Islamistas, plaza Tahrir

6 dic

Logotipo del 25 aniversario de la BibliotecaLa Biblioteca de Mujeres de IPES ve peligrar su continuidad y futuro como consecuencia de la política de recortes del Gobierno de Navarra. Pedimos vuestro apoyo para que esto no suceda. No dejes que la Biblioteca cierre sus puertas. ¡Actúa!

Actúa ahora


Tu nombre
Tu apellido
Tu correo-e
Cód. Postal





Desde que llegué a Costa Rica y tras recorrer Panamá, recipe
Nicaragua y Honduras miestras realizaba el diagnostico sobre los Centros de Documentación he visto la actividad frenetica de los grupos feministas ante la celebración del 25 N , doctor
Dia Internacional contra la Violencia machista.
El CIEM y CEFEMINA en Costa Rica. La Corriente, Puntos de Encuentro, La colectiva 8 de Marzo, la Colectiva de Mujeres de Masaya, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, Las Venancias, CISAS, en Nicaragua. El IMUP en Panamá. CEM-H, CDM y las Chonas en Honduras.
Mujeres activistas, mujeres feministas en países donde el femicidio es brutal. En Honduras asesinan a una mujer al dia.
Feministas en Resistencia, Redes de mujeres contra la violencia…son muchos los esfuerzos, las propuestas y las actividades contra la violencia machista. Actividades politicas, marchas, teatro, telenovelas feministas, carteles…
Las he visto en las calles, en las plazas, en las organizaciones preparando la Marcha del 25, las pancartas, las siluetas de las asesinadas, las escalofriantes cifras para denunciar esta violencia infame que se mide con raseros diferentes a otras violencias. Activistas que imparten charlas, talleres en todos los rincones de estos bellos países a jóvenes, campesinas, mujeres de barriadas urbanas, cuerpos policiales, funcionari@s, y rebaten los datos oficiales del feminicidio con su propio recuento diario.
Mujeres pobres, campesinas, urbanas, estudiantes, jovenes y viejas, activistas históricas que han protagonizado la historia reciente de Centroamerica y jóvenes adolescentes que son el relevo para esta tarea.
Mañana en San Salvador marcharé junto a Las Dignas, Las Melidas, CEMUJER y otras muchas organizaciones a las que las crisis y los recortes no paralizan ya que llevan siglos instaladas en ellas y siguen creando alternativas y espacios para otro mundo mejor que SÍ ES POSIBLE.

Silvia Fernández Viguera

Tegucigalpa 24 de Noviembre de 2011
Desde que llegué a Costa Rica y tras recorrer Panamá, sales
Nicaragua y Honduras miestras realizaba el diagnostico sobre los Centros de Documentación he visto la actividad frenetica de los grupos feministas ante la celebración del 25 N , Dia Internacional contra la Violencia machista.
El CIEM y CEFEMINA en Costa Rica. La Corriente, Puntos de Encuentro, La colectiva 8 de Marzo, la Colectiva de Mujeres de Masaya, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, Las Venancias, CISAS, en Nicaragua. El IMUP en Panamá. CEM-H, CDM y las Chonas en Honduras.
Mujeres activistas, mujeres feministas en países donde el femicidio es brutal. En Honduras asesinan a una mujer al dia.
Feministas en Resistencia, Redes de mujeres contra la violencia…son muchos los esfuerzos, las propuestas y las actividades contra la violencia machista. Actividades politicas, marchas, teatro, telenovelas feministas, carteles…
Las he visto en las calles, en las plazas, en las organizaciones preparando la Marcha del 25, las pancartas, las siluetas de las asesinadas, las escalofriantes cifras para denunciar esta violencia infame que se mide con raseros diferentes a otras violencias. Activistas que imparten charlas, talleres en todos los rincones de estos bellos países a jóvenes, campesinas, mujeres de barriadas urbanas, cuerpos policiales, funcionari@s, y rebaten los datos oficiales del feminicidio con su propio recuento diario.
Mujeres pobres, campesinas, urbanas, estudiantes, jovenes y viejas, activistas históricas que han protagonizado la historia reciente de Centroamerica y jóvenes adolescentes que son el relevo para esta tarea.
Mañana en San Salvador marcharé junto a Las Dignas, Las Melidas, CEMUJER y otras muchas organizaciones a las que las crisis y los recortes no paralizan ya que llevan siglos instaladas en ellas y siguen creando alternativas y espacios para otro mundo mejor que SÍ ES POSIBLE.

Silvia Fernández Viguera

Tegucigalpa 24 de Noviembre de 2011
Egyptian Anonymous

La transición en Egipto y su futuro se disputa a la vez en esta plaza de El Cairo; los cuartos de banderas y las mezquitas.

Los Hermanos Musulmanes son la principal fuerza del país más importante del mundo árabe. Por varios motivos: fueron reprimidos con dureza por todos los regímenes anteriores. Pero sobre todo su popularidad se deriva de la enorme labor social en favor de las personas más desfavorecidas, mind
allí donde el Estado se desentiende: educación, information pills
salud, ayudas económicas, asistencia jurídica. No obstante, en otras ocasiones también han mantenido ciertos acuerdos con los dictadores (Sadat, el mismo Mubarak) para conseguir espacio político e influir en algunas leyes que afectan a la moral y las costumbres. Sucedió en 2005 cuando, en candidaturas independientes, obtuvieron 88 escaños, una quinta parte del Parlamento.

Los Hermanos Musulmanes subrayan que el “islam es la solución”. Por ahora, no proponen un proyecto de poder estatal, sino un camino de piedad, ética personal y comunitaria y de solidaridad social como valores del islam.

El movimiento islamista considera que el islam es el núcleo de la acción política. Realizó una demostración de fuerza en una gran manifestación hace unos días. Es evidente que la Hermandad y su brazo político, el partido Justicia y Libertad (una coalición de doce grupos, incluidos liberales, nacionalistas, centristas…), va a obtener buena parte de los escaños en el largo proceso electoral que durará hasta más allá de enero. Además, los HHMM se benefician de que el resto de partidos desconfían unos de otros. Su actuación en esta nueva revuelta intenta cubrir todos los frentes para que la agitación no provoque el aplazamiento electoral y ellos pierdan sus bazas. Por un lado, se hacen notar con fuerza en las calles y censuran la represión sangrienta dirigida por las fuerzas de seguridad, con la intención de no dejar que los “barbudos” extremistas – más activos en las algaradas – consigan nuevos simpatizantes. Al mismo tiempo, manejan con habilidad y moderación sus relaciones con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para garantizar que son los protagonistas principales y decisivos del nuevo Egipto: en las leyes, la Cámara de diputados, la Constitución….

Forjados desde los años 20 en la protesta anticolonial contra los británicos y después, asimismo, frente a la oligarquía representada por el rey Faruk, los Hermanos Musulmanes fueron la base social de la revolución de los “Oficiales Libres” de 1952. Luego fueron masacrados por el régimen del “rais” Nasser. De esa persecución surgieron pensadores y grupos más radicales, ahora integrantes del salafismo yihadista.

Son cofradía religiosa, a la búsqueda de una profundización individual y social en la fe. Igualmente, actúan como organización política y movimiento social y cuentan con mucha presencia en las universidades, sindicatos y asociaciones profesionales y culturales. Los Hermanos Musulmanes subrayan que el “islam es la solución”. Por ahora, no proponen un proyecto de poder estatal, sino un camino de piedad ética personal y comunitaria y de solidaridad social como valores del islam.

Tahrir on Election Day

La división entre la “nueva vieja guardia” conservadora y los reformistas no es un secreto. Los primeros son proclives a maniobrar con los militares. Los sectores más jóvenes y las mujeres del movimiento son partidarios de la reforma y de la alianza con otras fuerzas opuestas al ejército. El protagonismo de los HHMM es imprescindible si se desea que la transición sea plenamente democrática, máxime en una sociedad mayoritariamente musulmana. Se mueven con prudencia para evitar que el Egipto del futuro quede aislado internacionalmente. En cualquier caso, su reto es repensar las relaciones entre religión y política.

Las Fuerzas Armadas dilapidan día tras día el respeto de la población, que logró a finales de enero cuando no disparó contra los manifestantes y ordenó el derrocamiento de Mubarak.

Las Fuerzas Armadas dilapidan día tras día el respeto de la población, que logró a finales de enero cuando no disparó contra los manifestantes y ordenó el derrocamiento de Mubarak. Estos días han utilizado las armas. Tienen un problema de identidad y de ambición. El mariscal Mohamed Hussein Tantawi, al frente del poder político y militar, proclama que el dilema es optar por la “revolución o el Estado”. El militarismo figura como elemento esencial de la formación de los Estados árabes, después del colonialismo, al comienzo de los años 50. Los altos oficiales egipcios consideran fundamental supervisar y tutelar el país. Es prácticamente su razón de ser: la seguridad y la regulación de las relaciones de poder con las fuerzas civiles. Como casta dirigente, encabezan numerosos negocios públicos y privados e intervienen directamente en los aparatos del Estado. El documento Selmi desvela la posibilidad de una Asamblea Constituyente, pero también el control de la Constitución por los militares. Pueden acabar como Nasser, que en 1954 derrocó al coronel Naguib, a quien apoyaban los islamistas. No han faltado las provocaciones de infiltrados en las protestas para que el ejército se presente como salvador del país frente al caos. Una salida como el golpe de Estado en Argelia en 1991 contra el Frente Islámico de Salvación y las libertades sería dramática. El momento hubiera sido durante las revueltas de enero y febrero de este año. Pero la relación de fuerzas con la sociedad civil no permitió esa posibilidad. Mubarak era un líder ya impresentable y la presión de la población era superior. Las fuerzas armadas optaron por eliminar al presidente para conservar el sistema.

Para evitar que la revolución democrática sea confiscada, es inevitable que la oposición deje a un lado sus enfrentamientos, ofrezca una alternativa unitaria y representativa y permanezca en las plazas.

Fotos: “Egyptian Anonymous” y “Tahrir on Election Day” por Gigi Ibrahim

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional
¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Con la financiación de

  • Gobierno de Navarra
  • Ayuntamiento de Pamplona