Cinco escenarios africanos cierran la X Muestra de Cine y DDHH

17 nov

Carlos Caro, <a href=this web Luis Arellano y A? ngeles Mun?iz Cacho?n” width=”540″ height=”340″ class=”aligncenter size-full wp-image-2541″ />

Por segundo año presentes en la Muestra, y en esta ocasión como organizadores, la plataforma Nosolofilms cerró una semana de cine mostrándonos varios escenarios de África a través de cuatro cortometrajes (‘Baadaye’, ‘Lake Victoria Children’, ‘Un día de Campo’ y ‘Punishment Island’) que buscan en última instancia conseguir financiación para ayudar a sus protagonistas. A ello se sumó el documental ‘Mama Adèle’ producido por la asturiana Fundación El Pájaro Azul. Para comentar todos los cortos se contó con la presencia de las tres personas encargadas de la dirección: Carlos Caro, Luis Arellano y Ángeles Mun?oz Cacho?n.

En su primer vistazo a África, ‘Baadaye’ retoma un tema que ya interesó a Luis Arellano en las propuestas presentadas en la IX Muestra: la discriminación a las personas albinas en África. Si en 2013 la protagonista era Joyce Matthew, una mujer de Kenia, en esta ocasión Nosolofilms viaja a la Isla Ukerewe, donde se da una mayor concentración de personas con albinismo, dado que en su niñez muchas fueron abandonadas en aquel lugar por sus familias.

En los últimos años, las personas albinas han sufrido numerosas matanzas y son objeto de superstición y rechazo. La cosa llega al punto de que nadie compartirá jabón ni tomará una bebida en una taza que previamente haya sido usada por alguien con albinismo. De hecho, la mayoría han de comer aparte. “La creencia general es que no somos personas productivas y vivimos estigmatizadas”, dice uno de los protagonistas.

Protagonistas del documental Baadaye

En esta isla se encuentra una de las sedes de la Tanzania Albinism Society (TAS), donde se trabaja para lograr que estas personas desarrollen proyectos que generen ingresos, dado que por el rechazo no son pocas las trabas que encuentran para desempeñar un trabajo.

Luis Arellano indica que, gracias a la proyección y difusión del documental sobre albinismo del año pasado, “conseguimos 4.000€ y Joyce ya tiene casa, los niños están escolarizados y poquito a poco le hemos resuelto un poco la situación”.

La segunda historia de Nosolofilms nos muestra la actividad de otra organización sin ánimo de lucro: la Lake Victoria Children (LVC) que acoge niños huérfanos cuyos padres han fallecido de sida. LVC treabaja en la integración a través de la convivencia diaria en grupo realizando distintas actividades.

El tercer cortometraje, premio al mejor documental en el último certamen del Notodofilmfest, mezcla de una manera muy inteligente la narración del día a día de la vida de un niño de Madrid con la dura realidad a la que se enfrentan muchos niños y niñas de Uganda trabajando en canteras como la de Kabale.

La última propuesta de Nosolofilms nos acerca a la escalofriante ‘Isla del castigo’ en el Lago Bunyonyi de Uganda. Carlos Caro explica que hasta hace apenas 25 años “estuvo funcionando una forma de castigo a las mujeres adúlteras que se quedaban embarazadas”, consistente en dejarlas abandonadas en una pequeña isla de apenas 30m² hasta que morían de hambre –por no saber nadar para poder escapar– o eran rescatadas por un hombre pobre que no les pagara una dote. Existen aún mujeres vivas que sobrevivieron a este cuento de terror. Esta pieza documental se puede ver en la web de LaCajaTonta.tv.

Punishment Island

Cerrando la X Muestra se presentó el cortometraje ‘Mama Adèle’ en el que se muestra la vida diaria de un grupo de mujeres de Kinsasa, la capital de la República Democrática del Congo. Haciendo frente a la inmensa pobreza que vive la población, una docena de mujeres colabora en proyectos comunes tejiendo o haciendo abalorios con los que poder sacar a sus familias adelante.

La directora, Ángeles Muñoz Cachón, relata que “Kinsasa es una ciudad con cerca de 10 millones de habitantes, pero sin infraestructuras. A mí me impresionaba que mirara para donde mirara, durante kilómetros, todo era miseria y pobreza. En muchos sitios no hay agua potable ni alcantarillado, ni luz eléctrica a ciertas horas”.

En palabras de Carlos Caro, “Congo puede ser el país más rico del mundo: todos llevamos un trozo de Congo en el bolsillo, pues el 80% de las reservas de coltán están en el Congo. Además, “tienen diamantes, tienen oro y ahora –lo peor que les podía pasar– han encontrado petróleo”. Pero esa inmensa riqueza natural no llega a la población: es un país maldito por su riqueza.

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional
¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Con la financiación de

  • Gobierno de Navarra
  • Ayuntamiento de Pamplona