipartidismo sustituyó al partido único. Pero, al cabo de los años, la peculiar “política del consenso” de ATT, ha significado un claro retroceso de la democracia. Nuevas estructuras burocráticas dieron lugar al clientelismo. En aras del lema “amigo de todos y nadie como enemigo” los pactos fagocitaron a casi toda la clase política y consolidaron una jefatura del Estado paternalista. El poder político y económico acabó confiscado por el grupo social y militar partidario de ATT. Con la excusa de que la construcción nacional requiere unanimidad, se compró a los medios de comunicación y las voces discordantes desaparecieron por la fuerza. La máxima africana “no puede haber dos caimanes machos en un solo brazo de un río” se impuso en Malí a la tesis de que el buen gobierno precisa una oposición sólida y viva.
Muchas fronteras de África separan pueblos, culturas, etnias, clanes y formas de vida. Son resultado de una descolonización cuyo propósito fue crear estados frágiles y dependientes para que las metrópolis (sobre todo París con la red Françafrique) mantuvieran su influencia política y económica. Los tuaregs son un ejemplo, distribuidos en Argelia, Níger, Chad, Mauritania, Burkina y Malí, países en los que han protagonizado varias rebeliones. Los diversos gobiernos centralistas de Bamako han marginado a la población tuareg: mínimo acceso al empleo en la administración; abandono cultural; juventud sin trabajo y educación; precariedad en las condiciones de vida y escasa representación institucional. Las organizaciones tuareg han reivindicado al menos el reconocimiento de su identidad cultural y un reparto más igualitario de los recursos de Malí. Ante la negativa como respuesta, proclamaron el derecho a la autodeterminación y ahora la independencia.
En la medida que las formaciones estatales postcoloniales obedecieron más a las antiguas posesiones de las potencias occidentales y a sus intereses y los de las nuevas elites africanas que a la decisión libre a sus poblaciones, podría revisarse el principio de inmovilidad de las fronteras. En los años 50, Francia jugó con el proyecto de un Estado sahariano que incluyera Malí, Níger, Chad y el sur de Argelia. Eritrea y Sudán del Sur son estados recientes reconocidos internacionalmente. En Somalia, Puntlandia y Somalilandia van por libre. No obstante, es obligado comprobar también que la disgregación de los países ya establecidos en África puede acarrear más conflictos que ventajas: desplazamientos forzados; reanudación de la violencia; regímenes donde las identidades étnicas, clánicas, lingüísticas, culturales y religiosas excluyan al resto y nieguen los derechos de ciudadanía de todas las poblaciones en términos de igualdad. Añadamos las dificultades que se pueden generar para una integración económica imprescindible y nuevas ataduras a potencias externas.
Los militares africanos son actores principales de tablero político por su organización jerárquica y una posición de fuerza al controlar las armas. Desde las independencias, hace 51 años, ha habido 34 pronunciamientos en África Occidental. La excusa de salvar el país ha permitido restaurar autocracias. Muchos ejércitos son sinónimo de represión de sus poblaciones y actúan al dictado de los líderes de sus clanes. En Malí la oficialidad se hereda y el reclutamiento responde a la necesidad de obtener un trabajo para salir del paro endémico más que a la convicción de ser un instrumento para la defensa nacional. Las fuerzas armadas malienses reflejan el malestar general del país. La distancia de la clase política y los oficiales de alta graduación respecto a la sociedad y en ella los soldados con sus mandos de menor rango es enorme y reveladora. De hecho, ningún comandante, coronel y general se sumaron al golpe.
Alrededor de la mitad de la población maliense sobrevive con 1,25 dólares. Sólo cuenta con 439 unidades industriales, mientras Costa de Marfil posee 6.000 y Senegal 4.000. Sin embargo, Malí dispone de recursos: es el primer productor de algodón al sur del Sáhara y el 12º mundial (2004). Produce legumbres, cereales y frutas. Su cabaña ganadera supera en cantidad a sus habitantes (15 millones de personas) y el oro representa el 75 % de sus exportaciones. Otros minerales están sin explotar. Pero, la mayor parte de sus productos no se destinan al comercio local y a la autosubsistencia, sino a la exportación. Los precios se fijan en los mercados internacionales no en Bamako. La devaluación del franco CFA a finales de los años 90 impidió la acumulación de capital destinado a inversiones endógenas. La política de ajuste estructural, exigida por las instituciones financieras internacionales, liquidó empresas públicas, las subvenciones a los productos básicos para la alimentación y originó una elite empresarial poco emprendedora y ligada a las compañías extranjeras, que no han reinvertido en Malí sus beneficios. Completan el empobrecimiento, el hundimiento de los precios del algodón en 2005; la corrupción a pequeña escala en la vida diaria y a mayor nivel en el gobierno y el descenso de las remesas de la emigración debido a la crisis económica en Europa. A pesar de todo, sobresalen iniciativas de cooperación internacional al desarrollo: Entre 2008 y 2011, Navarra ha destinado alrededor de 2,6 millones de euros para ocho proyectos de cuatro ONGds, dedicados a salud, agua, infraestructuras…Algunos de ellos se encuentran en plena zona bélica.
Después de la división de Malí, la prioridad de los estados vecinos y de Francia es garantizar la seguridad regional. El primer paso ha sido el pacto con los militares sublevados, el traspaso del poder al presidente de la Cámara, como señala la Constitución, y la convocatoria de nuevos comicios. Se perfila la creación de una zona de interposición en la frontera, marcada por el levantamiento en el norte de Malí. La negociación con los tuareg será más complicada, si el MNLA no se enfrenta a los yihadistas de Insar Dine y a los seguidores de Al Qaeda y controla el tráfico de armas y droga en este territorio. En todo caso, la independencia de Azawad es un hecho consumado, difícil de evitar salvo con otra guerra. Pero, el enemigo principal son los grupos yihadistas desde Malí a Somalia y del sur de Argelia al norte de Nigeria. Cada uno de ellos con sus ambiciones locales, si bien con la idea común de imponer una interpretación del islam intolerante y violenta. Los dirigentes de la CEDEAO hablan de organizar una fuerza militar de 3.000 soldados dispuestos a intervenir. No es tan sencillo. Faltan medios, una tradición militar común, estructura y dinero. Francia podría asegurar la logística, a cambio de abrir una base en Malí que sumar a las de Burkina, Chad y Yibuti, pero debe limitar sus exigencias, en pleno tiempo electoral, porque correría peligro la vida de sus nacionales secuestrados. Estados Unidos siempre ha querido trasladar el mando militar de Africom de Alemania a esta zona de África y participar en operaciones contra el terrorismo yihadista. Chocan con Argelia, que rechaza cualquier injerencia en su área de influencia y quiere el mando con la intención de impedir que esta región se parezca cada vez ma? a las zonas tribales afgano-pakistaníes.
El Sahel se configura desde hace años, y ahora con toda claridad, como un escenario geográfico en disputa. Mejor sería que los recursos económicos para los despliegues armados se destinaran a prevenirlos y a contener la hambruna que empieza a extenderse por aquellas tierras.

Sankoré mosque, Timbuktu

Militares golpistas de Malí

Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), herpes
apoyada por Francia, antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.
Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.
Sin embargo, la crisis de Malí refleja otros problemas más profundos del país, trasladables a buena parte de África: estados patrimoniales, militarismo, empobrecimiento e injerencias extranjeras
ATT acabó en 1991 con la dictadura de 23 años dirigida por Moussa Traoré. Luego, cambió el uniforme por el traje de civil y desde 2002 ganó dos elecciones. Emprendió reformas y planes de desarrollo. El multipartidismo sustituyó al partido único. Pero, al cabo de los años, la peculiar “política del consenso” de ATT, ha significado un claro retroceso de la democracia. Nuevas estructuras burocráticas dieron lugar al clientelismo. En aras del lema “amigo de todos y nadie como enemigo” los pactos fagocitaron a casi toda la clase política y consolidaron una jefatura del Estado paternalista. El poder político y económico acabó confiscado por el grupo social y militar partidario de ATT. Con la excusa de que la construcción nacional requiere unanimidad, se compró a los medios de comunicación y las voces discordantes desaparecieron por la fuerza. La máxima africana “no puede haber dos caimanes machos en un solo brazo de un río” se impuso en Malí a la tesis de que el buen gobierno precisa una oposición sólida y viva.
Muchas fronteras de África separan pueblos, culturas, etnias, clanes y formas de vida. Son resultado de una descolonización cuyo propósito fue crear estados frágiles y dependientes para que las metrópolis (sobre todo París con la red Françafrique) mantuvieran su influencia política y económica. Los tuaregs son un ejemplo, distribuidos en Argelia, Níger, Chad, Mauritania, Burkina y Malí, países en los que han protagonizado varias rebeliones. Los diversos gobiernos centralistas de Bamako han marginado a la población tuareg: mínimo acceso al empleo en la administración; abandono cultural; juventud sin trabajo y educación; precariedad en las condiciones de vida y escasa representación institucional. Las organizaciones tuareg han reivindicado al menos el reconocimiento de su identidad cultural y un reparto más igualitario de los recursos de Malí. Ante la negativa como respuesta, proclamaron el derecho a la autodeterminación y ahora la independencia.
En la medida que las formaciones estatales postcoloniales obedecieron más a las antiguas posesiones de las potencias occidentales y a sus intereses y los de las nuevas elites africanas que a la decisión libre a sus poblaciones, podría revisarse el principio de inmovilidad de las fronteras. En los años 50, Francia jugó con el proyecto de un Estado sahariano que incluyera Malí, Níger, Chad y el sur de Argelia. Eritrea y Sudán del Sur son estados recientes reconocidos internacionalmente. En Somalia, Puntlandia y Somalilandia van por libre. No obstante, es obligado comprobar también que la disgregación de los países ya establecidos en África puede acarrear más conflictos que ventajas: desplazamientos forzados; reanudación de la violencia; regímenes donde las identidades étnicas, clánicas, lingüísticas, culturales y religiosas excluyan al resto y nieguen los derechos de ciudadanía de todas las poblaciones en términos de igualdad. Añadamos las dificultades que se pueden generar para una integración económica imprescindible y nuevas ataduras a potencias externas.
Los militares africanos son actores principales de tablero político por su organización jerárquica y una posición de fuerza al controlar las armas. Desde las independencias, hace 51 años, ha habido 34 pronunciamientos en África Occidental. La excusa de salvar el país ha permitido restaurar autocracias. Muchos ejércitos son sinónimo de represión de sus poblaciones y actúan al dictado de los líderes de sus clanes. En Malí la oficialidad se hereda y el reclutamiento responde a la necesidad de obtener un trabajo para salir del paro endémico más que a la convicción de ser un instrumento para la defensa nacional. Las fuerzas armadas malienses reflejan el malestar general del país. La distancia de la clase política y los oficiales de alta graduación respecto a la sociedad y en ella los soldados con sus mandos de menor rango es enorme y reveladora. De hecho, ningún comandante, coronel y general se sumaron al golpe.

Mezquita Sankore en Tombuctú, Malí, por **El-Len**
Alrededor de la mitad de la población maliense sobrevive con 1,25 dólares. Sólo cuenta con 439 unidades industriales, mientras Costa de Marfil posee 6.000 y Senegal 4.000. Sin embargo, Malí dispone de recursos: es el primer productor de algodón al sur del Sáhara y el 12º mundial (2004). Produce legumbres, cereales y frutas. Su cabaña ganadera supera en cantidad a sus habitantes (15 millones de personas) y el oro representa el 75 % de sus exportaciones. Otros minerales están sin explotar. Pero, la mayor parte de sus productos no se destinan al comercio local y a la autosubsistencia, sino a la exportación. Los precios se fijan en los mercados internacionales no en Bamako. La devaluación del franco CFA a finales de los años 90 impidió la acumulación de capital destinado a inversiones endógenas. La política de ajuste estructural, exigida por las instituciones financieras internacionales, liquidó empresas públicas, las subvenciones a los productos básicos para la alimentación y originó una elite empresarial poco emprendedora y ligada a las compañías extranjeras, que no han reinvertido en Malí sus beneficios. Completan el empobrecimiento, el hundimiento de los precios del algodón en 2005; la corrupción a pequeña escala en la vida diaria y a mayor nivel en el gobierno y el descenso de las remesas de la emigración debido a la crisis económica en Europa. A pesar de todo, sobresalen iniciativas de cooperación internacional al desarrollo: Entre 2008 y 2011, Navarra ha destinado alrededor de 2,6 millones de euros para ocho proyectos de cuatro ONGds, dedicados a salud, agua, infraestructuras…Algunos de ellos se encuentran en plena zona bélica.
Después de la división de Malí, la prioridad de los estados vecinos y de Francia es garantizar la seguridad regional. El primer paso ha sido el pacto con los militares sublevados, el traspaso del poder al presidente de la Cámara, como señala la Constitución, y la convocatoria de nuevos comicios. Se perfila la creación de una zona de interposición en la frontera, marcada por el levantamiento en el norte de Malí. La negociación con los tuareg será más complicada, si el MNLA no se enfrenta a los yihadistas de Insar Dine y a los seguidores de Al Qaeda y controla el tráfico de armas y droga en este territorio. En todo caso, la independencia de Azawad es un hecho consumado, difícil de evitar salvo con otra guerra. Pero, el enemigo principal son los grupos yihadistas desde Malí a Somalia y del sur de Argelia al norte de Nigeria. Cada uno de ellos con sus ambiciones locales, si bien con la idea común de imponer una interpretación del islam intolerante y violenta. Los dirigentes de la CEDEAO hablan de organizar una fuerza militar de 3.000 soldados dispuestos a intervenir. No es tan sencillo. Faltan medios, una tradición militar común, estructura y dinero. Francia podría asegurar la logística, a cambio de abrir una base en Malí que sumar a las de Burkina, Chad y Yibuti, pero debe limitar sus exigencias, en pleno tiempo electoral, porque correría peligro la vida de sus nacionales secuestrados. Estados Unidos siempre ha querido trasladar el mando militar de Africom de Alemania a esta zona de África y participar en operaciones contra el terrorismo yihadista. Chocan con Argelia, que rechaza cualquier injerencia en su área de influencia y quiere el mando con la intención de impedir que esta región se parezca cada vez ma? a las zonas tribales afgano-pakistaníes.
El Sahel se configura desde hace años, y ahora con toda claridad, como un escenario geográfico en disputa. Mejor sería que los recursos económicos para los despliegues armados se destinaran a prevenirlos y a contener la hambruna que empieza a extenderse por aquellas tierras.
Militares golpistas de Malí

Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), sovaldi apoyada por Francia, antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.
Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.
Sin embargo, la crisis de Malí refleja otros problemas más profundos del país, trasladables a buena parte de África: estados patrimoniales, militarismo, empobrecimiento e injerencias extranjeras
ATT acabó en 1991 con la dictadura de 23 años dirigida por Moussa Traoré. Luego, cambió el uniforme por el traje de civil y desde 2002 ganó dos elecciones. Emprendió reformas y planes de desarrollo. El multipartidismo sustituyó al partido único. Pero, al cabo de los años, la peculiar “política del consenso” de ATT, ha significado un claro retroceso de la democracia. Nuevas estructuras burocráticas dieron lugar al clientelismo. En aras del lema “amigo de todos y nadie como enemigo” los pactos fagocitaron a casi toda la clase política y consolidaron una jefatura del Estado paternalista. El poder político y económico acabó confiscado por el grupo social y militar partidario de ATT. Con la excusa de que la construcción nacional requiere unanimidad, se compró a los medios de comunicación y las voces discordantes desaparecieron por la fuerza. La máxima africana “no puede haber dos caimanes machos en un solo brazo de un río” se impuso en Malí a la tesis de que el buen gobierno precisa una oposición sólida y viva.
Muchas fronteras de África separan pueblos, culturas, etnias, clanes y formas de vida. Son resultado de una descolonización cuyo propósito fue crear estados frágiles y dependientes para que las metrópolis (sobre todo París con la red Françafrique) mantuvieran su influencia política y económica. Los tuaregs son un ejemplo, distribuidos en Argelia, Níger, Chad, Mauritania, Burkina y Malí, países en los que han protagonizado varias rebeliones. Los diversos gobiernos centralistas de Bamako han marginado a la población tuareg: mínimo acceso al empleo en la administración; abandono cultural; juventud sin trabajo y educación; precariedad en las condiciones de vida y escasa representación institucional. Las organizaciones tuareg han reivindicado al menos el reconocimiento de su identidad cultural y un reparto más igualitario de los recursos de Malí. Ante la negativa como respuesta, proclamaron el derecho a la autodeterminación y ahora la independencia.
En la medida que las formaciones estatales postcoloniales obedecieron más a las antiguas posesiones de las potencias occidentales y a sus intereses y los de las nuevas elites africanas que a la decisión libre a sus poblaciones, podría revisarse el principio de inmovilidad de las fronteras. En los años 50, Francia jugó con el proyecto de un Estado sahariano que incluyera Malí, Níger, Chad y el sur de Argelia. Eritrea y Sudán del Sur son estados recientes reconocidos internacionalmente. En Somalia, Puntlandia y Somalilandia van por libre. No obstante, es obligado comprobar también que la disgregación de los países ya establecidos en África puede acarrear más conflictos que ventajas: desplazamientos forzados; reanudación de la violencia; regímenes donde las identidades étnicas, clánicas, lingüísticas, culturales y religiosas excluyan al resto y nieguen los derechos de ciudadanía de todas las poblaciones en términos de igualdad. Añadamos las dificultades que se pueden generar para una integración económica imprescindible y nuevas ataduras a potencias externas.
Los militares africanos son actores principales de tablero político por su organización jerárquica y una posición de fuerza al controlar las armas. Desde las independencias, hace 51 años, ha habido 34 pronunciamientos en África Occidental. La excusa de salvar el país ha permitido restaurar autocracias. Muchos ejércitos son sinónimo de represión de sus poblaciones y actúan al dictado de los líderes de sus clanes. En Malí la oficialidad se hereda y el reclutamiento responde a la necesidad de obtener un trabajo para salir del paro endémico más que a la convicción de ser un instrumento para la defensa nacional. Las fuerzas armadas malienses reflejan el malestar general del país. La distancia de la clase política y los oficiales de alta graduación respecto a la sociedad y en ella los soldados con sus mandos de menor rango es enorme y reveladora. De hecho, ningún comandante, coronel y general se sumaron al golpe.

Mezquita Sankore en Tombuctú, Malí, por **El-Len**
Alrededor de la mitad de la población maliense sobrevive con 1,25 dólares. Sólo cuenta con 439 unidades industriales, mientras Costa de Marfil posee 6.000 y Senegal 4.000. Sin embargo, Malí dispone de recursos: es el primer productor de algodón al sur del Sáhara y el 12º mundial (2004). Produce legumbres, cereales y frutas. Su cabaña ganadera supera en cantidad a sus habitantes (15 millones de personas) y el oro representa el 75 % de sus exportaciones. Otros minerales están sin explotar. Pero, la mayor parte de sus productos no se destinan al comercio local y a la autosubsistencia, sino a la exportación. Los precios se fijan en los mercados internacionales no en Bamako. La devaluación del franco CFA a finales de los años 90 impidió la acumulación de capital destinado a inversiones endógenas. La política de ajuste estructural, exigida por las instituciones financieras internacionales, liquidó empresas públicas, las subvenciones a los productos básicos para la alimentación y originó una elite empresarial poco emprendedora y ligada a las compañías extranjeras, que no han reinvertido en Malí sus beneficios. Completan el empobrecimiento, el hundimiento de los precios del algodón en 2005; la corrupción a pequeña escala en la vida diaria y a mayor nivel en el gobierno y el descenso de las remesas de la emigración debido a la crisis económica en Europa. A pesar de todo, sobresalen iniciativas de cooperación internacional al desarrollo: Entre 2008 y 2011, Navarra ha destinado alrededor de 2,6 millones de euros para ocho proyectos de cuatro ONGds, dedicados a salud, agua, infraestructuras…Algunos de ellos se encuentran en plena zona bélica.
Después de la división de Malí, la prioridad de los estados vecinos y de Francia es garantizar la seguridad regional. El primer paso ha sido el pacto con los militares sublevados, el traspaso del poder al presidente de la Cámara, como señala la Constitución, y la convocatoria de nuevos comicios. Se perfila la creación de una zona de interposición en la frontera, marcada por el levantamiento en el norte de Malí. La negociación con los tuareg será más complicada, si el MNLA no se enfrenta a los yihadistas de Insar Dine y a los seguidores de Al Qaeda y controla el tráfico de armas y droga en este territorio. En todo caso, la independencia de Azawad es un hecho consumado, difícil de evitar salvo con otra guerra. Pero, el enemigo principal son los grupos yihadistas desde Malí a Somalia y del sur de Argelia al norte de Nigeria. Cada uno de ellos con sus ambiciones locales, si bien con la idea común de imponer una interpretación del islam intolerante y violenta. Los dirigentes de la CEDEAO hablan de organizar una fuerza militar de 3.000 soldados dispuestos a intervenir. No es tan sencillo. Faltan medios, una tradición militar común, estructura y dinero. Francia podría asegurar la logística, a cambio de abrir una base en Malí que sumar a las de Burkina, Chad y Yibuti, pero debe limitar sus exigencias, en pleno tiempo electoral, porque correría peligro la vida de sus nacionales secuestrados. Estados Unidos siempre ha querido trasladar el mando militar de Africom de Alemania a esta zona de África y participar en operaciones contra el terrorismo yihadista. Chocan con Argelia, que rechaza cualquier injerencia en su área de influencia y quiere el mando con la intención de impedir que esta región se parezca cada vez ma? a las zonas tribales afgano-pakistaníes.
El Sahel se configura desde hace años, y ahora con toda claridad, como un escenario geográfico en disputa. Mejor sería que los recursos económicos para los despliegues armados se destinaran a prevenirlos y a contener la hambruna que empieza a extenderse por aquellas tierras.

Sankoré mosque, Timbuktu

Bombardeo de un poblado en Abyei

La tregua ha saltado en pedazos con ataques aéreos contra Bentiu, ailment
interior de Sudán del Sur. Se suman a los recientes choques en Heglig, otolaryngologist
límite de Abyei, prescription frontera entre los dos Sudán. La disputa es por la posesión de la mitad de los cerca de 470.000 barriles diarios que produce Sudán del Sur, un nuevo Estado independiente desde julio de 2011, desgajado del resto de Sudán. Cinco intentos de negociación, amparados por la Unión Africana, han fracasado por los intereses contrapuestos de sus líderes respectivos: en el norte, el musulmán Omar al Bashir, imputado por el Tribunal Penal Internacional por los crímenes en Darfur. Al sur, Salva Kiir, cristiano, partidario acérrimo de la división de Sudán y nuevo dirigente autoritario, ganador absoluto de unas elecciones sin oposición. La población civil pone las víctimas: 2.000 muertos y decenas de miles de personas desplazadas.

El reparto de los ingresos derivados del petróleo y de los cargos en la administración del gobierno central alimentaron un enfrentamiento permanente

Dos durísimas guerras civiles (1955-1972 y 1983-2005) gestaron la ruptura de un país diverso con 600 grupos étnicos y religiones enfrentadas: el islam, mayoría en el norte; animistas y cristianos, hegemónicos en el sur. El reparto de los ingresos derivados del petróleo y de los cargos en la administración del gobierno central alimentaron un enfrentamiento permanente. La búsqueda de una identidad nacional múltiple e integradora, frente al conflicto entre ser árabe y la africanidad acabó rota por la obsesión de los gobiernos centralizadores de Jartum de reislamizar a la fuerza todo el país. También ha promovido la secesión y el personalismo de algunos políticos que preferían ser jefes de un nuevo Estado en Juba (Sudán del Sur) que vicepresidentes de un Sudán común. Para no perder su influencia regional EE.UU. y hasta Israel han intervenido en la crisis, porque un Sudán segregado debilita el conjunto árabe, en una geografía retaguardia de Egipto y amplia ventana al Mar Rojo.

Seguir leyendo

  • Opinión

En su último número, view
la revista El Sur, orthopedist
editada por Medicus Mundi Navarra, dedica un dossier a Internet y las ONGs de solidaridad y desarrollo.

El trabajo con las Nuevas Teconologías de la Información y la Comunicación ofrece nuevas oportunidades para comunicar e informar, el aprendizaje y el conocimiento y el empoderamiento y la participación y pone a disposición de los movimientos sociales y las ONGDs en particular instrumentos valiosos para ampliar y revalorizar su tarea.

Escriben y opinan en las hojas centrales diversas personas, especialistas en temas de información y comunicación. Destacamos las entrevistas al profesorado que intervino en el I Encuentro Ciudadanía Digital y Derechos Humanos (CIDER) que organizamos en mayo de 2011 y el artículo de Andrea Aisa Vega. Nuestra colaboradora y consultora en TIC y Cooperación al Desarrollo señala que la información y el conocimiento son ingredientes esenciales para el Desarrollo Humano y la consecución de los Derechos Humanos. Además, subraya el papel de las TIC como una herramienta fundamental para generar capacidades, que contribuyan a la construcción de una ciudadanía comprometida con la realidad social.

Un paso obligado es acercar las Tecnologías de la Información y la Comunicación a personas y organizaciones que no tienen un fácil acceso a ellas y defender, al mismo tiempo, la eliminación de las desigualdades sociales. Como ejemplo de la integración de las TIC en la Cooperación expone el punto de vista de los pueblos indígenas en el ejercicio de sus derechos. Asimismo, considera que el uso de las TIC debe favorecer la equidad de género, con el propósito de romper la brecha digital que existe entre hombres y mujeres de manera que la Sociedad de la Información sea más justa para todas las personas.

Árbol de las TICEn su último número, viagra order
la revista El Sur, view
editada por Medicus Mundi Navarra, this
dedica un dossier a Internet y las ONGs de solidaridad y desarrollo.

El trabajo con las Nuevas Teconologías de la Información y la Comunicación ofrece nuevas oportunidades para comunicar e informar, el aprendizaje y el conocimiento y el empoderamiento y la participación y pone a disposición de los movimientos sociales y las ONGDs en particular instrumentos valiosos para ampliar y revalorizar su tarea.

Escriben y opinan en las hojas centrales diversas personas, especialistas en temas de información y comunicación. Destacamos las entrevistas al profesorado que intervino en el I Encuentro Ciudadanía Digital y Derechos Humanos (CIDER) que organizamos en mayo de 2011 y el artículo de Andrea Aisa Vega. Nuestra colaboradora y consultora en TIC y Cooperación al Desarrollo señala que la información y el conocimiento son ingredientes esenciales para el Desarrollo Humano y la consecución de los Derechos Humanos. Además, subraya el papel de las TIC como una herramienta fundamental para generar capacidades, que contribuyan a la construcción de una ciudadanía comprometida con la realidad social.

Un paso obligado es acercar las Tecnologías de la Información y la Comunicación a personas y organizaciones que no tienen un fácil acceso a ellas y defender, al mismo tiempo, la eliminación de las desigualdades sociales. Como ejemplo de la integración de las TIC en la Cooperación expone el punto de vista de los pueblos indígenas en el ejercicio de sus derechos. Asimismo, considera que el uso de las TIC debe favorecer la equidad de género, con el propósito de romper la brecha digital que existe entre hombres y mujeres de manera que la Sociedad de la Información sea más justa para todas las personas.

Árbol de las TICEn su último número, anaemia
la revista El Sur, pill
editada por Medicus Mundi Navarra, cost
dedica un dossier a Internet y las ONGs de solidaridad y desarrollo.

El trabajo con las Nuevas Teconologías de la Información y la Comunicación ofrece nuevas oportunidades para comunicar e informar, el aprendizaje y el conocimiento y el empoderamiento y la participación y pone a disposición de los movimientos sociales y las ONGDs en particular instrumentos valiosos para ampliar y revalorizar su tarea.

Escriben y opinan en las hojas centrales diversas personas, especialistas en temas de información y comunicación. Destacamos las entrevistas al profesorado que intervino en el I Encuentro Ciudadanía Digital y Derechos Humanos (CIDER) que organizamos en mayo de 2011 y el artículo de Andrea Aisa Vega. Nuestra colaboradora y consultora en TIC y Cooperación al Desarrollo señala que la información y el conocimiento son ingredientes esenciales para el Desarrollo Humano y la consecución de los Derechos Humanos. Además, subraya el papel de las TIC como una herramienta fundamental para generar capacidades, que contribuyan a la construcción de una ciudadanía comprometida con la realidad social.

Un paso obligado es acercar las Tecnologías de la Información y la Comunicación a personas y organizaciones que no tienen un fácil acceso a ellas y defender, al mismo tiempo, la eliminación de las desigualdades sociales. Como ejemplo de la integración de las TIC en la Cooperación expone el punto de vista de los pueblos indígenas en el ejercicio de sus derechos. Asimismo, considera que el uso de las TIC debe favorecer la equidad de género, con el propósito de romper la brecha digital que existe entre hombres y mujeres de manera que la Sociedad de la Información sea más justa para todas las personas.

Artículo publicado en Diario de Navarra el 19/10/2011

El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, meningitis
enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.
No obstante, resuscitator
el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los HHMM, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.
Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

  • Artículo publicado en Diario de Navarra el 19/10/2011
  • El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, information pills
    enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.
    No obstante, Phimosis
    el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los HHMM, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.
    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, illness enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.
    No obstante, pharm
    el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los HHMM, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.
    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, pharmacy
    enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.
    No obstante, story
    el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, drugs
    a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los HHMM, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.
    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, illness
    hospital enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.
    No obstante, visit
    el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, store a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los HHMM, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.
    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, cough
    enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.
    No obstante, symptoms
    el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, viagra
    a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los HHMM, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.
    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, side effects
    enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.

    Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas. Demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras

    No obstante, el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas, y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.
    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los Hermanos Musulmanes, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.

    La clave está en asegurar que el cambio de régimen es efectivo

    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, case
    enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.

    Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas. Demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras

    No obstante, el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.
    Los resultados de las elecciones señalan claramente la fuerza del islam como movimiento político. No debería extrañar, porque la inmensa mayoría de la población es musulmana, las asociaciones religiosas son esenciales en su vida diaria – como comunidad de refugio espiritual, convivencia y ayuda mutua – y sus formaciones políticas y sociales han sido muy perseguidas. No obstante, el partido Libertad y Justicia no aspiraba a un triunfo tan evidente. Ni siquiera se presentaron en todas las circunscripciones. Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas, y demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras.

    Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí

    La sorpresa ha sido que los salafíes de Al Nur hayan logrado el segundo puesto. Hasta ahora rechazaban el ejercicio democrático, porque entendían que la soberanía reside en Dios y no en la ciudadanía. Su opinión es la misma, pero la táctica ha cambiado: la democracia es un instrumento para imponer su visión de la sociedad, la política y las leyes. Muy instalados en las mezquitas de los barrios más pobres, no han querido perder la oportunidad de aprovechar el malestar popular y disputar el terreno a los partidos surgidos de los Hermanos Musulmanes. Acusan a éstos de aceptar cierta relectura interpretativa y más abierta de los textos sagrados; de abandonar la tesis del califato en beneficio de un estado de derecho y de buscar alianzas con sectores no religiosos. Los extremistas cuentan con la financiación del régimen y fundaciones de Arabia Saudí, que apuestan por neutralizar a los Hermanos Musulmanes, manipular la revueltas con propuestas políticas y religiosas más conservadoras y obtener de paso la mayor hegemonía en el mundo árabe, frente a un Egipto estable, democrático y futuro competidor regional.
    El profesor de Estudios Islámicos de Oxford, Tariq Ramadan -nieto de Hassan al Banna, fundador de los HHMM en 1928- opina que el ascenso de los partidos y movimientos radicales y dogmáticos contribuirá a que los Hermanos Musulmanes – y otras fuerzas – suscriban algún acuerdo con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para no manifestar su presión en las calles – mayoritarios cuando les convocan sus dirigentes – y compartir el poder real. No deja de ser un dilema arriesgado, que puede ser interpretado como un freno al cambio de sistema.

    La clave está en asegurar que el cambio de régimen es efectivo

    Uno de los lemas de las protestas ha sido “echaâb yourid iskat el mouchir” (el pueblo quiere la caída del mariscal). Sin apoyo social, los militares necesitan ahora que la cúpula islamista contenga las reclamaciones de sus bases. La fractura entre los Hermanos Musulmanes y los salafíes favorece al Ejército, que se proclama como factor de estabilidad. El presidente de la Junta Militar, Mohamed Hussein Tantawi, no aspira a ser el máximo mandatario civil del nuevo Egipto, pero la intención de las Fuerzas Armadas es conservar cuanta más influencia mejor. Nunca permitirán que se les pida cuentas o sean imputados por haber sido la columna vertebral de las sucesivas dictaduras. Al igual que sucede en Pakistán, tampoco consentirán perder sus recursos y privilegios económicos y, al menos, la supervisión política del proceso. Además, ambicionan mantener su protagonismo en política exterior, con los menos cambios posibles en las relaciones pactadas con Estados Unidos e Israel.
    Los siguientes pasos hasta el verano son la formación del Gobierno, la redacción de una Constitución definitiva y los comicios presidenciales. Entretanto, la clave está en qué medidas se adoptan en todos los resortes del Estado y comprobar qué papeles asumen cada una de las fuerzas en presencia. Pero, sobre todo, asegurar que el cambio de régimen es efectivo y existe voluntad de aplicar reformas para superar la miseria de la mitad de la población, que no puede sobrevivir con tres euros al día.
    Militares golpistas de Malí

    Los soldados golpistas de Malí no tenían futuro tras la condena y el embargo impuestos por los países vecinos de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), neurosurgeon
    apoyada por Francia, antigua potencia colonial. Uno de los objetivos de la junta del capitán Sanogo era contrarrestar la insurrección armada de los tuaregs. Pero las milicias del Movimiento Nacional del Azawad (MNLA) y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb (AQMI), han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú, la ciudad de los 333 santos del islam, encrucijada religiosa, cultural, de las redes comerciales y de las migraciones que atraviesan el Sáhara. Sin experiencia, liderazgo y alianzas políticas internas, el directorio militar ha sido aislado y derrotado.

    las milicias del Movimiento Nacional del Azawad y del grupo yihadista Insar Dine, además de Al Qaeda del Magreb, han aprovechado el caos en la capital Bamako para lanzar una rápida ofensiva y llegar hasta Tombuctú

    Ahora, la quiebra del Estado maliense exige unidad, fortaleza y no disputas internas. Porque el problema más importante de Malí es su práctica ruptura, una vez que el MNLA ha declarado la independencia de Azawad, el “territorio de la trashumancia”, en la mitad norte del país.
    La escasa beligerancia del presidente derrocado, Amadou Toumani Touré (denominado ATT) ante los rebeldes, la delincuencia y el narcotráfico y el desvío a manos privadas de los fondos para la guerra figuran entre las causas del golpe. Su detonante más inmediato fueron las protestas de las mujeres de los soldados – víctimas en los combates – que reclamaron más suministros en armas y alimentos.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    6 mar 2012

    Masacres en Nigeria

    ¿Hacia una participación de Nigeria?: Courrier International

    Boko Haram (neologismo hausa, web lengua hablada en el norte de Nigeria) significa “Occidente es impuro” o también “la educación occidental es un pecado”. Queda así claro el sectarismo de esta organización terrorista y su agresividad extrema desde hace tres años.
    El movimiento se creó en 2002 en Maiduguri, allergy capital del estado norteño de Borno. El predicador radical Mohamed Yusuf impulsó en la práctica esta versión fanática, opresiva y belicosa del islam más conservador. Los guías (imames) de las cofradías islámicas de corte tradicional, que dominan las regiones de Nigeria fronterizas con el Sahel, acusaron siempre a Yusuf de ser un impostor, ignorante del Corán y oportunista.

    Boko Haram forma parte de la corriente yihadista, que eleva el uso de las armas a una obligación imprescindible para todos los musulmanes

    Con el telón de fondo del enfrentamiento histórico entre el norte musulmán y el sur cristiano y animista, Boko Haram hereda el dogmatismo y el puritanismo intolerante en las costumbres y en la vida cotidiana instalados allí por el colectivo Maitatsuni, que llegó a rechazar la vacunación y los espectáculos musicales. Más tarde, Yusuf logró sumar a jóvenes sin esperanza de trabajo procedentes de las bolsas de miseria del norte y a creyentes obsesionados con la expansión del islam mediante la purificación por la violencia. En definitiva, Boko Haram forma parte de la corriente yihadista, que eleva el uso de las armas a una obligación imprescindible para todos los musulmanes.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    4 mar 2012

    Riesgos en Egipto

    Inscripción en la Alhambra de Granada

    El prestigioso intelectual palestino Bichara Khader explica su libro ‘El Mundo Árabe explicado a Europa’ y el futuro de las movilizaciones en esta región. Será durante dos tardes los días 5 y 6 de marzo, treat lunes y martes, decease de 17 a 21,30 horas.

    Desde Europa, nuestro imaginario sobre el mundo árabe es muy reducido y está influido por el desconocimiento y los intereses políticos y económicos. Pensamos en un escenario cerrado; arcaico; enriquecido, violento… La realidad es mucho más compleja y diversa. Es cierto que llena de problemas, pero al mismo tiempo de reivindicaciones, protestas, esperanzas. Así ha quedado demostrado en las movilizaciones de buena parte de sus habitantes. A pesar de los obstáculos para obtener justicia y libertades, la transición permanece abierta y nada será igual que antes.

    Nunca como ahora resulta más necesario y de actualidad analizar con profundidad y rigor algunas de las claves que caracterizan el Mundo Árabe postcolonial. Es la propuesta que nos hace el prestigioso intelectual palestino Bichara Khader en este seminario de trabajo exclusivo en Pamplona para IPES, al hilo de su obra El Mundo Árabe explicado a Europa. Historia, imaginario, cultura, política, economía y geopolítica.

    Además, es una oportunidad única de conocer desde un enfoque multidisciplinar los últimos procesos de cambio, iniciados hace un año en Túnez y Egipto, con uno de los analistas más destacados ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué consecuencias regionales? ¿Hacia dónde va el futuro de estos países? ¿Y sus desafíos?

    Programa

    • El sistema regional árabe en la historia reciente

    • Imaginario occidental sobre Oriente, árabes e islam y Occidente en árabes y musulmanes

    • Estado y democracia: la ficción de la excepción árabe

    • Intervencionismo occidental y sus responsabilidades

    • Modernidad y laicidad en las sociedades árabes y musulmanas

    • El protagonismo religioso y los islamistas

    • Terrorismo yihadista ¿Qué soluciones?

    • Claves de la economía

    • Movilizaciones árabes: razones, poblaciones, retos y esperanzas

    Impartido por Bichara Khader

    Bichara KhaderBichara Khader es profesor en la Universidad de Lovaina y director del Centro de Estudios y de Investigaciones sobre el Mundo Árabe Contemporáneo (CERMAC). Fue miembro del Grupo de Altos Expertos sobre la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) de la Unión Europea y del Grupo de Sabios para el diálogo cultural en el Mediterráneo. Autor y editor de veinticuatro obras sobre el Mundo Árabe, el Mediterráneo y la Unión Europea, está considerado como uno de los mejores analistas sobre el tema.

    Plazas limitadas

    Puedes inscribirte en este curso rellenando el siguiente formulario o llamando por teléfono 948.21.32.79 o a través de la ficha del curso en el área de Formación.
    25 de enero de 2012: un año después en la Plaza Tahrir

    El derrocamiento de Mubarak hace un año no ha significado todavía la desaparición de su régimen. La depuración apenas ha llegado al aparato represivo de la policía y la justicia. Se mantienen las detenciones arbitrarias. Permanecen intocables los tribunales militares de excepción. Han aumentado las penas de cárcel y las multas para manifestantes y huelguistas. Dirigentes de la antigua administración han podido ser candidatos en los comicios. La seguridad central del Estado reprime con gran dureza las manifestaciones y una policía paralela crea artificialmente disturbios: ataques a los coptos, ophthalmologist
    enfrentamientos en el fútbol…También ha crecido la delincuencia. La tensión y la incertidumbre marcan un proceso de transición lleno de obstáculos. Las Fuerzas Armadas subrayan que este clima de agitación exige un poder militar fuerte.

    Los Hermanos Musulmanes no han resuelto sus divisiones internas. Demostrar una fuerza absoluta podría valorarse un riesgo excesivo por los militares y las potencias extranjeras

    No obstante, approved
    el empuje de la población ha logrado que el dictador haya sido juzgado y que desaparezca su partido. Se han celebrado las elecciones parlamentarias, a las que han podido presentarse todos los grupos políticos. En la reforma constitucional se establece la disminución del mandato presidencial de seis a cuatro años. Pero, la oposición integrada por los partidos laicos tradicionales y otros nuevos, surgidos al calor de las manifestaciones, no ha traducido las movilizaciones en votos. Son organizaciones aún débiles, divididas y hasta enfrentadas. Su arraigo social no es tan elevado como podría parecer. Tampoco han tenido tiempo para consolidarse, ni consiguen llegar a todos los lugares y reivindicaciones.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    'A boy watches as US and Afghan army troops search his families home for weapons' por Zoriah

    Los infames atentados contra Estados Unidos hace diez años combinaron sendas estrategias de los grupos extremistas y violentos en el seno del mundo musulmán. Una, viagra la doctrina del “enemigo lejano”, here proclamada por Allah Azzam, click precursor ideológico de Al Qaeda. Dos, al mismo tiempo, la lucha contra el “enemigo próximo”, cuya autoría recae en el egipcio Al Zawahiri, verdadero cerebro de la red terrorista y ahora su máximo dirigente.

    El ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono representó el castigo al contendiente lejano, calificado por los yihadistas de infiel, invasor e imperialista. Significó la culminación de una guerra oculta que mantenían estos grupos y EEUU desde mediados de los años 80. También buscaba una reacción contundente de la administración de Bush jr. para sacar a EEUU de su fortaleza y atraerle a un escenario bélico de desgaste y posible derrota. ¿Resultado? En principio, éxito de los ideólogos radicales. Sin duda, el gasto gigantesco en las guerras de Afganistán e Irak ha contribuido a la debilidad económica de la gran potencia. Tampoco ninguno de esos dos países en los que se ha intervenido – con una gran dosis de violencia contra la población civil – ha logrado la estabilidad y un estado de derecho. Igualmente, los grupos terroristas implicados en el yihadismo se han extendido por África, Asia y Europa. Una amenaza más: en Occidente hemos perdido, en buena parte, algunos de los valores de los que hacemos gala, porque los estados han traspasado sus propias leyes. La seguridad – concebida como recorte de derechos individuales y colectivos – se ha impuesto en muchos casos sobre las libertades ciudadanas. Era otra de las intenciones de Al Qaeda: demostrar que la democracia occidental apenas tenía valor ni credibilidad.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    Logotipo del 25 aniversario de la BibliotecaLa Biblioteca de Mujeres de IPES ve peligrar su continuidad y futuro como consecuencia de la política de recortes del Gobierno de Navarra. Pedimos vuestro apoyo para que esto no suceda. No dejes que la Biblioteca cierre sus puertas. ¡Actúa!

    Actúa ahora


    Tu nombre
    Tu apellido
    Tu correo-e
    Cód. Postal





    Desde que llegué a Costa Rica y tras recorrer Panamá, recipe
    Nicaragua y Honduras miestras realizaba el diagnostico sobre los Centros de Documentación he visto la actividad frenetica de los grupos feministas ante la celebración del 25 N , doctor
    Dia Internacional contra la Violencia machista.
    El CIEM y CEFEMINA en Costa Rica. La Corriente, Puntos de Encuentro, La colectiva 8 de Marzo, la Colectiva de Mujeres de Masaya, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, Las Venancias, CISAS, en Nicaragua. El IMUP en Panamá. CEM-H, CDM y las Chonas en Honduras.
    Mujeres activistas, mujeres feministas en países donde el femicidio es brutal. En Honduras asesinan a una mujer al dia.
    Feministas en Resistencia, Redes de mujeres contra la violencia…son muchos los esfuerzos, las propuestas y las actividades contra la violencia machista. Actividades politicas, marchas, teatro, telenovelas feministas, carteles…
    Las he visto en las calles, en las plazas, en las organizaciones preparando la Marcha del 25, las pancartas, las siluetas de las asesinadas, las escalofriantes cifras para denunciar esta violencia infame que se mide con raseros diferentes a otras violencias. Activistas que imparten charlas, talleres en todos los rincones de estos bellos países a jóvenes, campesinas, mujeres de barriadas urbanas, cuerpos policiales, funcionari@s, y rebaten los datos oficiales del feminicidio con su propio recuento diario.
    Mujeres pobres, campesinas, urbanas, estudiantes, jovenes y viejas, activistas históricas que han protagonizado la historia reciente de Centroamerica y jóvenes adolescentes que son el relevo para esta tarea.
    Mañana en San Salvador marcharé junto a Las Dignas, Las Melidas, CEMUJER y otras muchas organizaciones a las que las crisis y los recortes no paralizan ya que llevan siglos instaladas en ellas y siguen creando alternativas y espacios para otro mundo mejor que SÍ ES POSIBLE.

    Silvia Fernández Viguera

    Tegucigalpa 24 de Noviembre de 2011
    Desde que llegué a Costa Rica y tras recorrer Panamá, sales
    Nicaragua y Honduras miestras realizaba el diagnostico sobre los Centros de Documentación he visto la actividad frenetica de los grupos feministas ante la celebración del 25 N , Dia Internacional contra la Violencia machista.
    El CIEM y CEFEMINA en Costa Rica. La Corriente, Puntos de Encuentro, La colectiva 8 de Marzo, la Colectiva de Mujeres de Masaya, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, Las Venancias, CISAS, en Nicaragua. El IMUP en Panamá. CEM-H, CDM y las Chonas en Honduras.
    Mujeres activistas, mujeres feministas en países donde el femicidio es brutal. En Honduras asesinan a una mujer al dia.
    Feministas en Resistencia, Redes de mujeres contra la violencia…son muchos los esfuerzos, las propuestas y las actividades contra la violencia machista. Actividades politicas, marchas, teatro, telenovelas feministas, carteles…
    Las he visto en las calles, en las plazas, en las organizaciones preparando la Marcha del 25, las pancartas, las siluetas de las asesinadas, las escalofriantes cifras para denunciar esta violencia infame que se mide con raseros diferentes a otras violencias. Activistas que imparten charlas, talleres en todos los rincones de estos bellos países a jóvenes, campesinas, mujeres de barriadas urbanas, cuerpos policiales, funcionari@s, y rebaten los datos oficiales del feminicidio con su propio recuento diario.
    Mujeres pobres, campesinas, urbanas, estudiantes, jovenes y viejas, activistas históricas que han protagonizado la historia reciente de Centroamerica y jóvenes adolescentes que son el relevo para esta tarea.
    Mañana en San Salvador marcharé junto a Las Dignas, Las Melidas, CEMUJER y otras muchas organizaciones a las que las crisis y los recortes no paralizan ya que llevan siglos instaladas en ellas y siguen creando alternativas y espacios para otro mundo mejor que SÍ ES POSIBLE.

    Silvia Fernández Viguera

    Tegucigalpa 24 de Noviembre de 2011
    Egyptian Anonymous

    La transición en Egipto y su futuro se disputa a la vez en esta plaza de El Cairo; los cuartos de banderas y las mezquitas.

    Los Hermanos Musulmanes son la principal fuerza del país más importante del mundo árabe. Por varios motivos: fueron reprimidos con dureza por todos los regímenes anteriores. Pero sobre todo su popularidad se deriva de la enorme labor social en favor de las personas más desfavorecidas, mind
    allí donde el Estado se desentiende: educación, information pills
    salud, ayudas económicas, asistencia jurídica. No obstante, en otras ocasiones también han mantenido ciertos acuerdos con los dictadores (Sadat, el mismo Mubarak) para conseguir espacio político e influir en algunas leyes que afectan a la moral y las costumbres. Sucedió en 2005 cuando, en candidaturas independientes, obtuvieron 88 escaños, una quinta parte del Parlamento.

    Los Hermanos Musulmanes subrayan que el “islam es la solución”. Por ahora, no proponen un proyecto de poder estatal, sino un camino de piedad, ética personal y comunitaria y de solidaridad social como valores del islam.

    El movimiento islamista considera que el islam es el núcleo de la acción política. Realizó una demostración de fuerza en una gran manifestación hace unos días. Es evidente que la Hermandad y su brazo político, el partido Justicia y Libertad (una coalición de doce grupos, incluidos liberales, nacionalistas, centristas…), va a obtener buena parte de los escaños en el largo proceso electoral que durará hasta más allá de enero. Además, los HHMM se benefician de que el resto de partidos desconfían unos de otros. Su actuación en esta nueva revuelta intenta cubrir todos los frentes para que la agitación no provoque el aplazamiento electoral y ellos pierdan sus bazas. Por un lado, se hacen notar con fuerza en las calles y censuran la represión sangrienta dirigida por las fuerzas de seguridad, con la intención de no dejar que los “barbudos” extremistas – más activos en las algaradas – consigan nuevos simpatizantes. Al mismo tiempo, manejan con habilidad y moderación sus relaciones con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para garantizar que son los protagonistas principales y decisivos del nuevo Egipto: en las leyes, la Cámara de diputados, la Constitución….

    Forjados desde los años 20 en la protesta anticolonial contra los británicos y después, asimismo, frente a la oligarquía representada por el rey Faruk, los Hermanos Musulmanes fueron la base social de la revolución de los “Oficiales Libres” de 1952. Luego fueron masacrados por el régimen del “rais” Nasser. De esa persecución surgieron pensadores y grupos más radicales, ahora integrantes del salafismo yihadista.

    Son cofradía religiosa, a la búsqueda de una profundización individual y social en la fe. Igualmente, actúan como organización política y movimiento social y cuentan con mucha presencia en las universidades, sindicatos y asociaciones profesionales y culturales. Los Hermanos Musulmanes subrayan que el “islam es la solución”. Por ahora, no proponen un proyecto de poder estatal, sino un camino de piedad ética personal y comunitaria y de solidaridad social como valores del islam.

    Tahrir on Election Day

    La división entre la “nueva vieja guardia” conservadora y los reformistas no es un secreto. Los primeros son proclives a maniobrar con los militares. Los sectores más jóvenes y las mujeres del movimiento son partidarios de la reforma y de la alianza con otras fuerzas opuestas al ejército. El protagonismo de los HHMM es imprescindible si se desea que la transición sea plenamente democrática, máxime en una sociedad mayoritariamente musulmana. Se mueven con prudencia para evitar que el Egipto del futuro quede aislado internacionalmente. En cualquier caso, su reto es repensar las relaciones entre religión y política.

    Las Fuerzas Armadas dilapidan día tras día el respeto de la población, que logró a finales de enero cuando no disparó contra los manifestantes y ordenó el derrocamiento de Mubarak.

    Las Fuerzas Armadas dilapidan día tras día el respeto de la población, que logró a finales de enero cuando no disparó contra los manifestantes y ordenó el derrocamiento de Mubarak. Estos días han utilizado las armas. Tienen un problema de identidad y de ambición. El mariscal Mohamed Hussein Tantawi, al frente del poder político y militar, proclama que el dilema es optar por la “revolución o el Estado”. El militarismo figura como elemento esencial de la formación de los Estados árabes, después del colonialismo, al comienzo de los años 50. Los altos oficiales egipcios consideran fundamental supervisar y tutelar el país. Es prácticamente su razón de ser: la seguridad y la regulación de las relaciones de poder con las fuerzas civiles. Como casta dirigente, encabezan numerosos negocios públicos y privados e intervienen directamente en los aparatos del Estado. El documento Selmi desvela la posibilidad de una Asamblea Constituyente, pero también el control de la Constitución por los militares. Pueden acabar como Nasser, que en 1954 derrocó al coronel Naguib, a quien apoyaban los islamistas. No han faltado las provocaciones de infiltrados en las protestas para que el ejército se presente como salvador del país frente al caos. Una salida como el golpe de Estado en Argelia en 1991 contra el Frente Islámico de Salvación y las libertades sería dramática. El momento hubiera sido durante las revueltas de enero y febrero de este año. Pero la relación de fuerzas con la sociedad civil no permitió esa posibilidad. Mubarak era un líder ya impresentable y la presión de la población era superior. Las fuerzas armadas optaron por eliminar al presidente para conservar el sistema.

    Para evitar que la revolución democrática sea confiscada, es inevitable que la oposición deje a un lado sus enfrentamientos, ofrezca una alternativa unitaria y representativa y permanezca en las plazas.

    Fotos: “Egyptian Anonymous” y “Tahrir on Election Day” por Gigi Ibrahim

    • Opinión

    Durante los días 17, see
    18 y 19 de junio IPES Elkartea ha participado en los encuentros de reflexión y formación organizados por el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) y por el Consejo de Capitanes Guaraníes de Chuquisaca (Bolivia). Con CEJIS participamos en un proceso de empoderamiento de Derechos Humanos de las comunidades guaraníes.

    Esta reunión, approved
    la cuarta de un total de seis, se ha celebrado en la localidad de Monteagudo. Los temas tratados han sido Derechos Humanos, objetivos y funcionamiento del Observatorio de Derechos Humanos, conflictos ambientales y Comunicación y Género.

    Seguir leyendo

    • Acción
    • Noticia



    Marcha indígena contra el TIPNIS llega a La PazEl modelo desarrollista del gobierno de Evo Morales y el respeto medioambiental que preconiza el Sumak Kawsay – concepción indígena de ese mismo desarrollo – han acabado enfrentados en el proyecto de construcción de la carretera Cochabamba-Beni, viagra que pasa por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

    El TIPNIS es un área protegida: Parque Nacional y Territorio Indígena

    Se trata de un área protegida, advice
    Parque Nacional desde el 22 de noviembre de 1965, herbal
    declarada Territorio Indígena a partir del 24 de septiembre de 1990. Fue un éxito de las reivindicaciones y luchas indígenas. Ahora está en peligro si se ejecuta la segunda fase de la construcción de esta carretera, ubicada entre los departamentos del Beni y Cochabamba. Sin embargo, los colonos del lugar reclaman que esta ruta se lleve a cabo.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    'A boy watches as US and Afghan army troops search his families home for weapons' por Zoriah

    Los infames atentados contra Estados Unidos hace diez años combinaron sendas estrategias de los grupos extremistas y violentos en el seno del mundo musulmán. Una, drugs la doctrina del “enemigo lejano”, proclamada por Allah Azzam, precursor ideológico de Al Qaeda. Dos, al mismo tiempo, la lucha contra el “enemigo próximo”, cuya autoría recae en el egipcio Al Zawahiri, verdadero cerebro de la red terrorista y ahora su máximo dirigente.

    El ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono representó el castigo al contendiente lejano, calificado por los yihadistas de infiel, invasor e imperialista. Significó la culminación de una guerra oculta que mantenían estos grupos y EEUU desde mediados de los años 80. También buscaba una reacción contundente de la administración de Bush jr. para sacar a EEUU de su fortaleza y atraerle a un escenario bélico de desgaste y posible derrota. ¿Resultado? En principio, éxito de los ideólogos radicales. Sin duda, el gasto gigantesco en las guerras de Afganistán e Irak ha contribuido a la debilidad económica de la gran potencia. Tampoco ninguno de esos dos países en los que se ha intervenido – con una gran dosis de violencia contra la población civil – ha logrado la estabilidad y un estado de derecho. Igualmente, los grupos terroristas implicados en el yihadismo se han extendido por África, Asia y Europa. Una amenaza más: en Occidente hemos perdido, en buena parte, algunos de los valores de los que hacemos gala, porque los estados han traspasado sus propias leyes. La seguridad – concebida como recorte de derechos individuales y colectivos – se ha impuesto en muchos casos sobre las libertades ciudadanas. Era otra de las intenciones de Al Qaeda: demostrar que la democracia occidental apenas tenía valor ni credibilidad.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    Imagen de una mujere libia con un cartel que dice 'Gadafi Game Over'

    La dictadura de Gadafi pertenece al pasado. También es un pésimo recuerdo para la población libia: despotismo; represión; megalomanía; oscurantismo; corrupción; desvergüenza y manipulación. Son los resultados de un régimen autoritario, this del principio al final. Logró las simpatías de no pocos movimientos de izquierda, hygiene que fueron deslumbrados por los lemas anticolonialistas, website de democracia popular y de panarabismo. Demasiadas falsedades. No importaron mucho, porque ese supuesto progresismo no ha sido capaz de unir los derechos personales y las libertades con el deber de un reparto justo y solidario de la riqueza.

    el mayor desafío no es derrocar a los viejos dirigentes sino obtener la democracia política, la justicia social y la independencia nacional

    Desde 2004 Gadafi contó además con el amparo de gobiernos y políticos más o menos conservadores y de las multinacionales. Tampoco consideraron que el régimen libio despreciaba las normas democráticas más elementales. Empresas estadounidenses y europeas obtuvieron licencias de explotación del petróleo y del gas. La ENI italiana firmó en 2007 concesiones hasta 2042 por valor de 1.000 millones de dólares. Asimismo, la Unión Europea procuró la amistad de Gadafi para que sirviera de guardia fronterizo ante la inmigración africana. El coronel participó en la “guerra contra el terrorismo” dirigida por EEUU para desaparecer de la lista del “eje del mal”. Todos le cortejaron porque conseguían buenas ganancias e influencias mientras él manejaba con gran habilidad – más allá de su histrionismo – las rentas de los hidrocarburos y sus divisas para mantenerse al frente de Libia.

    Seguir leyendo

    • Opinión

    Logotipo de la Coordinadora Navarra de ONGDEl pasado 16 de junio participamos en un encuentro en la Coordinadora Navarra de ONGD con motivo de la elaboración del borrador de su Plan de Comunicación.

    Nuestras intervenciones sobre el borrador debían responder a los siguientes interrogantes:

    1.- ¿Consideras que la CONGDN debe tener un Plan de Comunicación? ¿Por qué?
    2.- Partiendo del principio de que la CONGDN es una asociación plural formada por 63 ONGD, sick
    ¿consideras que este borrador cumple con el objetivo de abordar una comunicación plural?
    3.- Tus aportaciones y/o modificaciones al borrador. Dentro de estas aportaciones, view
    ¿consideras que se trata de un Plan viable, more about
    es decir, compaginable con la realidad comunicativa actual?

    En este encuentro participamos:

    Asistentes al encuentroAna Otamendi, de la Asociación Navarra Nuevo Futuro

    Andrea Aisa, de IPES Elkartea Navarra

    Hildegart González, de la Universidad de Navarra

    Jaxinto G.Viniegra, de Visualiza.info

    Juan Yeregui, de Radio Nacional de España – Navarra

    Tere Burgui, vocal de redes de la CONGDN

    Comisión de comunicación de la Coordinadora navarra de ONGD

    Os dejamos a continuación la presentación que desde IPES elaboramos para el encuentro: “Del paradigma comunicativo de Lasswell a la comunicación 2.0.”

    Logotipo de la Coordinadora Navarra de ONGDEl pasado 16 de junio participamos en un encuentro en la Coordinadora Navarra de ONGD con motivo de la elaboración del borrador de su Plan de Comunicación.

    Nuestras intervenciones sobre el borrador debían responder a los siguientes interrogantes:

    1.- ¿Consideras que la CONGDN debe tener un Plan de Comunicación? ¿Por qué?
    2.- Partiendo del principio de que la CONGDN es una asociación plural formada por 63 ONGD, see
    ¿consideras que este borrador cumple con el objetivo de abordar una comunicación plural?
    3.- Tus aportaciones y/o modificaciones al borrador. Dentro de estas aportaciones, price
    ¿consideras que se trata de un Plan viable, pilule
    es decir, compaginable con la realidad comunicativa actual?

    En este encuentro participamos:

    Asistentes al encuentroAna Otamendi, de la Asociación Navarra Nuevo Futuro

    Andrea Aisa, de IPES Elkartea Navarra

    Hildegart González, de la Universidad de Navarra

    Jaxinto G.Viniegra, de Visualiza.info

    Juan Yeregui, de Radio Nacional de España – Navarra

    Tere Burgui, vocal de redes de la CONGDN

    Comisión de comunicación de la Coordinadora navarra de ONGD

    Os dejamos a continuación la presentación que desde IPES elaboramos para el encuentro: “Del paradigma comunicativo de Lasswell a la comunicación 2.0.”

    Durante los días 17, dosage
    18 y 19 de junio IPES Elkartea ha participado en los encuentros de reflexión y formación organizados por el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) y por el Consejo de Capitanes Guaraníes de Chuquisaca (Bolivia). Con CEJIS participamos en un proceso de empoderamiento de Derechos Humanos de las comunidades guaraníes.

    Esta reunión, la cuarta de un total de seis, se ha celebrado en la localidad de Monteagudo. Los temas tratados han sido Derechos Humanos, objetivos y funcionamiento del Observatorio de Derechos humanos, conflictos ambientales y Comunicación y Género.

    Han acudido alrededor de personas, integrantes de las comunidades y zonales que forman parte del Consejo de Capitanes Guaraníes de Chuquisaca.

    El objetivo de estos encuentros ha sido adquirir formación y capacitación en las materias abordadas para avanzar en el ejercicio de sus derechos e, igualmente, asumir responsabilidades en el monitoreo de las situaciones de conflicto y vulneración de derechos de los pueblos indígenas, con la finalidad de avanzar en el ejercicio de sus derechos, mediante el asesoramiento técnico y jurídico de CEJIS.

    El desarrollo de esta actividad forma parte del proyecto financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Gobierno de Navarra, a solicitud de IPES Elkartea, y que fue aprobado el año pasado. En el encuentro también estuvieron presentes dos representantes de las Oficinas Técnicas de Cooperación de la AECID: Sara Gimeno (Técnica de la unidad ONGD de la OTC – AECID Bolivia) y Patricia Ramos (Técnica de la unidad pueblos indígenas de OTC – AECID Bolivia). Ellas son las encargadas del seguimiento del proyecto.

    Nota:

    Creo que tú también tienes las fotos de este encuentro. Así pues les puedes pones pie con quienes participan y salen en ellas para no hacer pesada la nota con nombres y cargos.

    Enlaces:

    La AECID en Bolivia. Valoras si colocarla es muy poca información y no he visto nada que haga referencia a estos talleres

    http://www.aecid.bo/web/enbolivia.php

    La web de CEJIS

    En vez de la web te paso mejor el blog del observatorio de derechos humanos que la página la tienen todavía kao

    http://observatorio-ddhh.blogspot.com/

    Durante los días 17, here
    18 y 19 de junio IPES Elkartea ha participado en los encuentros de reflexión y formación organizados por el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) y por el Consejo de Capitanes Guaraníes de Chuquisaca (Bolivia). Con CEJIS participamos en un proceso de empoderamiento de Derechos Humanos de las comunidades guaraníes.

    Esta reunión, ed la cuarta de un total de seis, se ha celebrado en la localidad de Monteagudo. Los temas tratados han sido Derechos Humanos, objetivos y funcionamiento del Observatorio de Derechos Humanos, conflictos ambientales y Comunicación y Género.

    Seguir leyendo

    ¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

    Con la financiación de

    • Gobierno de Navarra
    • Ayuntamiento de Pamplona