La X Muestra de Cine analiza el contexto de violación de derechos en Malí

17 nov

Timbuktu

La cuarta jornada de la X Muestra de Cine y DDHH de Pamplona nos trasladó de nuevo a África, visit web esta vez para analizar cómo los fundamentalismos atentan contra los derechos, this con la película ‘Timbuktu’. El antropólogo Alberto Lo?pez Bargados se ocupó en esta ocasión de aportar el contexto necesario para comprender mejor el filme.

En medio de una enorme inestabilidad fruto de la rebelión tuareg de 2012 en el noroeste de Malí (en una gran región llamada Azawad), un conglomerado de grupos diversos (MNLA, Ansar Dine, Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental) ocupan el área de la mítica ciudad de Tombuctú. El establecimiento de la sharia o ley islámica en la región empieza a imponer férreas normas de conducta a sus habitantes.

A la prohibición de la música, jugar al fútbol, fumar o que las mujeres tengan las manos visibles, se suman sentencias de detención, azotes y hasta lapidaciones, que poco a poco van minando la moral de residentes de la ciudad. Con unas imágenes de gran belleza y una música fascinante, el contraste entre la aparente apacible vida previa y las imposiciones de los recién llegados es intenso.

Las personas de Tombuctú, hastiadas por la situación, acaban revelándose con pequeños actos de desobediencia individuales, siendo conscientes de lo qué se juegan por ello.

Alberto López Bargados en la X Muestra

Sin embargo, Alberto López Bargados matiza que esto es una “visión maniquea” del escenario, ya que se transmite que “ese yihadismo, ese Islam fanatizado, viene del exterior, no está allí”. Sin embargo, el antropólogo defiende que esto “no es cierto: Tombuctú ha sido prácticamente desde el siglo XIII un centro de producción de discurso islámico que ha irradiado para todo el África Occidental y la UMA. Esta ideología yihadista o salafista, que es verdad que está financiada por Qatar y Arabia Saudí, está presente en ese territorio desde los años 40 –y con seguridad los años 50– del siglo XX. Para un número muy importante de personas que viven en la región de Tombuctú, la imposición de la sharia en su vida cotidiana no constituyó una novedad especialmente importante con respecto a los mecanismos con los que regulaban las relaciones interpersonales con anterioridad a la llegada del yihadismo. En materia civil la sharia estaba plenamente operativa cotidianamente en esas zonas.”

El antropólogo de la Universidad de Barcelona busca con su explicación dejar claro que “este esquema cómodo de separar un Islam bueno de un Islam malo es el que ha justificado la intervención militar francesa sobre este territorio” en el cual el país galo tiene grandes “intereses geoestratégicos: las minas de Uranio de Niger, muy cerca de la frontera de Malí y que abastecen en un 80% a las centrales nucleares que tiene Francia”. Y recuerda que estas simplificaciones ya se han hecho en otras intervenciones como Irak o Afganistán.

La realidad siempre es mucho más compleja: “El Islam no es únicamente una práctica religiosa sino que también es una opción política que se tiene que declinar en términos geoestratégicos. La escena geoestratégica global del Islam” la controlan tres o cuatro “superpotencias islámicas: Qatar, Arabia Saudí, Irán y –y añadiría Turquía– compiten por imponer su propio criterio doctrinal, que es una forma de imponer sus propios intereses políticos y geoestratégicos. Toda la UMA asiste a una especie de guerra fría donde los verdaderos contendientes no entran físicamente en conflicto, pero lo que hacen es financiar –como hizo EEUU y la URSS durante la Guerra Fría– milicias terceras para que luchen en defensa de sus intereses. Todo eso ahí está presente.”

Aunque el escenario es mucho más diverso y complicado de la visión aparentemente simplista que transmite el filme, lo cierto es que –de cualquier manera– (sea por causas religiosas, políticas o simples tradiciones), una vez más asistimos a la realidad de la violación de derechos de las personas que viven en aquellas regiones en las que se juegan todo tipo de intereses variados.

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional
¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Con la financiación de

  • Gobierno de Navarra
  • Ayuntamiento de Pamplona