Las Jornadas ÁFRICA IMPRESCINDIBLE cumplen 10 años y extienden sus actividades a Tudela

13 oct

El curso 2009-2010 – 20 años cumplidos del inicio del Área Internacional de IPES en su versión actual – ha concluido con un buen balance: 69 actividades diferentes (cursos, nurse cine y debates, cialis 40mg
charlas, jornadas…) en las que han participado 8.474 personas e intervenido 73 personas como profesorado especializado. Al hilo de la actualidad, ha marcado el hilo conductor del año el protagonismo de los Derechos Humanos en varios escenarios mundiales (Palestina, Sahel, Irán, Colombia, Chechenia, Ciudad Juárez…), además de su relación con cuestiones globales(género, migraciones, cooperación, pobreza, islam, interculturalidad…)

Hemos llevado a cabo Jornadas propias sobre Afganistán, Europa del Este, Irán y Género y Migraciones. Y también hemos participado en la cita anual con otras ONG y colectivos para sensibilizar sobre África imprescindible, China y Colombia. Asimismo, presentamos en Pamplona el Curso de Acción Humanitaria, con el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) y La Caixa.

La Formación en Derechos Humanos a través del cine ha ampliado notablemente sus programas con talleres abiertos para el profesorado, escolares y el gran público; más la VI Muestra de Cine; sendas unidades didácticas y encuentros.

Igual ha sucedido con la tarea de extensión formativa y de difusión mediante el desarrollo del espacio web y de nuestra presencia en las redes sociales 2.0, que  se ha concretado en la edición de 23 boletines electrónicos; cerca de 1.750 amistades en Facebook y decenas de fotografías, grabaciones del “Minuto de realidad” y otras actualizaciones de contenidos.

Mención especial para el Seminario “Derechos Humanos y Cooperación: Una mirada crítica”, que reunió en enero a un grupo de personalidades expertas en este tema. Sus opiniones y debates han dado lugar a un libro de igual título y a su publicación online, junto al encuentro anterior sobre esta materia.

Hemos estado con nuestras actividades en Pamplona, pueblos de Navarra, y además en Madrid, Burgos, San Sebastián y Palma de Mallorca.

  • 21 cursos y talleres
  • 27 charlas
  • 17 películas
  • 2 conciertos
  • 2 Exposiciones
  • 4 jornadas con otras entidades: China, África, Colombia, Acción Humanitaria.
  • 4 jornadas IPES en solitario
  • Afganistán / Europa Este / Irán / Migraciones y género / VI Muestra de cine / 2 Unidades didácticas / 1 libro DDHH
  • 1 Seminario internacional
  • 23 boletines online

Mujeres indígenas en Panamá

La visualización de los Derechos Humanos en el mundo actual – o la observación del mundo desde esta óptica – nos lleva a diferentes abordajes que pueden dar interpretaciones distintas.

La realidad puede imponer un manto de pesimismo que nos lleven a concluir que los derechos humanos han caído en una profunda crisis, dosage que hacen imposible su realización. Secuestrados por la retórica de los discursos oficiales no van más allá de una verbalización políticamente correcta sin intención de aplicarlos a la realidad.

Declaraciones, pactos, instrumentos parecen haber perdido su eficacia como garantía del respeto y obligación de cumplimiento. Las agendas gubernamentales los acomodan a los intereses políticos y coyunturas más como herramienta interesada que como piedra angular en las relaciones intergubernamentales y el desarrollo interno de cada país.

Nuevos actores no gubernamentales intervienen en el protagonismo para incorporar o, en la mayor parte de los casos, ignorar los Derechos Humanos en su intervención. Empresas transnacionales, con un poder mayor que muchos Estados, grupos armados y todo un aparato ideológico articulado a través de los medios de comunicación y propaganda masivos.

Imagen en una pared: 'Otros mundos, otras mujeres'

La vigencia o no de los Derechos Humanos depende de amenazas concretas. A ellas se han venido sometiendo desde hace diez años, bien por la reacción que imponía la seguridad como valor absoluto enfrentada a derechos, bien por la existencia de un terrorismo internacional. Actualmente, son necesidades y obligaciones imprescindibles la degradación de valores asociados a los Derechos Humanos, la democracia como apelativo demagógico en vez de espacio de participación, confrontación y control, y la necesidad de responder al desarrollo y creación de nuevos grupos de derechos que la dialéctica de la historia siempre impulsó.

Estas premisas para un debate pueden trasladarse a temas concretos o espacios geopolíticos. Aquí expongo algunos que, si bien globales, inciden en áreas y preocupaciones concretas de IPES Elkartea.

Afrontar estos y otros temas desde la óptica de los derechos humanos implica tener en cuenta parámetros diferentes y enfocar nuestra mirada hacia lugares y sobre todo personas que muchas veces se difuminan en el análisis político o económico y también en el de la Cooperación al Desarrollo.

Las voces serán distintas y los resultados diferentes.

Mujeres y Derechos Humanos

En 1995, la cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer adopta la declaración y Plataforma de Acción de Beijing que confirma que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos.

Esta afirmación, lejos de ser plasmada en la realidad plantea un camino lleno de retos para los Derechos Humanos:

En lo político, el desarrollo de políticas públicas de protección y consecución de la igualdad de género. En lo social, la superación de la violencia contra las mujeres y la superación de estereotipos ofensivos y actitudes discriminatorias. En lo personal, la coherencia que implica incorporar la dimensión de género en nuestro modo de ver, entender y actuar individual y socialmente.

Dibujo sobre la pared: 'Mundos de mujeres, ¿pero sólo con papeles?'

Crisis y Derechos Económicos, Sociales, y Culturales (DESC)

En el año 2000 La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó los Objetivos de Desarrollo del Milenio a cumplir para el 2.015. A cinco años vista sabemos que no se cumplirán, y que la crisis económica se ha llevado por delante algunos avances dentro de estos ocho puntos.

Ante la crisis financiera los gobiernos e instituciones reaccionaron con rapidez aportando fondos millonarios a bancos y entidades financieras, Se ha hecho lo contrario con los Objetivos del Milenio, que tienen que ver con Derechos Humanos universales de millones de personas.

La necesidad de elevar a rango de obligación jurídica los DESC tiene un previo que implica la aceptación de estos, no como algo relegado a la bondad del Estado – según las circunstancia o la generosidad social o individual a través de la caridad ocasional o la responsabilidad de las ONG – sino la reivindicación de su cumplimiento estricto y la reacción ante su violación.

Conflictos y posconflictos

La ausencia de derechos tanto Civiles y Políticos como Económicos Sociales y Culturales son fuente de conflictos en el espacio de regímenes autoritarios o de democracias limitadas o formales. Devienen en violencias de distinto grado, y que a su vez son causa y efecto de nuevas violaciones de derechos. Las poblaciones que los sufren son a su vez protagonistas calladas, utilizadas retóricamente para justificar la existencia de la confrontación y deslegitimar al contrario.

La superación del conflicto hace necesaria la recuperación de derechos de estas mayorías, en las que las mujeres tienen un papel protagonista.

El fortalecimiento de la sociedad civil, la reconstrucción de la sociedad basada en derechos, la articulación democrática de la participación y la gobernabilidad a través de un Estado garantista y eficaz, son elementos de superación de los conflictos que debe tener en cuenta tres elementos en la resolución verdad, justicia y reparación.

Casa derruida en Sarajevo

Degradación medioambiental

Los límites que la naturaleza impone a un crecimiento ilimitado hacen que el dominio de las fuentes de recursos naturales sean elemento de confrontación y estrategia de acumulación y dominio.

Esto nos lleva a una distribución desigual que provoca la crisis alimentaria y de acceso a recursos necesarios para una vida digna a escala planetaria.

El medio ambiente también se manifiesta a través de desastres naturales o síntomas de una degradación que se manifiestan de manera más grave en sus consecuencias en las sociedades del Sur más desfavorecidas.

Se impone una valoración ética y moral desde los fundamentos básicos y universales de los Derechos Humanos. Conocer, comprender, interpretar y actuar son cuatro premisas para intervenir en la complejidad y a la vez en la urgencia que plantea el problema. Visibilizar a los sectores sociales que sufren las consecuencias de los conflicto es un elemento clave para abordar esta cuestión.

Pipa con el letrero en ingles 'First Aid'

Migraciones, xenofobia y racismo

Las sociedades empobrecidas y amenazadas han obligado a las personas que aún conservan la posibilidad de movilidad a buscar un horizonte de supervivencia en otras más desarrolladas, aun a riesgo de perder la vida.

El abandono de su espacio vital – cultura, relaciones de afecto y solidaridad, desarrollo personal y social – es la renuncia ante la incertidumbre de una sociedad de acogida que cada vez ve más como amenaza que como oportunidad un fenómeno, que por otra parte ha estado siempre presente en la historia y que nos hace a todos emigrantes en diverso grado.

Mujeres Mapuce

Diversidad Cultural versus poblaciones indígenas

Exterminación, asimilación o preservación son las opciones que se presentan a las culturas originarias que afrontan de otra forma su manera de ser, hacer y vivir.

Aunque exista un discurso respetuoso e incluso marcos legales que amparan sus derechos, la realidad es la existencia de múltiples amenazas cuando no una persecución cruel que aboca a comunidades enteras a la desaparición por exterminio.

¿Cómo afrontar esta realidad desde un Enfoque de Derechos Humanos que incluya intrínsecamente la visión de género, y un relativismo cultural que respete los mínimos irrenunciables de la dignidad humana?

Las concepciones etnocéntricas de los Derechos Humanos tendrían que ser tamizadas desde la visión de estos como producto cultural que permitan la universalización con respeto a la diferencia.
Mujeres indígenas en Panamá

La visualización de los Derechos Humanos en el mundo actual – o la observación del mundo desde esta óptica – nos lleva a diferentes abordajes que pueden dar interpretaciones distintas.

La realidad puede imponer un manto de pesimismo que nos lleven a concluir que los derechos humanos han caído en una profunda crisis, dosage que hacen imposible su realización. Secuestrados por la retórica de los discursos oficiales no van más allá de una verbalización políticamente correcta sin intención de aplicarlos a la realidad.

Declaraciones, pactos, instrumentos parecen haber perdido su eficacia como garantía del respeto y obligación de cumplimiento. Las agendas gubernamentales los acomodan a los intereses políticos y coyunturas más como herramienta interesada que como piedra angular en las relaciones intergubernamentales y el desarrollo interno de cada país.

Nuevos actores no gubernamentales intervienen en el protagonismo para incorporar o, en la mayor parte de los casos, ignorar los Derechos Humanos en su intervención. Empresas transnacionales, con un poder mayor que muchos Estados, grupos armados y todo un aparato ideológico articulado a través de los medios de comunicación y propaganda masivos.

Imagen en una pared: 'Otros mundos, otras mujeres'

La vigencia o no de los Derechos Humanos depende de amenazas concretas. A ellas se han venido sometiendo desde hace diez años, bien por la reacción que imponía la seguridad como valor absoluto enfrentada a derechos, bien por la existencia de un terrorismo internacional. Actualmente, son necesidades y obligaciones imprescindibles la degradación de valores asociados a los Derechos Humanos, la democracia como apelativo demagógico en vez de espacio de participación, confrontación y control, y la necesidad de responder al desarrollo y creación de nuevos grupos de derechos que la dialéctica de la historia siempre impulsó.

Estas premisas para un debate pueden trasladarse a temas concretos o espacios geopolíticos. Aquí expongo algunos que, si bien globales, inciden en áreas y preocupaciones concretas de IPES Elkartea.

Afrontar estos y otros temas desde la óptica de los derechos humanos implica tener en cuenta parámetros diferentes y enfocar nuestra mirada hacia lugares y sobre todo personas que muchas veces se difuminan en el análisis político o económico y también en el de la Cooperación al Desarrollo.

Las voces serán distintas y los resultados diferentes.

Mujeres y Derechos Humanos

En 1995, la cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer adopta la declaración y Plataforma de Acción de Beijing que confirma que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos.

Esta afirmación, lejos de ser plasmada en la realidad plantea un camino lleno de retos para los Derechos Humanos:

En lo político, el desarrollo de políticas públicas de protección y consecución de la igualdad de género. En lo social, la superación de la violencia contra las mujeres y la superación de estereotipos ofensivos y actitudes discriminatorias. En lo personal, la coherencia que implica incorporar la dimensión de género en nuestro modo de ver, entender y actuar individual y socialmente.

Dibujo sobre la pared: 'Mundos de mujeres, ¿pero sólo con papeles?'

Crisis y Derechos Económicos, Sociales, y Culturales (DESC)

En el año 2000 La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó los Objetivos de Desarrollo del Milenio a cumplir para el 2.015. A cinco años vista sabemos que no se cumplirán, y que la crisis económica se ha llevado por delante algunos avances dentro de estos ocho puntos.

Ante la crisis financiera los gobiernos e instituciones reaccionaron con rapidez aportando fondos millonarios a bancos y entidades financieras, Se ha hecho lo contrario con los Objetivos del Milenio, que tienen que ver con Derechos Humanos universales de millones de personas.

La necesidad de elevar a rango de obligación jurídica los DESC tiene un previo que implica la aceptación de estos, no como algo relegado a la bondad del Estado – según las circunstancia o la generosidad social o individual a través de la caridad ocasional o la responsabilidad de las ONG – sino la reivindicación de su cumplimiento estricto y la reacción ante su violación.

Conflictos y posconflictos

La ausencia de derechos tanto Civiles y Políticos como Económicos Sociales y Culturales son fuente de conflictos en el espacio de regímenes autoritarios o de democracias limitadas o formales. Devienen en violencias de distinto grado, y que a su vez son causa y efecto de nuevas violaciones de derechos. Las poblaciones que los sufren son a su vez protagonistas calladas, utilizadas retóricamente para justificar la existencia de la confrontación y deslegitimar al contrario.

La superación del conflicto hace necesaria la recuperación de derechos de estas mayorías, en las que las mujeres tienen un papel protagonista.

El fortalecimiento de la sociedad civil, la reconstrucción de la sociedad basada en derechos, la articulación democrática de la participación y la gobernabilidad a través de un Estado garantista y eficaz, son elementos de superación de los conflictos que debe tener en cuenta tres elementos en la resolución verdad, justicia y reparación.

Casa derruida en Sarajevo

Degradación medioambiental

Los límites que la naturaleza impone a un crecimiento ilimitado hacen que el dominio de las fuentes de recursos naturales sean elemento de confrontación y estrategia de acumulación y dominio.

Esto nos lleva a una distribución desigual que provoca la crisis alimentaria y de acceso a recursos necesarios para una vida digna a escala planetaria.

El medio ambiente también se manifiesta a través de desastres naturales o síntomas de una degradación que se manifiestan de manera más grave en sus consecuencias en las sociedades del Sur más desfavorecidas.

Se impone una valoración ética y moral desde los fundamentos básicos y universales de los Derechos Humanos. Conocer, comprender, interpretar y actuar son cuatro premisas para intervenir en la complejidad y a la vez en la urgencia que plantea el problema. Visibilizar a los sectores sociales que sufren las consecuencias de los conflicto es un elemento clave para abordar esta cuestión.

Pipa con el letrero en ingles 'First Aid'

Migraciones, xenofobia y racismo

Las sociedades empobrecidas y amenazadas han obligado a las personas que aún conservan la posibilidad de movilidad a buscar un horizonte de supervivencia en otras más desarrolladas, aun a riesgo de perder la vida.

El abandono de su espacio vital – cultura, relaciones de afecto y solidaridad, desarrollo personal y social – es la renuncia ante la incertidumbre de una sociedad de acogida que cada vez ve más como amenaza que como oportunidad un fenómeno, que por otra parte ha estado siempre presente en la historia y que nos hace a todos emigrantes en diverso grado.

Mujeres Mapuce

Diversidad Cultural versus poblaciones indígenas

Exterminación, asimilación o preservación son las opciones que se presentan a las culturas originarias que afrontan de otra forma su manera de ser, hacer y vivir.

Aunque exista un discurso respetuoso e incluso marcos legales que amparan sus derechos, la realidad es la existencia de múltiples amenazas cuando no una persecución cruel que aboca a comunidades enteras a la desaparición por exterminio.

¿Cómo afrontar esta realidad desde un Enfoque de Derechos Humanos que incluya intrínsecamente la visión de género, y un relativismo cultural que respete los mínimos irrenunciables de la dignidad humana?

Las concepciones etnocéntricas de los Derechos Humanos tendrían que ser tamizadas desde la visión de estos como producto cultural que permitan la universalización con respeto a la diferencia.
La visualización de los derechos humanos en el mundo actual – o la observación del mundo desde esta óptica – nos lleva a diferentes abordajes que pueden dar interpretaciones distintas.

La realidad puede imponer un manto de pesimismo que nos lleven a concluir que los derechos humanos han caído en una profunda crisis que hacen imposible su realización. Secuestrados por la retórica de los discursos oficiales no van más allá de una verbalización políticamente correcta sin intención de aplicarlos a la realidad.

Declaraciones, buy
pactos, herpes
instrumentos parecen haber perdido su eficacia como garantía del respeto y obligación de cumplimiento
. Las agendas gubernamentales los acomodan a los intereses políticos y coyunturas más como herramienta interesada que como piedra angular en las relaciones intergubernamentales y el desarrollo interno de cada país.

Nuevos actores no gubernamentales intervienen en el protagonismo para incorporar o, check
en la mayor parte de los casos, ignorar los derechos humanos en su intervención. Empresas transnacionales, con un poder mayor que muchos estados, grupos armados y todo un aparato ideológico articulado a través de los medios de comunicación y propaganda masivos.

La vigencia o no de los Derechos Humanos depende de amenazas concretas a las que se han venido sometiendo desde hace diez años, bien por la reacción que imponía la seguridad como valor absoluto enfrentada a derechos, bien por la existencia de un terrorismo internacional. La degradación de valores asociados a los Derechos Humanos, la democracia como apelativo demagógico en vez de espacio de participación, confrontación y control, y la necesidad de responder al desarrollo y creación de nuevos grupos de derechos que la dialéctica de la historia siempre impulsó, son necesidades y obligaciones que se presentan en la actualidad.

Estas premisas para un debate pueden trasladarse a temas concretos o espacios geopolíticos. Aquí expongo algunos que, si bien globales, inciden en áreas y preocupaciones concretas de IPES Elkartea.

Afrontar estos y otros temas desde la óptica de los derechos humanos implica tener en cuenta parámetros diferentes y enfocar nuestra mirada hacia lugares y sobre todo personas que muchas veces se difuminan en el análisis político o económico y también en el de la cooperación al desarrollo.

Las voces serán distintas y los resultados diferentes.

Mujer y derechos humanos

En 1995, la cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer adopta la declaración y Plataforma de Acción de Beijing que confirma que los derechos de la mujer son derechos humanos.

Esta afirmación, lejos de ser plasmada en la realidad plantea un camino lleno de retos para los Derechos Humanos:

En lo político, el desarrollo de políticas públicas de protección y consecución de la igualdad de género. En lo social, la superación de la violencia contra las mujeres y la superación de estereotipos ofensivos y actitudes discriminatorias. En lo personal, la coherencia que implica incorporar la dimensión de género en nuestro modo de ver, entender y actuar individual y socialmente.

Crisis y Derechos Económicos, Sociales, y Culturales (DESC)

En el año 2000 La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó los Objetivos de Desarrollo del Milenio a cumplir para el 2.015. A cinco años vista sabemos que no se cumplirán, y que la crisis económica se ha llevado por delante algunos avances dentro de estos ocho puntos.

Ante la crisis financiera los gobiernos e instituciones reaccionaron con rapidez aportando fondos millonarios a bancos y entidades financieras, todo lo contrario que se hizo con estos objetivos del milenio que tienen que ver con derechos humanos universales de millones de personas.

La necesidad de elevar a rango de obligación jurídica los DESC tiene un previo que implica la aceptación de estos, no como algo relegado a la bondad del estado según las circunstancia o la generosidad social o individual a través de la caridad ocasional o la responsabilidad de las ONG, sino la reivindicación de su cumplimiento estricto y la reacción ante su violación.

Conflictos y posconflictos

La ausencia de derechos tanto Civiles y Políticos como Económicos Sociales y Culturales son, en el espacio de regímenes autoritarios o de democracias limitadas o formales, fuente de conflictos. Devienen en violencias de distinto grado, y que a su vez son causa y efecto de nuevas violaciones derechos. Las poblaciones que los sufren son a su vez protagonistas callados y también de utilización retórica para justificar la existencia de la confrontación y deslegitimar al contrario.

La superación del conflicto hace necesaria la recuperación de derechos de estas mayorías, muchas veces silenciadas y siempre víctimas principales con un papel protagónico de las mujeres.

El fortalecimiento de la sociedad civil, la reconstrucción de la sociedad en base a derechos, articulación democrática de la participación y la gobernabilidad a través de un estado garantista y eficaz, son elementos de superación de los conflictos que debe tener en cuenta tres elementos en la resolución verdad, justicia y reparación.

Degradación medioambiental

Los límites que la naturaleza impone a un crecimiento ilimitado hacen que el dominio de las fuentes de recursos naturales sean elemento de confrontación y estrategia de acumulación y dominio.

Esto nos lleva a una distribución desigual que provoca la crisis alimentaria y de acceso a recursos necesarios para una vida digna a escala planetaria.

El medio ambiente también se manifiesta a través de desastres naturales o síntomas de una degradación que se manifiestan de manera más grave en sus consecuencias en las sociedades del Sur más desfavorecidas.

Se impone una valoración ética y moral desde los fundamentos básicos y universales de los Derechos Humanos. Conocer, Comprender, interpretar y actuar son cuatro premisas para intervenir en la complejidad y a la vez en la urgencia que plantea el problema. Visibilizar a los sectores sociales que sufren las consecuencias de los conflicto es un elemento clave para abordarlo.

Emigraciones, xenofobia y racismo

Las sociedades empobrecidas y amenazadas han obligado a las personas que aún conservan la posibilidad de movilidad a buscar un horizonte de supervivencia en otras más desarrolladas, aun a riesgo de perder la vida.

El abandono de su espacio vital – cultura, relaciones de afecto y solidaridad, desarrollo personal y social – es la renuncia ante la incertidumbre de una sociedad de acogida que cada vez ve más como amenaza que como oportunidad un fenómeno, que por otra parte ha estado siempre presente en la historia y que nos hace a todos emigrantes en diverso grado.

Diversidad Cultural versus poblaciones indígenas

Exterminación, asimilación o preservación son las opciones que se presentan a las culturas originarias que afrontan de otra forma su manera de ser, hacer y vivir.

Aunque exista un discurso respetuoso e incluso marcos legales que amparan sus derechos, la realidad es de múltiples amenazas cuando no una persecución cruel que aboca a comunidades enteras a la desaparición por exterminio.

¿Cómo afrontar esta realidad desde un Enfoque de Derechos Humanos que incluya intrínsecamente la visión de género, y un relativismo cultural que respete los mínimos irrenunciables de la dignidad humana?

Las concepciones etnocéntricas de los Derechos Humanos tendrían que ser tamizadas desde la visión de estos como producto cultural que permitan la universalización con respeto a la diferencia.
Mujeres indígenas en Panamá

La visualización de los Derechos Humanos en el mundo actual – o la observación del mundo desde esta óptica – nos lleva a diferentes abordajes que pueden dar interpretaciones distintas.

La realidad puede imponer un manto de pesimismo que nos lleven a concluir que los derechos humanos han caído en una profunda crisis, dosage que hacen imposible su realización. Secuestrados por la retórica de los discursos oficiales no van más allá de una verbalización políticamente correcta sin intención de aplicarlos a la realidad.

Declaraciones, pactos, instrumentos parecen haber perdido su eficacia como garantía del respeto y obligación de cumplimiento. Las agendas gubernamentales los acomodan a los intereses políticos y coyunturas más como herramienta interesada que como piedra angular en las relaciones intergubernamentales y el desarrollo interno de cada país.

Nuevos actores no gubernamentales intervienen en el protagonismo para incorporar o, en la mayor parte de los casos, ignorar los Derechos Humanos en su intervención. Empresas transnacionales, con un poder mayor que muchos Estados, grupos armados y todo un aparato ideológico articulado a través de los medios de comunicación y propaganda masivos.

Imagen en una pared: 'Otros mundos, otras mujeres'

La vigencia o no de los Derechos Humanos depende de amenazas concretas. A ellas se han venido sometiendo desde hace diez años, bien por la reacción que imponía la seguridad como valor absoluto enfrentada a derechos, bien por la existencia de un terrorismo internacional. Actualmente, son necesidades y obligaciones imprescindibles la degradación de valores asociados a los Derechos Humanos, la democracia como apelativo demagógico en vez de espacio de participación, confrontación y control, y la necesidad de responder al desarrollo y creación de nuevos grupos de derechos que la dialéctica de la historia siempre impulsó.

Estas premisas para un debate pueden trasladarse a temas concretos o espacios geopolíticos. Aquí expongo algunos que, si bien globales, inciden en áreas y preocupaciones concretas de IPES Elkartea.

Afrontar estos y otros temas desde la óptica de los derechos humanos implica tener en cuenta parámetros diferentes y enfocar nuestra mirada hacia lugares y sobre todo personas que muchas veces se difuminan en el análisis político o económico y también en el de la Cooperación al Desarrollo.

Las voces serán distintas y los resultados diferentes.

Mujeres y Derechos Humanos

En 1995, la cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer adopta la declaración y Plataforma de Acción de Beijing que confirma que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos.

Esta afirmación, lejos de ser plasmada en la realidad plantea un camino lleno de retos para los Derechos Humanos:

En lo político, el desarrollo de políticas públicas de protección y consecución de la igualdad de género. En lo social, la superación de la violencia contra las mujeres y la superación de estereotipos ofensivos y actitudes discriminatorias. En lo personal, la coherencia que implica incorporar la dimensión de género en nuestro modo de ver, entender y actuar individual y socialmente.

Dibujo sobre la pared: 'Mundos de mujeres, ¿pero sólo con papeles?'

Crisis y Derechos Económicos, Sociales, y Culturales (DESC)

En el año 2000 La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó los Objetivos de Desarrollo del Milenio a cumplir para el 2.015. A cinco años vista sabemos que no se cumplirán, y que la crisis económica se ha llevado por delante algunos avances dentro de estos ocho puntos.

Ante la crisis financiera los gobiernos e instituciones reaccionaron con rapidez aportando fondos millonarios a bancos y entidades financieras, Se ha hecho lo contrario con los Objetivos del Milenio, que tienen que ver con Derechos Humanos universales de millones de personas.

La necesidad de elevar a rango de obligación jurídica los DESC tiene un previo que implica la aceptación de estos, no como algo relegado a la bondad del Estado – según las circunstancia o la generosidad social o individual a través de la caridad ocasional o la responsabilidad de las ONG – sino la reivindicación de su cumplimiento estricto y la reacción ante su violación.

Conflictos y posconflictos

La ausencia de derechos tanto Civiles y Políticos como Económicos Sociales y Culturales son fuente de conflictos en el espacio de regímenes autoritarios o de democracias limitadas o formales. Devienen en violencias de distinto grado, y que a su vez son causa y efecto de nuevas violaciones de derechos. Las poblaciones que los sufren son a su vez protagonistas calladas, utilizadas retóricamente para justificar la existencia de la confrontación y deslegitimar al contrario.

La superación del conflicto hace necesaria la recuperación de derechos de estas mayorías, en las que las mujeres tienen un papel protagonista.

El fortalecimiento de la sociedad civil, la reconstrucción de la sociedad basada en derechos, la articulación democrática de la participación y la gobernabilidad a través de un Estado garantista y eficaz, son elementos de superación de los conflictos que debe tener en cuenta tres elementos en la resolución verdad, justicia y reparación.

Casa derruida en Sarajevo

Degradación medioambiental

Los límites que la naturaleza impone a un crecimiento ilimitado hacen que el dominio de las fuentes de recursos naturales sean elemento de confrontación y estrategia de acumulación y dominio.

Esto nos lleva a una distribución desigual que provoca la crisis alimentaria y de acceso a recursos necesarios para una vida digna a escala planetaria.

El medio ambiente también se manifiesta a través de desastres naturales o síntomas de una degradación que se manifiestan de manera más grave en sus consecuencias en las sociedades del Sur más desfavorecidas.

Se impone una valoración ética y moral desde los fundamentos básicos y universales de los Derechos Humanos. Conocer, comprender, interpretar y actuar son cuatro premisas para intervenir en la complejidad y a la vez en la urgencia que plantea el problema. Visibilizar a los sectores sociales que sufren las consecuencias de los conflicto es un elemento clave para abordar esta cuestión.

Pipa con el letrero en ingles 'First Aid'

Migraciones, xenofobia y racismo

Las sociedades empobrecidas y amenazadas han obligado a las personas que aún conservan la posibilidad de movilidad a buscar un horizonte de supervivencia en otras más desarrolladas, aun a riesgo de perder la vida.

El abandono de su espacio vital – cultura, relaciones de afecto y solidaridad, desarrollo personal y social – es la renuncia ante la incertidumbre de una sociedad de acogida que cada vez ve más como amenaza que como oportunidad un fenómeno, que por otra parte ha estado siempre presente en la historia y que nos hace a todos emigrantes en diverso grado.

Mujeres Mapuce

Diversidad Cultural versus poblaciones indígenas

Exterminación, asimilación o preservación son las opciones que se presentan a las culturas originarias que afrontan de otra forma su manera de ser, hacer y vivir.

Aunque exista un discurso respetuoso e incluso marcos legales que amparan sus derechos, la realidad es la existencia de múltiples amenazas cuando no una persecución cruel que aboca a comunidades enteras a la desaparición por exterminio.

¿Cómo afrontar esta realidad desde un Enfoque de Derechos Humanos que incluya intrínsecamente la visión de género, y un relativismo cultural que respete los mínimos irrenunciables de la dignidad humana?

Las concepciones etnocéntricas de los Derechos Humanos tendrían que ser tamizadas desde la visión de estos como producto cultural que permitan la universalización con respeto a la diferencia.
La visualización de los derechos humanos en el mundo actual – o la observación del mundo desde esta óptica – nos lleva a diferentes abordajes que pueden dar interpretaciones distintas.

La realidad puede imponer un manto de pesimismo que nos lleven a concluir que los derechos humanos han caído en una profunda crisis que hacen imposible su realización. Secuestrados por la retórica de los discursos oficiales no van más allá de una verbalización políticamente correcta sin intención de aplicarlos a la realidad.

Declaraciones, buy
pactos, herpes
instrumentos parecen haber perdido su eficacia como garantía del respeto y obligación de cumplimiento
. Las agendas gubernamentales los acomodan a los intereses políticos y coyunturas más como herramienta interesada que como piedra angular en las relaciones intergubernamentales y el desarrollo interno de cada país.

Nuevos actores no gubernamentales intervienen en el protagonismo para incorporar o, check
en la mayor parte de los casos, ignorar los derechos humanos en su intervención. Empresas transnacionales, con un poder mayor que muchos estados, grupos armados y todo un aparato ideológico articulado a través de los medios de comunicación y propaganda masivos.

La vigencia o no de los Derechos Humanos depende de amenazas concretas a las que se han venido sometiendo desde hace diez años, bien por la reacción que imponía la seguridad como valor absoluto enfrentada a derechos, bien por la existencia de un terrorismo internacional. La degradación de valores asociados a los Derechos Humanos, la democracia como apelativo demagógico en vez de espacio de participación, confrontación y control, y la necesidad de responder al desarrollo y creación de nuevos grupos de derechos que la dialéctica de la historia siempre impulsó, son necesidades y obligaciones que se presentan en la actualidad.

Estas premisas para un debate pueden trasladarse a temas concretos o espacios geopolíticos. Aquí expongo algunos que, si bien globales, inciden en áreas y preocupaciones concretas de IPES Elkartea.

Afrontar estos y otros temas desde la óptica de los derechos humanos implica tener en cuenta parámetros diferentes y enfocar nuestra mirada hacia lugares y sobre todo personas que muchas veces se difuminan en el análisis político o económico y también en el de la cooperación al desarrollo.

Las voces serán distintas y los resultados diferentes.

Mujer y derechos humanos

En 1995, la cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer adopta la declaración y Plataforma de Acción de Beijing que confirma que los derechos de la mujer son derechos humanos.

Esta afirmación, lejos de ser plasmada en la realidad plantea un camino lleno de retos para los Derechos Humanos:

En lo político, el desarrollo de políticas públicas de protección y consecución de la igualdad de género. En lo social, la superación de la violencia contra las mujeres y la superación de estereotipos ofensivos y actitudes discriminatorias. En lo personal, la coherencia que implica incorporar la dimensión de género en nuestro modo de ver, entender y actuar individual y socialmente.

Crisis y Derechos Económicos, Sociales, y Culturales (DESC)

En el año 2000 La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó los Objetivos de Desarrollo del Milenio a cumplir para el 2.015. A cinco años vista sabemos que no se cumplirán, y que la crisis económica se ha llevado por delante algunos avances dentro de estos ocho puntos.

Ante la crisis financiera los gobiernos e instituciones reaccionaron con rapidez aportando fondos millonarios a bancos y entidades financieras, todo lo contrario que se hizo con estos objetivos del milenio que tienen que ver con derechos humanos universales de millones de personas.

La necesidad de elevar a rango de obligación jurídica los DESC tiene un previo que implica la aceptación de estos, no como algo relegado a la bondad del estado según las circunstancia o la generosidad social o individual a través de la caridad ocasional o la responsabilidad de las ONG, sino la reivindicación de su cumplimiento estricto y la reacción ante su violación.

Conflictos y posconflictos

La ausencia de derechos tanto Civiles y Políticos como Económicos Sociales y Culturales son, en el espacio de regímenes autoritarios o de democracias limitadas o formales, fuente de conflictos. Devienen en violencias de distinto grado, y que a su vez son causa y efecto de nuevas violaciones derechos. Las poblaciones que los sufren son a su vez protagonistas callados y también de utilización retórica para justificar la existencia de la confrontación y deslegitimar al contrario.

La superación del conflicto hace necesaria la recuperación de derechos de estas mayorías, muchas veces silenciadas y siempre víctimas principales con un papel protagónico de las mujeres.

El fortalecimiento de la sociedad civil, la reconstrucción de la sociedad en base a derechos, articulación democrática de la participación y la gobernabilidad a través de un estado garantista y eficaz, son elementos de superación de los conflictos que debe tener en cuenta tres elementos en la resolución verdad, justicia y reparación.

Degradación medioambiental

Los límites que la naturaleza impone a un crecimiento ilimitado hacen que el dominio de las fuentes de recursos naturales sean elemento de confrontación y estrategia de acumulación y dominio.

Esto nos lleva a una distribución desigual que provoca la crisis alimentaria y de acceso a recursos necesarios para una vida digna a escala planetaria.

El medio ambiente también se manifiesta a través de desastres naturales o síntomas de una degradación que se manifiestan de manera más grave en sus consecuencias en las sociedades del Sur más desfavorecidas.

Se impone una valoración ética y moral desde los fundamentos básicos y universales de los Derechos Humanos. Conocer, Comprender, interpretar y actuar son cuatro premisas para intervenir en la complejidad y a la vez en la urgencia que plantea el problema. Visibilizar a los sectores sociales que sufren las consecuencias de los conflicto es un elemento clave para abordarlo.

Emigraciones, xenofobia y racismo

Las sociedades empobrecidas y amenazadas han obligado a las personas que aún conservan la posibilidad de movilidad a buscar un horizonte de supervivencia en otras más desarrolladas, aun a riesgo de perder la vida.

El abandono de su espacio vital – cultura, relaciones de afecto y solidaridad, desarrollo personal y social – es la renuncia ante la incertidumbre de una sociedad de acogida que cada vez ve más como amenaza que como oportunidad un fenómeno, que por otra parte ha estado siempre presente en la historia y que nos hace a todos emigrantes en diverso grado.

Diversidad Cultural versus poblaciones indígenas

Exterminación, asimilación o preservación son las opciones que se presentan a las culturas originarias que afrontan de otra forma su manera de ser, hacer y vivir.

Aunque exista un discurso respetuoso e incluso marcos legales que amparan sus derechos, la realidad es de múltiples amenazas cuando no una persecución cruel que aboca a comunidades enteras a la desaparición por exterminio.

¿Cómo afrontar esta realidad desde un Enfoque de Derechos Humanos que incluya intrínsecamente la visión de género, y un relativismo cultural que respete los mínimos irrenunciables de la dignidad humana?

Las concepciones etnocéntricas de los Derechos Humanos tendrían que ser tamizadas desde la visión de estos como producto cultural que permitan la universalización con respeto a la diferencia.
Presentación de las Jornadas África Imprescindible 2010

Siete ONGDs organizan un amplio programa hasta el 28 de octubre que comienza hoy con la inauguración de una exposición fotográfica en la Ciudadela sobre “La Sape” congolesa, refractionist
un vistoso fenómeno cultural que rompe tópicos y prejuicios en el 50º aniversario de las independencias africanas.

Pamplona acogerá también un ciclo de cine africano -con presencia de dos directores y un prestreno- y conferencias de actualidad mientras que Burlada será la sede de un concierto y taller de artesanía y Tudela estrena programación propia.

Este 2010, meningitis
coincidiendo con el cincuentenario de la independencia de 17 países africanos, las jornadas de otoño ÁFRICA IMPRESCINDIBLE cumplen diez años en Pamplona y su comarca y extienden su actividad a Tudela. Se mantiene su objetivo, que es abordar la actualidad africana y, sin dejar de hablar de los problemas, escuchar y ver al continente en positivo, y disfrutar con la creatividad del arte africano.

Siete Organizaciones navarras de Solidaridad y Cooperación internacional (Alboan, Intermón Oxfam, Ipes, Médicos del Mundo, Medicus Mundi, Nakupenda África y Proclade) organizan estas jornadas, que cuentan con el patrocinio del Gobierno de Navarra, los Ayuntamientos de Pamplona y Tudela y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Las Jornadas fueron se han presentado hoy en un acto en el que estuvieron presentes Marta Álvarez, Directora General de Asuntos Sociales y Cooperación del Gobierno de Navarra; Paz Prieto, concejala de cultura, Rosa López, Directora del Área de Bienestar Social y Deporte del Ayuntamiento de Pamplona; y Javier Aisa, portavoz de las siete organizaciones de Solidaridad y Cooperación Internacional agrupadas para organizar estas jornadas. También tomaron la palabra las dos comisarias de la exposición, Sandra Maunac y Mónica Santos, y el fotógrafo Héctor Mediavilla, autor de la muestra.

Javier Aisa resaltó la importancia de las dos efemérides (la del décimo aniversario de las jornadas y el 50º de las independencias africanas) confirmando la vocación de presentar a África no sólo como un continente con problemas, que los tiene, sino también con potencialidades y capacidades, “África en positivo”, dijo.

Presentación de las Jornadas África Imprescindible 2010

Paz Prieto tomó este hilo argumental para confirmar el apoyo del Ayuntamiento tanto a proyectos de cooperación como a actividades de sensibilización como estas jornadas, aspecto que también fue resaltado por Rosa López quien felicitó a los organizadores por este esfuerzo sostenido de una década.

Marta Álvarez, por su parte, sí que hizo un breve repaso a los principales problemas que afectan a África (pobreza, migraciones, esperanza de vida reducida, VIH…) al tiempo que apostaba por iniciativas como estas jornadas que complementan esta visión habitual del continente.

Sandra Mounac y Mónica Santos, de Masasam y comisarias de la exposición se centraron más en el sentido de la exposición fotográfica sobre un fenómeno social y cultural, “les Sapeur”, desconocido -“siempre tratamos de mirar hacia lo invisible”, apuntaron- pero que presenta un mensaje distinto al habitual de África al encarnar las ideas de rechazo de la violencia y la pobreza reinventando una fusión entre el modelo propio y el heredado de la época colonial (reflejado en sus vestimentas) como una apuesta por el derecho a “soñar y a luchar por la felicidad”.

El fotógrafo Héctor Mediavilla, coautor del proyecto junto a Baoudin Mouanda, explicó su encuentro con el movimiento de La Sape en Brazaville en un intento también de huir de las grandes categorías del fotoperiodismo sobre el continente: “el hambre, el tribalismo de cartón piedra, las guerras y los safaris”, señaló. Se topó así, casi por casualidad, con un movimiento que más allá del contraste estético de su manera de vestir, contiene un mensaje de fondo de resistencia, de deseo de cambiar las cosas y contar con un espacio propio desde la dignidad y el pacifismo. El espectador podrá constatar esta filosofía en las paredes de la Ciudadela, que son sólo una parte de toda la amplia programación iniciada hoy.

El fotógrafo Héctor Mediavilla

Programación en Pamplona y Burlada

Así en la buhardilla de Sala de Armas de la Ciudadela, del 8 de octubre al 7 de noviembre, una Exposición con 81 fotografías y un video documental, realizados en Brazaville presentará “Un sueño de ida y vuelta: La Sape Congolesa”, un fenómeno cultural que descubre un África soñadora, elegante y alegre. Su autores, el documentalista Héctor Mediavilla, y el fotoperiodista Baudouin Mouanda, conducirán una visita guiada el miércoles 13 de octubre a las 19,30 horas

Dos charlas-coloquio de actualidad tendrán lugar en la Sala de Avenida del Ejército 2, a las 20 horas. El 14 de octubre, jueves, Mathieu Loua, analista político de Guinea-Conakry, tratará sobre “África 50 años de independencia: Balance y perspectivas de futuro” Y, el lunes día 18, José Antonio Osaba, asesor del Foro Rural Mundial, se referirá a “La agricultura en África: El desafío de la soberanía alimentaria”

Un ciclo de 3 películas africanas, contará con la presencia de dos cineastas. El martes día 19, el director senegalés Moussa Touré, presentará y coloquiará sobre su película “Los técnicos, nuestros primos”, premiada en el festival panafricano FESPACO. El día 20, miércoles, la directora de la Mostra de cine África de Barcelona, Marie Elene Valpuesta, comentará la película sudafricana TRIOMF, realizada en 2008 por Michael Raeburno. Y el día 21, jueves, el director navarro Mikel Ardanaz, introducirá la proyección, con carácter de preestreno, de su primer largometraje de ficción “Flores silvestres”, rodada en Mozambique. Las tres sesiones en los Golem Bayona a las 19,45 horas, con entradas a precio reducido.

La tarde del viernes día 22 coincidirán en la Casa de Cultura de Burlada dos actividades. A las 20 horas el concierto de BIDINTE, músico y poeta de Guinea Bissau, para el que las entradas en taquilla costarán 12 euros, y 10 en venta anticipada en Ipes (Tejería 28) e Intermon Oxfam (Paulino Caballero, 25) y desde las 18,30 un taller artístico de cuadros pó di pila del artista plástico Lemos Mamadjá Hipólito, también de Guinea Bissau.

Programación en Tudela

Del 13 al 22 de octubre en el Centro Castel Ruiz podrá visitarse la Exposición “Álbum para África”, reportajes de 5 fotógrafos navarros sobre otros tantos países: Angola (Koldo Chamorro), Madagascar (Joseba Zabalza), Mauritania (Iban Aguinaga), Mozambique (Enrique Pimoulier) y Sudán (Fernando Múgica). Un encuentro con la escritora beninesa Agnès Agbotón sobre el tema “Mujeres Africanas”, el 26 de octubre, martes, a las 20 horas en el Palacio Decanal. Y, en el cine Moncayo, a las 20,15 horas sesiones de cineforum con dos películas africanas: el 27 de octubre, miércoles, “Carta de Amor Zulú” del sudafricano Ramadan Souleman, presentada por Elsa Gonzalez del Grupo de Estudios Africanos de la Universidad Autónoma de Madrid; y el 28, jueves, “Flores Silvestres” con presencia del cineasta navarro Mikel Ardanaz. En Tudela, la entrada a todos los actos será gratuita, y libre hasta donde lo permita el aforo de cada local.

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional
¡Únete a IPES Elkartea! - Súmate, forma parte, colabora en el proyecto. ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Con la financiación de

  • Gobierno de Navarra
  • Ayuntamiento de Pamplona