Actividades

  • Actividades
  • Cine
  • Noticia

José Abu-Tarbush, order experto en la cuestión palestina, more about fue el encargado de presentar la película Zindeeq en la VII edición de la muestra de cine ‘El Mundo y los Derechos Humanos’, organizada por IPES Elkartea.

“El triunfo más importante de Bin Laden fue provocar la reacción militarista estadounidense en el mundo árabe e islámico, ya que su lógica partía de atacar al enemigo lejano para derrotar al cercano, pues la intervención de EEUU propiciaría el radicalismo y, presumiblemente, permitiría a Al Qaeda granjearse apoyos sociales a su estrategia terrorista”. Así valora la muerte del líder terrorista a manos de EEUU José Abu-Tarbush, profesor de Sociología en la Universidad de la Laguna, encargado de presentar en la Muestra de Cine ‘El Mundo y los Derechos Humanos’ la película Zindeeq del director Michel Khleifi.

Seguir leyendo

  • Actividades
  • Taller

José Abu-Tarbush, adiposity
experto en la cuestión palestina, treatment
fue el encargado de presentar la película Zindeeq en la VII edición de la muestra de cine ‘El Mundo y los Derechos Humanos’, organizada por IPES Elkartea.

“El triunfo más importante de Bin Ladem fue provocar la reacción militarista estadounidense en el mundo árabe e islámico, ya que su lógica partía de atacar al enemigo lejano para derrotar al cercano, pues la intervención de EEUU propiciaría el radicalismo y, presumiblemente, permitiría a Al Qaeda granjearse apoyos sociales a su estrategia terrorista”. Así valora la muerte del líder terrorista a manos de EEUU José Abu-Tarbush, profesor de sociólogía en la Universidad de la Laguna, encargado de presentar en el festival de cine El Mundo y los Derechos Humanos la película Zindeeq del director Michel Khleifi.

A juicio de este experto, de origen palestino, la muerte de Bin Laden supone “un descabezamiento parcial de la red terrorista que capitaneaba, pero sólo del núcleo central de Al Qaeda”, pues la red está integrada por otras organizaciones yihadistas afines como el AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámico). Osama Bin Laden, recalca, “era su original y principal financiador, aglutinador, propagandista y símbolo, pero su lugarteniente, Ayman Al-Zawahiri, está considerado como su verdadero estratega y de hecho, es previsible que Zawahiri asuma ahora el liderazgo vacante dejado por Osama”.

En este sentido, Abu-Tarbush no establece ningún vínculo entre las consecuencias que puedan provocar la muerte de Bin Laden y las revueltas árabes, “ya que éstas y su triunfo parcial (en Túnez y Egipto) son la mejor demostración de la apuesta de las sociedades civiles árabes por la acción política de carácter eminentemente pacífico”. En su opinión, “la única violencia es la que imponen las fuerzas de (in)seguridad gubernamentales, no la ciudadanía que ha salido a la calle para exigir la apertura de sus sistemas políticos, el respeto a los derechos humanos, las libertades civiles y, en definitiva, la democratización”.

José Abu-Tarbush, autor de libros como La cuestión palestina: identidad nacional y acción colectiva e Islam y comunidad islámica en Canarias: prejuicios y realidades, se refirió también al atentado de la semana pasada en Marruecos y afirmó que por el momento se desconocen los autores de la masacre, “pese a que todo los indicios apuntan hacia el AQMI o algún que otro grupo afín a la red terrorista de Al Qaeda”. En cualquier caso, la ciudadanía marroquí “ha reafirmado su compromiso con la acción política pacífica y su rechazo al terrorismo”, sin ir más lejos en las celebraciones del Primero de Mayo, cuando los principales sindicatos “se sumaron a las demandas de reformas iniciadas por los jóvenes y una de las consignas más destacadas fue No al terrorismo, sí a las reformas”.

Sobre este asunto, el experto explicó que el triunfo de la revuelta tunecina “tuvo un indudable efecto de contagio en todo el mundo árabe, ya que desde un extremo al otro de su geografía, toda la ciudadanía árabe se ha hecho eco de las demandas de cambio político” y en este punto la sociedad palestina no ha sido una excepción.

Sin embargo, recalcó, “su particular situación de ocupación militar y división interna ha llevado a otro tipo de reivindicaciones”. En concreto, la más significativa fue la de exigir a sus principales fuerzas políticas, a los nacionalistas de Fatah y a los islamo-nacionalistas de Hamás, “que terminarán con su división, que sólo contribuía a socavar aún más, si cabe, la debilitada posición palestina frente a la ocupación israelí”.

Por ello, el acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamás supone, a su juicio, “un paso adelante en el fortalecimiento de la posición palestina que, cabe recordar, es el actor más débil en la ecuación del conflicto”. Así, “se puede considerar que dicho acuerdo ha sido fruto también de las revueltas árabes y de su mencionado eco en la sociedad palestina”.

En este punto, Abu-Tarbush hizo un llamamiento a la prudencia, porque “habrá que esperar que se materialice sobre el terreno con la formación de un gobierno de unidad nacional palestino y la convocatoria de elecciones legislativas y presidenciales dentro de un año”. No obstante, “es previsible que Israel haga todo lo posible por volver a dividir las filas palestinas como hizo en el pasado con el significativo apoyo estadounidense y la complicidad de algunos Estados miembros de la Unión Europea”.

“Estamos ante un nuevo escenario de la confrontación, dada la ofensiva diplomática palestina que solicitará el reconocimiento internacional del Estado palestino ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre. Washington es el principal aliado de Israel y Bruselas su principal socio comercial. Ambos gozan de la suficiente capacidad de poder y riqueza en las relaciones internacionales para que la emergencia de un Estado palestino independiente y soberano sea una realidad”, concluyó.
José Abu-Tarbush, angina
experto en la cuestión palestina, visit web
fue el encargado de presentar la película Zindeeq en la VII edición de la muestra de cine ‘El Mundo y los Derechos Humanos’, there
organizada por IPES Elkartea.

“El triunfo más importante de Bin Ladem fue provocar la reacción militarista estadounidense en el mundo árabe e islámico, ya que su lógica partía de atacar al enemigo lejano para derrotar al cercano, pues la intervención de EEUU propiciaría el radicalismo y, presumiblemente, permitiría a Al Qaeda granjearse apoyos sociales a su estrategia terrorista”. Así valora la muerte del líder terrorista a manos de EEUU José Abu-Tarbush, profesor de sociólogía en la Universidad de la Laguna, encargado de presentar en el festival de cine El Mundo y los Derechos Humanos la película Zindeeq del director Michel Khleifi.

El sociólogo José Abu-TarbushA juicio de este experto, de origen palestino, la muerte de Bin Laden supone “un descabezamiento parcial de la red terrorista que capitaneaba, pero sólo del núcleo central de Al Qaeda”, pues la red está integrada por otras organizaciones yihadistas afines como el AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámico). Osama Bin Laden, recalca, “era su original y principal financiador, aglutinador, propagandista y símbolo, pero su lugarteniente, Ayman Al-Zawahiri, está considerado como su verdadero estratega y de hecho, es previsible que Zawahiri asuma ahora el liderazgo vacante dejado por Osama”.

En este sentido, Abu-Tarbush no establece ningún vínculo entre las consecuencias que puedan provocar la muerte de Bin Laden y las revueltas árabes, “ya que éstas y su triunfo parcial (en Túnez y Egipto) son la mejor demostración de la apuesta de las sociedades civiles árabes por la acción política de carácter eminentemente pacífico”. En su opinión, “la única violencia es la que imponen las fuerzas de (in)seguridad gubernamentales, no la ciudadanía que ha salido a la calle para exigir la apertura de sus sistemas políticos, el respeto a los derechos humanos, las libertades civiles y, en definitiva, la democratización”.

José Abu-Tarbush, autor de libros como La cuestión palestina: identidad nacional y acción colectiva e Islam y comunidad islámica en Canarias: prejuicios y realidades, se refirió también al atentado de la semana pasada en Marruecos y afirmó que por el momento se desconocen los autores de la masacre, “pese a que todo los indicios apuntan hacia el AQMI o algún que otro grupo afín a la red terrorista de Al Qaeda”. En cualquier caso, la ciudadanía marroquí “ha reafirmado su compromiso con la acción política pacífica y su rechazo al terrorismo”, sin ir más lejos en las celebraciones del Primero de Mayo, cuando los principales sindicatos “se sumaron a las demandas de reformas iniciadas por los jóvenes y una de las consignas más destacadas fue No al terrorismo, sí a las reformas”.

Sobre este asunto, el experto explicó que el triunfo de la revuelta tunecina “tuvo un indudable efecto de contagio en todo el mundo árabe, ya que desde un extremo al otro de su geografía, toda la ciudadanía árabe se ha hecho eco de las demandas de cambio político” y en este punto la sociedad palestina no ha sido una excepción.

Sin embargo, recalcó, “su particular situación de ocupación militar y división interna ha llevado a otro tipo de reivindicaciones”. En concreto, la más significativa fue la de exigir a sus principales fuerzas políticas, a los nacionalistas de Fatah y a los islamo-nacionalistas de Hamás, “que terminarán con su división, que sólo contribuía a socavar aún más, si cabe, la debilitada posición palestina frente a la ocupación israelí”.

Por ello, el acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamás supone, a su juicio, “un paso adelante en el fortalecimiento de la posición palestina que, cabe recordar, es el actor más débil en la ecuación del conflicto”. Así, “se puede considerar que dicho acuerdo ha sido fruto también de las revueltas árabes y de su mencionado eco en la sociedad palestina”.

En este punto, Abu-Tarbush hizo un llamamiento a la prudencia, porque “habrá que esperar que se materialice sobre el terreno con la formación de un gobierno de unidad nacional palestino y la convocatoria de elecciones legislativas y presidenciales dentro de un año”. No obstante, “es previsible que Israel haga todo lo posible por volver a dividir las filas palestinas como hizo en el pasado con el significativo apoyo estadounidense y la complicidad de algunos Estados miembros de la Unión Europea”.

“Estamos ante un nuevo escenario de la confrontación, dada la ofensiva diplomática palestina que solicitará el reconocimiento internacional del Estado palestino ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre. Washington es el principal aliado de Israel y Bruselas su principal socio comercial. Ambos gozan de la suficiente capacidad de poder y riqueza en las relaciones internacionales para que la emergencia de un Estado palestino independiente y soberano sea una realidad”, concluyó.
José Abu-Tarbush, otolaryngologist
experto en la cuestión palestina, order
fue el encargado de presentar la película Zindeeq en la VII edición de la muestra de cine ‘El Mundo y los Derechos Humanos’, organizada por IPES Elkartea.

“El triunfo más importante de Bin Ladem fue provocar la reacción militarista estadounidense en el mundo árabe e islámico, ya que su lógica partía de atacar al enemigo lejano para derrotar al cercano, pues la intervención de EEUU propiciaría el radicalismo y, presumiblemente, permitiría a Al Qaeda granjearse apoyos sociales a su estrategia terrorista”. Así valora la muerte del líder terrorista a manos de EEUU José Abu-Tarbush, profesor de sociólogía en la Universidad de la Laguna, encargado de presentar en el festival de cine El Mundo y los Derechos Humanos la película Zindeeq del director Michel Khleifi.

El sociólogo José Abu-TarbushA juicio de este experto, de origen palestino, la muerte de Bin Laden supone “un descabezamiento parcial de la red terrorista que capitaneaba, pero sólo del núcleo central de Al Qaeda”, pues la red está integrada por otras organizaciones yihadistas afines como el AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámico). Osama Bin Laden, recalca, “era su original y principal financiador, aglutinador, propagandista y símbolo, pero su lugarteniente, Ayman Al-Zawahiri, está considerado como su verdadero estratega y de hecho, es previsible que Zawahiri asuma ahora el liderazgo vacante dejado por Osama”.

En este sentido, Abu-Tarbush no establece ningún vínculo entre las consecuencias que puedan provocar la muerte de Bin Laden y las revueltas árabes, “ya que éstas y su triunfo parcial (en Túnez y Egipto) son la mejor demostración de la apuesta de las sociedades civiles árabes por la acción política de carácter eminentemente pacífico”. En su opinión, “la única violencia es la que imponen las fuerzas de (in)seguridad gubernamentales, no la ciudadanía que ha salido a la calle para exigir la apertura de sus sistemas políticos, el respeto a los derechos humanos, las libertades civiles y, en definitiva, la democratización”.

José Abu-Tarbush, autor de libros como La cuestión palestina: identidad nacional y acción colectiva e Islam y comunidad islámica en Canarias: prejuicios y realidades, se refirió también al atentado de la semana pasada en Marruecos y afirmó que por el momento se desconocen los autores de la masacre, “pese a que todo los indicios apuntan hacia el AQMI o algún que otro grupo afín a la red terrorista de Al Qaeda”. En cualquier caso, la ciudadanía marroquí “ha reafirmado su compromiso con la acción política pacífica y su rechazo al terrorismo”, sin ir más lejos en las celebraciones del Primero de Mayo, cuando los principales sindicatos “se sumaron a las demandas de reformas iniciadas por los jóvenes y una de las consignas más destacadas fue No al terrorismo, sí a las reformas”.

Sobre este asunto, el experto explicó que el triunfo de la revuelta tunecina “tuvo un indudable efecto de contagio en todo el mundo árabe, ya que desde un extremo al otro de su geografía, toda la ciudadanía árabe se ha hecho eco de las demandas de cambio político” y en este punto la sociedad palestina no ha sido una excepción.

Sin embargo, recalcó, “su particular situación de ocupación militar y división interna ha llevado a otro tipo de reivindicaciones”. En concreto, la más significativa fue la de exigir a sus principales fuerzas políticas, a los nacionalistas de Fatah y a los islamo-nacionalistas de Hamás, “que terminarán con su división, que sólo contribuía a socavar aún más, si cabe, la debilitada posición palestina frente a la ocupación israelí”.

Por ello, el acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamás supone, a su juicio, “un paso adelante en el fortalecimiento de la posición palestina que, cabe recordar, es el actor más débil en la ecuación del conflicto”. Así, “se puede considerar que dicho acuerdo ha sido fruto también de las revueltas árabes y de su mencionado eco en la sociedad palestina”.

En este punto, Abu-Tarbush hizo un llamamiento a la prudencia, porque “habrá que esperar que se materialice sobre el terreno con la formación de un gobierno de unidad nacional palestino y la convocatoria de elecciones legislativas y presidenciales dentro de un año”. No obstante, “es previsible que Israel haga todo lo posible por volver a dividir las filas palestinas como hizo en el pasado con el significativo apoyo estadounidense y la complicidad de algunos Estados miembros de la Unión Europea”.

“Estamos ante un nuevo escenario de la confrontación, dada la ofensiva diplomática palestina que solicitará el reconocimiento internacional del Estado palestino ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre. Washington es el principal aliado de Israel y Bruselas su principal socio comercial. Ambos gozan de la suficiente capacidad de poder y riqueza en las relaciones internacionales para que la emergencia de un Estado palestino independiente y soberano sea una realidad”, concluyó.
José Abu-Tarbush, try
experto en la cuestión palestina, here
fue el encargado de presentar la película Zindeeq en la VII edición de la muestra de cine ‘El Mundo y los Derechos Humanos’, organizada por IPES Elkartea.

“El triunfo más importante de Bin Ladem fue provocar la reacción militarista estadounidense en el mundo árabe e islámico, ya que su lógica partía de atacar al enemigo lejano para derrotar al cercano, pues la intervención de EEUU propiciaría el radicalismo y, presumiblemente, permitiría a Al Qaeda granjearse apoyos sociales a su estrategia terrorista”. Así valora la muerte del líder terrorista a manos de EEUU José Abu-Tarbush, profesor de sociólogía en la Universidad de la Laguna, encargado de presentar en el festival de cine El Mundo y los Derechos Humanos la película Zindeeq del director Michel Khleifi.

El sociólogo José Abu-TarbushA juicio de este experto, de origen palestino, la muerte de Bin Laden supone “un descabezamiento parcial de la red terrorista que capitaneaba, pero sólo del núcleo central de Al Qaeda”, pues la red está integrada por otras organizaciones yihadistas afines como el AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámico). Osama Bin Laden, recalca, “era su original y principal financiador, aglutinador, propagandista y símbolo, pero su lugarteniente, Ayman Al-Zawahiri, está considerado como su verdadero estratega y de hecho, es previsible que Zawahiri asuma ahora el liderazgo vacante dejado por Osama”.

En este sentido, Abu-Tarbush no establece ningún vínculo entre las consecuencias que puedan provocar la muerte de Bin Laden y las revueltas árabes, “ya que éstas y su triunfo parcial (en Túnez y Egipto) son la mejor demostración de la apuesta de las sociedades civiles árabes por la acción política de carácter eminentemente pacífico”. En su opinión, “la única violencia es la que imponen las fuerzas de (in)seguridad gubernamentales, no la ciudadanía que ha salido a la calle para exigir la apertura de sus sistemas políticos, el respeto a los derechos humanos, las libertades civiles y, en definitiva, la democratización”.

José Abu-Tarbush, autor de libros como La cuestión palestina: identidad nacional y acción colectiva e Islam y comunidad islámica en Canarias: prejuicios y realidades, se refirió también al atentado de la semana pasada en Marruecos y afirmó que por el momento se desconocen los autores de la masacre, “pese a que todo los indicios apuntan hacia el AQMI o algún que otro grupo afín a la red terrorista de Al Qaeda”. En cualquier caso, la ciudadanía marroquí “ha reafirmado su compromiso con la acción política pacífica y su rechazo al terrorismo”, sin ir más lejos en las celebraciones del Primero de Mayo, cuando los principales sindicatos “se sumaron a las demandas de reformas iniciadas por los jóvenes y una de las consignas más destacadas fue No al terrorismo, sí a las reformas”.

Sobre este asunto, el experto explicó que el triunfo de la revuelta tunecina “tuvo un indudable efecto de contagio en todo el mundo árabe, ya que desde un extremo al otro de su geografía, toda la ciudadanía árabe se ha hecho eco de las demandas de cambio político” y en este punto la sociedad palestina no ha sido una excepción.

Sin embargo, recalcó, “su particular situación de ocupación militar y división interna ha llevado a otro tipo de reivindicaciones”. En concreto, la más significativa fue la de exigir a sus principales fuerzas políticas, a los nacionalistas de Fatah y a los islamo-nacionalistas de Hamás, “que terminarán con su división, que sólo contribuía a socavar aún más, si cabe, la debilitada posición palestina frente a la ocupación israelí”.

Por ello, el acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamás supone, a su juicio, “un paso adelante en el fortalecimiento de la posición palestina que, cabe recordar, es el actor más débil en la ecuación del conflicto”. Así, “se puede considerar que dicho acuerdo ha sido fruto también de las revueltas árabes y de su mencionado eco en la sociedad palestina”.

En este punto, Abu-Tarbush hizo un llamamiento a la prudencia, porque “habrá que esperar que se materialice sobre el terreno con la formación de un gobierno de unidad nacional palestino y la convocatoria de elecciones legislativas y presidenciales dentro de un año”. No obstante, “es previsible que Israel haga todo lo posible por volver a dividir las filas palestinas como hizo en el pasado con el significativo apoyo estadounidense y la complicidad de algunos Estados miembros de la Unión Europea”.

“Estamos ante un nuevo escenario de la confrontación, dada la ofensiva diplomática palestina que solicitará el reconocimiento internacional del Estado palestino ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre. Washington es el principal aliado de Israel y Bruselas su principal socio comercial. Ambos gozan de la suficiente capacidad de poder y riqueza en las relaciones internacionales para que la emergencia de un Estado palestino independiente y soberano sea una realidad”, concluyó.
El juego del Ma - Jiang

La Red Navarra de Estudios Chinos, doctor
proyecto liderado por la UPNA e IPES Elkartea, Gastritis
en colaboración con la Escuela Oficial de Idiomas, sovaldi sale
ha organizado el 13 de mayo un Taller de Ma Jiang con el objetivo tanto de difundir este juego fundamental en la cultura china como de preparar jugadores para el II Campeonato Navarro de Ma Jiang que se celebrará el próximo 4 de julio.

Hay toda una cultura sobre el Ma jiang (??). Es un juego de orígenes legendarios pero que, en realidad tal y como lo conocemos, se remonta al final de la China imperial y que se exportó a Occidente a partir de 1920.

El Ma Jiang es un juego de orígenes legendarios que se exportó a Occidente a partir de 1920

El Ma jiang (o Mahjong) es un juego de mesa de origen chino que tiene por objeto formar grupos de fichas, como escaleras de números consecutivos de un mismo palo o bien tres o cuatro fichas iguales. Aunque las reglas para jugar son casi siempre las mismas, existen diferentes variantes. Aquí se enseñarán las de Hong Kong que por su sencillez están al alcance de todos.

Profesoras: Song Yuping y Mónica Yu
¿Cuándo?: El 13 de mayo de 17,30 a 20,30 horas
¿Dónde?: En el aula 28 de la Escuela Oficial de Idiomas.
¿Cuánto cuesta?: Es gratis pero hay que inscribirse. Sólo hay 20 plazas.
Inscripciones en IPES ELKARTEA, C/ Tejería 28, bajo.
Más información: 948 213279 o en la web de la Red Navarra de Estudios Chinos.

Fotografía:El Ham

  • Actividades
  • Cine
  • Jornadas
  • Publicaciones

Imagen promocional de la VII Muestra de Cine

La memoria de Palestina, order el exilo y el desarraigo, los conflictos en África, la infancia colombiana, la ruptura de la convivencia en los Balcanes o la presencia activa de las mujeres en las movilizaciones árabes son algunos de los aspectos que abordará la VII Muestra de cine “El Mundo y los Derechos Humanos” que tendrá lugar del 2 al 6 de mayo en los Cines Golem Baiona de Pamplona, organizada por IPES, Amnistía Internacional y Golem. La Muestra cuenta con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la colaboración de Fundación Felipe Rinaldi, Ayuntamiento de Pamplona, Amal y Diario de Noticias.

La Muestra une la proyección en cines con la reflexión sobre los derechos humanos y la actualidad internacional desde la perspectiva de diferentes culturas

En ella se proyectarán dos estrenos de películas, que se verán por primera vez a nivel nacional, ZINDEEQ (Palestina/Reino Unido) de Michel Khleifi y STATE OF VIOLENCE (Sudáfrica/Francia) de Khalo Matabane, además de LOS COLORES DE LA MONTAÑA (Colombia) de Carlos César Arbeláez, CIRKUS COLUMBIA de Danis Tanovic Francia/Bosnia-Herzegovina y SÓLO SUEÑOS (Egipto/España) de Amal Ramsis. Una de las características diferenciales de la Muestra es que une la proyección en la sala de cine con la reflexión sobre los derechos humanos y la actualidad internacional desde la perspectiva de diferentes culturas.

Seguir leyendo

  • Actividades
  • Charla

Judith Torrea, <a href=traumatologist junto a Jaxinto G. Viniegra de Visualiza.info (iz.) y Javier Aisa de IPES (dcha.) en presentación de su libro "Juarez en la Sombra" en el salón de actos del C. M. Larraona. Foto: Fernando Lezáun / Visualiza.info” width=”540″ height=”250″ class=”alignnone size-full wp-image-686″ />

Alrededor de 200 personas escucharon y preguntaron a la periodista Judith Torrea sobre su trabajo en Ciudad Juárez el jueves 19 de abril en el C.M. Larraona. IPES Elkartea y Visualiza info organizaron la presentación del libro “Ciudad Juárez en la sombra. Crónica de una ciudad que se resiste a morir”. Judith Torrea, ed su autora, al hilo de la entrevista que le hicieron Javier Aisa y Jaxinto G. Viniegra, habló con firmeza y emoción de su pasión por esta ciudad de la frontera norte de México con EEUU.

Reveló algunas de las causas de la durísima violencia que tiene atrapada a la población, una de ellas la guerra abierta entre los clanes de la droga por el control del tráfico de estupefacientes. Un conflicto en el que también está implicado el gobierno mexicano.

Portada del libro 'Juárez en la sombra'

Corrupción política; trabajo esclavo en las maquiladoras; crímenes contra las mujeres, que ya alcanzan a otros sectores de la población; impunidad; prensa manipulada y sobornada… es decir, constantes violaciones de los derechos humanos componen el panorama que mostró esta periodista valiente, que concibe su labor como un compromiso ético y vital.

A pesar de las masacres, la desolación y el dolor que producen en las gentes de Juaritos, como ella nombra a su ciudad, reivindicó la esperanza en la resistencia de asociaciones y de hombres y mujeres que allí viven y no quieren dejar que muera Ciudad Juárez. Como dice el rap de los Batallones Femeninos que recitó Judith Torrea al final: “Y vengo luchando, rimando, sacando, pintando las penas con un aerosol… No nos rendiremos hasta que logremos sacar el veneno, haremos que brille el sol”

Fotografía:
Visualiza info / Fernando Lezaun | CC/By-Sa

¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Con la financiación de

  • Gobierno de Navarra
  • Ayuntamiento de Pamplona