MUJERES INDIGENAS EN LA GUAJIRA COLOMBIANA

13 feb

curso-crisis-politica

LA CRISIS POLÍTICA Y LAS CLAVES DE LA DESAFECCIÓN CIUDADANA ACTUAL

¿Qué está pasando?¿Es nuestra democracia de peor calidad que las europeas? ¿Qué significó realmente la Transición? ¿Por qué la juventud ya no se siente representada? ¿El 15M puede generar alguna alternativa factible a lo que hay? ¿Somos un país más corrupto que la media? ¿Es la Justicia independiente? ¿Sigue habiendo derechas e izquierdas? ¿Qué pasa en Cataluña? ¿Qué es el federalismo?¿Se ha de reformar la Constitución?

Las noticias con las que nos bombardean los telediarios y la prensa parecen aturdirnos, link y necesitamos un marco teórico – conceptos, términos, un conocimiento algo más profundo – en el que encajar todos los datos que se nos arrojan y todos los interrogantes que se nos suscitan. Eso es lo que persigue el curso “LA CRISIS DELA POLÍTICA”: ofrecer desde una perspectiva clara y crítica las claves fundamentales para entender qué es lo que está pasando, qué es lo que probablemente ocurrirá en el futuro y qué es lo que podemos hacer al respecto.

Programa

1. ¿Estamos correctamente representados? El sistema electoral español. Voto desigual, injusticias representativas, listas cerradas… ¿Por qué no se cambia?

2. ¿Qué instituciones tenemos? Separación de poderes, Autonomías, Monarquía… ¿Quién manda realmente?

3. ¿Justicia independiente y eficaz? La elección de los jueces. El papel de la fiscalía. El caso de la Infanta… ¿somos iguales ante la ley?

4. Corrupción. ¿Institucional o cultural? ¿Somos un país especialmente corrupto? Soluciones institucionales.

5. Partidos políticos y financiación. Sueldos de de la clase política. ¿Hay demasiados representantes políticos en el estado español? Dicen que cobran poco, ¿es cierto?

6. Los Lobbies. Grupos de presión que acaban sustituyendo al legislador. ¿Cuántos son? ¿Qué poder tienen? ¿A quién representan?

7. Teoría de la Democracia. Democracia representativa, deliberativa y participativa. ¿Existen países con modelos democráticos diferentes al nuestro?

8. La Transición y el 15M. ¿Es la Transición el origen de todo esto? ¿Qué supuso realmente? ¿Qué alternativas existen, se puede hacer algo?

9. Estado, Nación, Independentismo, Federalismo, Autonomismo… ¿Qué son? ¿Qué implicaciones tienen? ¿Es España una nación? ¿Sirve para algo el Senado?

10. La política espectáculo en la era de la Post-soberanía y la globalización. ¿Tienen sentido hoy las categorías políticas del siglo XIX? ¿Significa algo la política, más allá de la lucha por el poder?

Método

Clases participativas, con entrega y lectura de artículos y textos, power-points, vídeos, etc.  Exposición clara y rigurosa y debate abierto. Se persigue la participación del alumnado y la puesta en común de sus interrogantes y opiniones.

Impartido por

Jorge Urdánoz Ganuza. Profesor de Filosofía del Derecho en la UPNA y del Master de Derechos Humanos de la Universidad Oberta de Cataluña. Ha sido asesor de la Vicepresidencia del Gobierno y Parlamentario autonómico navarro (puesto del que dimitió a los cuatro meses). Colaborador habitual de EL PAÍS, EL CORREO, EL DIARIO.ES y de los dos diarios principales de Navarra. Acaba de publicar “Veinte destellos de Ilustración electoral (y una página web desesperada)”, un ensayo sobre el desastroso modelo representativo que padecemos en España.

Información del curso:

Duración: 10 sesiones. 20 horas. Del 26 de Febrero al 14 de Mayo

Horario: Miércoles de 18.30 a 20.30 h.

Lugar: Sede IPES ELKARTEA ( C/ Tejería 28, bajo. Pamplona)

Precio: 80 € personas con trabajo regular y 60 € personas desempleadas, estudiantes y pensionistas.

Inscríbete en:

IPES Elkartea
C/ Tejería 28 bajo 31001 Pamplona
Inscríbete en el teléfono 948213279 (mañanas) / 948225991 (tardes), o por email a la siguiente dirección ipes@ipesnavarra.org

Celebrado el tercer módulo de formación de la Escuela de mujeres indígenas en derechos de las mujeres, website like this
derechos de los pueblos indígenas y mecanismos internacionales de protección de los derechos humanos
, ask actividad enmarcada en el proyecto de cooperación compartido entre IPES Elkartea y Fuerza de Mujeres Wayuu en la Guajira (Colombia) y financiado por Unión Europea.

Wayuu-asistentes

Nuevamente he tenido el placer de compartir experiencias y trabajo con las mujeres de la Fuerza de Mujeres Wayuu, gracias al trabajo que desde IPES ELKARTEA realizan con ellas en el marco de un proyecto financiado por la UE.  En esta ocasión con motivo del 3 módulo de la escuela ¨Mujeres indígenas y otras formas de sabiduría¨. Un espacio cargado de fuerza con un grupo de mujeres llegadas de diferentes partes del caribe Colombiano llenas de experiencias e historias impresionantes.  Y como siempre la experiencia resulta tremendamente enriquecedora al poder aportar un granito de arena en un proceso de autoorganización y fortalecimiento de mujeres indígenas colombianas súper interesante.

Las mujeres indígenas de ese País llamado Colombia atesoran una larga lista de violaciones de sus derechos difícilmente igualables. Al machismo tradicional de unas sociedades muy cerradas se suman la violencia de género, y un sinfín de barbaridades que han sufrido en primera persona como consecuencia del conflicto armado colombiano. Este conflicto sigue siendo especialmente duro contra los pueblos indígenas y muy especialmente contra las mujeres indígenas que siempre se llevan la peor parte. A pesar de las negociaciones de paz que se están celebrando en Cuba, durante los últimos meses los asesinatos de dirigentes indígenas por actores del conflicto no han parado. No interesa hablar mucho de ello, pero la realidad y las estadísticas están ahí. Y las agresiones contra mujeres indígenas tampoco han cesado. Los datos siguen estando ahí, aunque siga sin interesar que estos datos se conozcan.

A pesar de tanta violencia, impunidad y discriminación, incluso de sus propias comunidades y pueblos,  estas mujeres de la escuela no renuncian a su determinación de vivir con dignidad y de dejar a sus hijos e hijas una sociedad menos agresiva contra las mujeres. Su alegría y capacidad para superar adversidades durísimas llama la atención de alguien que viene de Europa y que está acostumbrado a ver estas cosas en las películas más que en la vida real.

Las mujeres indígenas están reclamando su espacio en el panorama político nacional y exigen ser parte de los procesos de negociación. Organizaciones como la fuerza de mujeres wayuu son un ejemplo impresionante de la determinación y capacidad que tienen las mujeres para superarse en las peores condiciones.  Lo están haciendo en condiciones muy duras, asumiendo precios altos en lo personal y en lo profesional. Pero convencidas de que alguien debe llamar a las cosas por su nombre y exigir que se produzcan los cambios necesarios para que el bendito desarrollo llegue por fin a esta parte del mundo. Alguien debe denunciar que en los últimos meses alrededor de 19 niños han muerto en la Guajira por hambre, que la frontera venezolana se encuentra totalmente militarizada y las mujeres Wayuu se llevan la peor parte (detenciones arbitrarias por llevar comida, abusos sexuales como condición para pasar la frontera, violencia…)., que las empresas extractivas de minería e hidrocarburos que operan en la región campan a su antojo sin la menor preocupación por los daños que han causado, y que la pobreza, como siempre, afecta a los de siempre: a las comunidades indígenas, en este caso del pueblo Wayuu, y muy especialmente a las mujeres wayuu.

Mientras todo esto pasa Colombia se prepara para una nueva cita electoral el próximo mes de marzo, a la vez que vive entusiasmada sus negociaciones de Paz con una guerrilla desgastada y desprestigiada con grandes incógnitas por resolver al tiempo que avanzan las negociaciones. La desarticulación de los grupos paramilitares no ha terminado de funcionar. Los que se desmovilizaron y cumplieron penas de cárcel ya están en la calle con el único oficio conocido de la violencia y la extorsión que implantan como ley callejera allá donde se juntan más de dos de estos angelitos. Y los que no se desmovilizaron siguen parapetados en regiones estratégicas controlando suculentos negocios ilícitos y utilizando a la población civil como escudos de sus actividades. La violencia del narcotráfico se mantiene con una intensidad alarmante más allá de los ¨ planes Colombia¨ y de las actividades de la inteligencia militar de unos y de otros (aquellos que son juez y parte del mundo). La violencia contra dirigentes sindicales, campesinos e indígenas recupera el triste esplendor de tiempos pasados, cebándose como antaño con el pueblo Nasa y la determinación de sus dirigentes, decididos a no permitir que los excombatientes guerrilleros transformados en agricultores invadan sus territorios y les expulsen con el único argumento de la violencia. Y, por supuesto, la violencia política, vuelve a escena cuando la Unión Patriota (la famosa UP) ha regresado del exilio al que fue condenado después del asesinato de más de 300 de sus dirigentes políticos a mediados de los 90 cuando las FARC ya intentaron dejar las armas y entrar en la vida política. Vuelve a escena, una vez más, contra los candidatos electorales de la UP a cuyas cabezas ya se ha puesto precio y cuyas oficinas centrales ya han sido allanadas por personas vestidas de policías. Nuevamente las elecciones de este año no se libran de la violencia y  de los señalamientos hacia los que amenazan con intentar desestabilizar los poderes ocultos de los negocios ilícitos.

En medio de semejante ¨quilombo¨ los pueblos indígenas y sus mujeres sigue exigiendo respeto y cumplimiento del derecho. El espacio de fortalecimiento de mujeres indígenas de la escuela de mujeres y otras formas de sabiduría o la red seimakan de mujeres indígenas  y afrodescendientes del caribe colombiano son ejemplos positivos de lo que la determinación de un grupo de mujeres puede lograr. El informe sombra presentado ante la CEDAW por diversas organizaciones de mujeres indígenas del País en octubre de 2013 ofrece una hoja de ruta importante para mejorar los derecho de las mujeres indígenas. El nuevo partido político MAIS, surgido desde el movimiento indígena y con el apoyo unánime de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) representan una esperanza interesante a tantas y tantas organizaciones y comunidades invisibilizadas, excluidas del desarrollo nacional y secuestradas por la diversidad de actores armados. Y las mujeres indígenas ahí siguen tejiendo espacios para conseguir una vida mejor, llevando sus hijos a cuestas de un lado al otro del País para participar en reuniones y generar alianzas, soportando las críticas internas y externas por ¨descuidar¨ su labores como mujeres y demostrando una vez más que sin ellas el movimiento indígena difícilmente podrá avanzar. Si se consiguen los cambios que este País necesita, será en gran medida gracias al sacrificio de tantas y tantas mujeres.

Mikel Berraondo. Area Internacional IPES Elkartea.

 

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional
¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Con la financiación de

  • Gobierno de Navarra
  • Ayuntamiento de Pamplona